Pacem in terris   

Siglo XII

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Detalle del alminar almohade de la Giralda, sebka.

El siglo XII transcurre desde 1101 a 1200, dentro del período histórico de la Edad Media, durante el cual se suceden almorávides y almohades en al control de la ciudad de Isbiliya, formando parte de Al-Ándalus.

Gobierno

Los almorávides, procedentes del norte de África, entraron para apoyar a los reyes taifas que solicitaron su ayuda frente a la presión de los reyes de Castilla, pero al advertir la debilidad de los mismos en 1091 se hicieron dueños de casi toda Al-Ándalus (excepto Valencia y Zaragoza), extendiendo su dominio hasta el 1147.

Esta tribu nómada era de tradición coránica puritana, e intolerante con otras creencias, si bien con el contacto con la población andalusí, más culta, suavizarían su rudeza. Los 56 años de dominio alomarávide dieron establidad al territorio, aunque continuaron las incursiones castellanas, la de Alfonso VI en 1104 y la de Alfonso VII en 1130.

Detalle de la muralla en el patio de la Alcubilla de los Reales Alcázares.

Isbiliya se convirtió en la capital del occidente de Al-Ándalus, dentro de un imperio almorávide cuya capital se situaba en Marrakech, al frente del cual se encontraba Taschfin y sus sucesores. Bajo su gobierno se mejoró la muralla romana y se comenzó el puente de barcas.

El debilitamiento de los almorávides en el norte de África también supuso una mayor exposición en la península, de modo que finalmente serían sometidos por otra tribu bereber, igualmente procedente del continente africano, los almohades, los cuales tomaron el control de todo Al-Ándalus, así en 1147 se apoderan de Isbiliya, ciudad que se convirttió en la capital de su imperio.

La etapa del imperio almohade supone la de mayor esplendor de la época islámica, en especial el periodo de mandato del califa Abu Yaqub Yusuf (1163-1184); llegando su auge militar con la victoria sobre Alfonso VIII en la batalla de Alarcos el año 1195. En el ámbito religioso trataron de conseguir la unidad, expulsando a aquellos judíos y cristianos que se negaban a abrazar el Islam; el obispo Clemente debe huir a Talavera de la Reina, quedando suprimida la sede arzobispal desde mediados de siglo.

Se refleja tal renacimiento de la capital en la realización de las principales construcciones que nos han quedado de la época musalmana, así se ampliaría la muralla de la ciudad hasta su configuración definitiva, levantando torres defensivas como la torre del Oro, y construyéndose también otras religiosas como el alminar de la Giralda en la aljama al-Moharrem, la nueva mezquita Mayor que a su vez se edifica; otras obras son el palacio de la Al Buhayra y la nueva alcaicería de la Seda, igualmente se restaurarían los caños de Carmona. La ciudad pasaría de ocupar una extensión de unas 80 hectáreas a unas 187 intramuros.

Bibliografía

Enlaces externos


Cordobapedia:Siglo XII

Especial:Contributors/Siglo XII

Valora este artículo

0.0/5 (0 votos)