Juan Martínez Montañés

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Retrato de Martínez Montañés realizado por Velázquez.

Juan Martínez Montañés nace en marzo del año 1568 en Alcalá la Real, provincia de Jaén. Muere en Sevilla el 18 de junio de 1649. Escultor, imaginero y retablista.

Comienza su actividad artística dentro del movimiento clasicista del Renacimiento y más adelante participa de las tendencias del Barroco que introducen en su taller sus propios discípulos, entre los que se encuentran artistas de la categoría del toledano Francisco de Villegas o los andaluces Juan de Mesa (Córdoba) y Alonso Cano (Granada), junto con sus colaboradores Francisco de Ocampo y Juan de Oviedo.

Su formación comienza en Granada en el taller del maestro imaginero Pablo de Rojas, donde aparece quizás en el año 1579, de donde pasa más tarde a Sevilla atraído por la fama artística de la ciudad, de donde ya no se marcharía, quedando influido por los trabajos de grandes maestros como el florentino Pietro Torrigiano, Núñez Delgado, Jerónimo Hernández y Juan Bautista Vázquez El Viejo, entre otros. Su primera obra documentada en esta ciudad es el San Cristóbal de la Iglesia del Salvador realizado en 1597.

En su extensa producción crea sobre todo imágenes de tipo religioso, aunque realizó algunas excepciones, como las figuras orantes de don Alonso Pérez de Guzmán, el Bueno, y de doña María Alonso Coronel para la iglesia del convento de San Isidoro en Santiponce, y en 1635 la cabeza del rey Felipe IV que sirvió para modelo de la estatua ecuestre del monarca existente en Madrid, en la Plaza de Oriente.

Montañés se especializa en distintas facetas como imaginero de temas religiosos. Así, con carácter decorativo realiza magníficos retablos de gran valor para iglesias y conventos; y con carácter procesional crea magistrales imágenes para varias cofradías de la ciudad.

Como retablista realiza el renacentista de San Juan Bautista, hoy en la Iglesia de la Anunciación de la calle Laraña; el retablo-tabernáculo de corte manierista del Cristo de la Misericordia de la Iglesia de Santa Isabel, el Retablo del Monasterio de San Isidoro del Campo de Santiponce entre 1610 y 1613, o el monumental de Jerez de la Frontera; el de la Iglesia de Santa Clara, el de la Iglesia de San Lorenzo, o Los de los Santos Juanes del Convento de San Leandro.

Detalle del Cristo de la Clemencia, obra maestra de M. Montañés

Como imaginero Montañés crea entre los años 1590 y 1640 una serie de valiosos Crucificados, el primero de ellos, el Del Auxilio de la Iglesia de La Merced de Lima relizado hacia 1603.

A este Cristo le sigue, casi en la misma fecha el célebre Cristo de la Clemencia de la Sacristía de los Cálices de la Catedral hispalense, de 1,90 m de altura, realizado para el oratorio particular del canónigo y arcediano Mateo Vázquez de Leca para el que Montañés se compromete a “por mi persona propia hacer y acabar en toda perfección” firmando ante notario que representaría

"a Cristo vivo antes de haber expirado, con la cabeza inclinada sobre el lado derecho, mirando a cualquier persona que estuviere rezando al pie de él, como que el mismo Cristo le estuviere hablando…, ha de tener los ojos y el rostro con alguna severidad y los ojos del todo abiertos…"



Continúa la serie con el Crucificado de los Desamparados, obra de 1617 que se venera en el sevillano Convento del Santo Ángel de la Guarda.

La siguiente imagen de Montañés sería el Jesús de la Pasión, titular de la Hermandad del mismo nombre que reside canónicamente en la Iglesia del Salvador de esta ciudad, imagen de vestir que ya estaba acabada en 1619, y que según cuenta la tradición el propio autor salía a su encuentro en la estación penitencial del Jueves Santo, impresionado por su propia obra.

Entre sus imágenes procesionales ha sido atribuida tradicionalmente a Martínez Montañés por sus destacadas características y perfecciones la imagen de Dolorosa para vestir conocida como Virgen de la Estrella, cotitular de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús, de Triana.

Monumento a Montañés en la Plaza del Salvador de Sevilla.

Otras obras de imaginería de esta época son el Santo Domingo Penitente, de 1605, para el desaparecido Retablo principal del Monasterio de Porta Coeli y hoy recogido en el Museo de Bellas Artes, y el Niño Jesús de la Hermandad Sacramental del Sagrario de la Catedral, realizado entre 1606 y 1607.

En la Iglesia de la Anunciación, antigua Universidad Literaria, se conserva el citado retablo que Monañes relizó para el Convento de Santa María del Socorro. Para entonces además, trabajaba en el de Santiponce, que terminó en 1620, una obra soberbia, donde se encuentran sus conocidas representaciones de la Natividad, el Bautismo, o la Visitación, entre otras.

A partir de ese año colaboran con él en su taller algunos de sus más afamados discípulos: Francisco de Villegas, Juan de Mesa o Alonso Cano, con los que se infiltran en su obra las características propias de un movimiento barroco que comienza a despegar. De 1621 son el retablo y la imaginería del Convento de San Leandro y el principal del convento de Santa Clara, quizás obra de 1624.

A partir de 1627 y hasta 1643 se llega a la plenitud artística de Montañés, cuando éste entra ya en una fase plenamente barroca creando obras de gran realismo y marcado claroscuro, como el grupo escultórico de Santa Ana, Maestra de la Virgen-Niña del convento de Santa Ana, fechado en 1627, o el Retablo-tabernáculo para la imagen de La Purísima que se encuentra en la Catedral, concertado en 1628 con la condición de que “la obra fuese muy excelente y la mejor que fuese posible… hecho todo de su mano sin entrometer en ello oficiales que le puedan ayudar” La imagen se concluyó en 1631, y a esta obra de tema mariano se le suma la Inmaculada que realizara para la Iglesia Parroquial de El Pedroso, en la misma provincia de Sevilla, así como la de Santa Clara; la de los jesuitas de la antigua Universidad, y la prodigiosa Inmaculada de la Catedral de Sevilla, conocida popularmente como "La Cieguecita" por sus ojos entornados, obra de marcada elegancia y delicadeza, de la que derivarán las innumerables inmaculadas de gran carisma y popularidad que crearan otros reconocidos artistas como Alonso Cano y Murillo.

En 1634 concluye el San Bruno que realiza para la Cartuja de Santa María de las Cuevas, hoy en el Museo Provincial de Bellas Artes; y de sólo tres años después es la imagen sedente de San Juan Evangelista tallada para el Monasterio de Santa Paula; y del siguiente la imagen del Bautista para el retablo de Felipe de Ribas.

Conocido como "el dios de la madera" por sus contemporáneos, Juan Martínez Montañés muere en Sevilla el 18 de junio de 1649, víctima de la epidemia de peste que asoló a la ciudad, siendo enterrado en la antigua iglesia parroquial de Santa María Magdalena, hoy desaparecida.

Bibliografía

  • Escultura e Imaginería, Daniel Pineda Novo. En: Cosas de Sevilla. Editado por el Grupo Andaluz de Ediciones. Sevilla, 1981.

Especial:Contributors/Juan Martínez Montañés

Valora este artículo

  • Actualmente2.83/5

2.8/5 (12 votos)