Monasterio de la Cartuja

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Vista general del monasterio, con la portada de acceso y la capilla de Afuera en primer término.

El monasterio de la Cartuja, cuyo nombre verdadero es monasterio de Santa María de las Cuevas, está situado en la Isla de la Cartuja en lo que fuera la margen del río Guadalquivir, posteriormente la dársena, a su paso por Sevilla.

Situación

Se encuentra situado el recinto monacal de la Cartuja en el barrio de Triana Oeste, entre las calles Leonardo da Vinci, Johann G. Gutenberg, Camino de los Descubrimientos, Francisco de Montesinos y Américo Vespucio.

El espacio delimitado por su muro, tapial en torno a los dos metros y medio de altura, con tan sólo dos puertas de acceso al interior —la de poniente (principal) y la del río—, que se extiende a lo largo de un perímetro de unos 1.600 metros de longitud, ocupa una superficie de unas 12,4 hectáreas.

Historia

Período premonástico

Antes de pasar a ser terreno monástico, los almohades en el siglo XII le dieron uso ubicando en el lugar hornos alfareros de cocción aprovechando su situación junto al río y dada la existente abundancia de arcillas que la extraían labrando cuevas (más tarde continuarían con la extracción de arcilla también los alfareros de Triana), y existe una leyenda de alrededor del año 1248 que cuenta que se halló una imagen de la Virgen María en una de las cuevas (se supone que la escondieron durante la época musulmana), a partir de entonces se construye la ermita de Santa María de las Cuevas para venerar el icono, a finales del siglo XIV, era dirigida por la Orden Franciscana.

Etapa monástica

Con el tiempo aumentó la devoción hasta llegado el año 1400, cuando cambia a monasterio, fundado por el entonces arzobispo de Sevilla Gonzalo de Mena (fallecido al año siguiente debido a una epidemia) ayudado por el noble Ruy González de Medina; los franciscanos fueron trasladados al Aljarafe y al terreno se añadieron extensas propiedades. Al ser miembro de una de las familias de más renombre dejó huella en el monumento plasmando el escudo heráldico familiar en las entradas y principales estancias.

La construcción de la Cartuja de las Cuevas se inicia el 16 de enero de 1401,[1] pero la muerte del Arzobispo deja el conjunto en una difícil situación pues los fondos donados por Gonzalo de Mena fueron utilizados por el regente Fernando de Antequera (durante la infancia de Juan II) para sufragar sus campañas militares.

Sepulcro de la familia Ribera.

Años más tarde, otro miembro de la aristocracia sevillana, el Adelantado Mayor Perafán de Ribera (Casa de Pilatos), subvencionó la construcción de la iglesia y se responsabilizó del mantenimiento del monasterio siempre que tuviera derecho a ser enterrado en el edificio y sus armas heráldicas ocuparan el lugar de las del Arzobispo. También la familia de los Veraguas aportó bienes para su supervivencia.

A finales del siglo XV se establece en el monasterio la Orden de San Bruno (fundador de la primera cartuja en 1084).

El mortífero terremoto de Lisboa de 1755 también afectó gravemente al edificio.

Hasta comienzos del siglo XIX, la Cartuja fue un monasterio más donde se practicaba la oración, ayuno y el silencio (reflejado en los cuadros de Francisco de ZurbaránMuseo de Bellas Artes–), era austero en sus cenobios, pero destacaba su gran decoración que fue aportada por sus benefactores desde los principios de su existencia, hasta que se sucedieron los hechos de la invasión por tropas francesas.

En 1810 durante la invasión fue saqueada, haciendo desaparecer todo rastro decorativo, y utilizada por el ejército extranjero como cuartel general. La iglesia la convirtieron en cuadra.

Los cartujos fueron expulsados durante la invasión, huyeron a Portugal para regresar en 1812, una vez que pasaron todos los hechos revolucionarios, durante la regencia de María Cristina de Borbón (madre de la reina Isabel II); entre 1835 y 1836 se produjo la expulsión de los monjes de manera permanente, finalizando con cuatro siglos de vida en comunidad. Era el periodo de la desamortización de Mendizábal, que decretó la extinción de las órdenes religiosas.

Inquilinos ilustres

Entre los visitantes destacados, sobresale Cristóbal Colón (y familia) que era amigo íntimo de fray Gaspar Gomicio (albacea testamentario y consejero espiritual de sus hijos), en la época del descubrimiento de América y del que recibió apoyo para su ambicioso proyecto y prepararon su segundo viaje al Nuevo Mundo, asimismo hizo uso de las estancias del edificio para hospedarse mientras estaban en la ciudad (hecho decisivo para formar parte de los acontecimientos de 1992). En 1519 sirvió como segundo lugar de enterramiento provisional del Almirante, donde reposaron en la capilla de Santa Ana por expreso deseo del mismo (en 1542 los restos fueron exhumados para llevarlos rumbo a Santo Domingo, aunque después volvieron a su ubicación definitiva en la Catedral de Sevilla).

También sirvió como retiro espiritual de Felipe II, el resto de reyes españoles que estuvieron de paso por Sevilla y personas de renombre como Arias Montano y Santa Teresa de Jesús.

Aspecto artístico

En el espacio de cuatro siglos fue un centro de gran riqueza y patrimonio cultural por contener el legado de Gonzalo de Mena, los Ribera y diversas donaciones de nobles ciudadanos, al tiempo que estaba exento de tributos y tenía privilegios reales. Sus paredes y estancias sirvieron para alojar importantes colecciones artísticas de autores como Alejo Fernández, Durero, Pace Gazini y Aprile de Carona; Martínez Montañés y Juan de Mesa; Murillo, Alonso Cano y Zurbarán; Pedro Roldán, Pedro Duque Cornejo, etc.

Fábrica de loza

Vista de las chimeneas del interior del monasterio.

El comerciante Carlos Pickman, procedente de Liverpool y afincado en Sevilla para continuar con el negocio familiar, alquila primero el monasterio, que estaba abandonado y maltrecho, en 1838, comprándolo en 1840, para transformarlo en 1841 en lo que más fama y renombre ha dado al lugar, una fábrica de loza y porcelana china decorada a la manera inglesa haciéndose en poco tiempo la preferida por la clase acomodada, ya fuera para darle un uso particular como para adornar alacenas de todo el mundo, piezas que aún hoy día se pueden encontrar en perfecto estado de conservación en muchos casos.

Al principio de su funcionamiento la fábrica se adaptó al edificio siendo respetuoso con el mismo, pero la demanda de producción de loza terminó por utilizar todos los restos edificados sin piedad. En esta fecha es cuando se levantan los diez hornos de botella que dan originalidad al conjunto monumental de los que sólo quedan en pie cinco y unas cuantas chimeneas. La fabricación de loza y porcelana estuvo funcionando en el monasterio hasta 1982, fecha en que es desalojado.

La marquesa viuda de Pickman mandó colocar un monumento a Cristóbal Colón en 1887 en los jardines.

Bien de Interés Cultural, el conjunto del monasterio fue declarado Monumento Nacional el año 1964,[2] siendo restaurado entre los años 1971 a 1978, y expropiado más adelante por el Ministerio de Obras Públicas, transfiriéndose en 1982 al gobierno de Andalucía para su rehabilitación con motivo de la Exposición de 1992.

La Cartuja y la Expo’92

Desde 1986 el gobierno autónomo de Andalucía se propone restaurar y rehabilitar el conjunto y así poder recuperarlo para uso y disfrute del público sevillano y foráneo mostrando el esplendor que tuvo de su pasado monástico, militar y fabril. Para poder hacer efectiva sus pretensiones se crea en 1989 el Conjunto Monumental de la Cartuja de Sevilla, cuya misión es proteger el monumento, convirtiéndolo en centro de investigación y difusión cultural al tiempo que lo acondiciona con instalaciones expositivas para que forme parte de la Exposición Universal de 1992, de esta manera comienza una nueva fase histórica para el monumento.

La Cartuja iluminada, vista desde la calle Americo Vespucio.

Con la Exposición Universal de Sevilla de 1992, además de cambiarse la infraestructura urbanística, también se recuperó en todo lo que pudo el monumento para la ciudad (sobre todo arquitectónicamente), sus huertos y jardines, aunque gran parte de su patrimonio ya estaba perdido el recinto recuperó parte de su belleza. Durante la Expo’92 fue el emblema de la muestra, sede del Pabellón Real, lugar de recepción de gobernantes y monarcas de todo el mundo, aunque este no es un hecho aparte puesto que durante los siglos anteriores también fueron recibidos numerosos visitantes ilustres, y es que los Cartujos fueron una orden que siempre estuvo cercana a la corona, por lo tanto, con bastante poder.

Usos posteriores

A partir de 1997 comienza a funcionar como museo al tomarlo como sede el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo asumiendo para si la gestión del personal y las colecciones que han sobrevivido del Conjunto Monumental de la Cartuja así como del Museo de Arte Contemporáneo de Sevilla. Por decreto pasa a ser un Organismo Autónomo dependiente de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía.También alberga el rectorado de la Universidad Internacional de Andalucía y en el área de las naves industriales al Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico.

Cartuja

Portada gótica de la iglesia.

La distribución de las cartujas estaba dispuesta de la siguiente manera principalmente: celda del prior, iglesia y estancias de uso común (refectorio y sala capitular).

Desde su levantamiento, el recinto ha sufrido varias reconstrucciones, en gran parte debido a la proximidad del río Guadalquivir, sus regulares subidas inundaron y dañaron el monasterio en múltiples ocasiones. Así, se pueden apreciar las distintas tendencias artísticas que lo componen como los restos mudéjares existentes en el claustrillo, los góticos de la iglesia y la sala capitular, renacentistas en zona de la celda del prior y algunas obras de escultura y restos barrocos por todo el recinto sin menospreciar la colección de cerámicas que produjo en su época de fábrica.

La construcción de la iglesia está fechada en la misma época que la de la Catedral de Sevilla, tiene fachada de esquema abocinado gótico de arquivoltas con decoración mudéjar y plateresca, rematada con pretil de bellos azulejos. Su interior consta de una sola nave cubierta con bóvedas de crucería enlazadas mediante espinazo central, destacando la zona del presbiterio donde la bóveda es de tipo abanico. La decoración interior que se conserva proviene de una reforma cometida en 1614.

Claustrillo mudéjar junto a la iglesia.

Desde la nave de la Epístola se puede acceder al claustrillo, que permite el acceso al refectorio (destaca su magnífico techo mudéjar de lacerías y piñas y su púlpito gótico desde donde los monjes continuaban sus enseñanzas durante las comidas). Opuesto al claustro se aprecia la capilla de la Magdalena, primer templo del monasterio en el que todavía se conservan restos de frescos y azulejos de la época renacentista. La siguiente estancia es la sala capitular (destaca su bóveda con numerosas esculturas decorativas góticas y tumbas de la principal familia benefactora, Ribera).

Puerta de río.

Mediado el siglo XVIII se realizan bastantes reformas gracias al Maestro Mayor de la Cartuja, Ambrosio de Figueroa, entre ellas cabe destacar el muro defensivo circundante del recinto, la portada de ingreso, la capilla Pública y la portada del frente Este. La capilla Pública conserva parte de la sillería del coro, incompleta porque el resto fue llevado a la Catedral de Cádiz, fue obra de Agustín de Perea en el año 1697.

La portada que se ve desde el río es obra de Diego Antonio Díaz, y presenta en el remate pináculos vidriados y decorados con azulejos que datan del siglo XVII y otros más actuales que detallan la fecha de su efímera restauración, el año 1759.

Curiosidades

  • Hernando Colón hijo de Cristóbal Colón, según la tradición, plantó un ombú, árbol que todavía puede ser visitado en el conjunto.
  • En el altar de la capilla de Santa Ana (hoy desaparecido) estuvo el «Cristo de la Clemencia» (obra de Martínez Montañés, encargada por el arcediano Vázquez de Leca), fue colocado en la Sacristía de los Cálices de la Catedral de Sevilla.
  • La sacristía fue el aposento donde estuvieron colocados los cuadros que Zurbarán realizó para el monasterio.
  • En la capilla de la Magdalena es donde descansaron por vez primera los restos de Gonzalo de Mena (el fundador), después fueron trasladados a la Catedral de Sevilla.
  • El capítulo de monjes fue el lugar de descanso de la familia Ribera, con sepulcros realizados en mármol por los escultores italianos Aprile y Gazzini, fueron encargados por el hijo de ambos, Fadrique Enríquez de Ribera.
  • A lo largo y ancho del monasterio se pueden encontrar esculturas realizadas por Isidro de Villoldo en el siglo XVI principalmente para el altar mayor de la iglesia.

Referencias

  1. Las calles de Sevilla, José María de Mena. Editorial Castillejo. Sevilla, 1994.
  2. Declaración BIC, publicado en el BOE de 1964.

Entradas relacionadas

Galería de imágenes

Exterior

Iglesia

Interior

Sepulcros

Mapa de situación

Enlaces externos


El contenido de este artículo incorpora material de una entrada de Wikipedia, publicada en español bajo la licencia CC-by-sa.

Especial:Contributors/Monasterio de la Cartuja

Valora este artículo

  • Actualmente4.09/5

4.1/5 (11 votos)