Felipe II de España

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar

Felipe II, rey de España, nació en Valladolid el 21 de mayo de 1527, hijo del emperador Carlos V y de Isabel de Portugal, y murió el 13 de septiembre de 1598.

Breve historia

Subió al trono al abdicar su padre en 1556 y hasta 1598 gobernó el más amplio imperio en manos de un solo monarca, formado por España y Portugal junto con sus territorios conquistados en América y África, diversos estados europeos y Filipinas.

En política exterior se ocupó en mantener su imperio, y prueba de ello son los matrimonios contraídos: por primera vez con María de Portugal en 1543 y tras su muerte, con María I Tudor, reina de Inglaterra, en 1554. Luego casó con la francesa Isabel de Valois en 1559 y al quedar nuevamente viudo y sin heredero varón, en 1570 con su sobrina Ana de Austria, madre del sucesor al trono español, Felipe III.

Luchó por el catolicismo y la unidad religiosa, e hizo frente al Imperio Otomano a través de la Liga Santa con otros estados europeos, venciendo en la célebre Batalla de Lepanto de 1571; y en el interior a varias sublevaciones moriscas.

La derrota de la Armada Invencible en 1588 marcó el inicio del declive del poder naval español en el Atlántico.

Felipe II en Sevilla

Felipe II visitó Sevilla una única vez en su vida, en 1570; haciendo su entrada en la ciudad el 1 de mayo por la entonces Puerta de Goles, reformada y "modernizada" en 1566, que en adelante de denominó por ese motivo Puerta Real.

La visita fue solicitada en abril de ese mismo año por la propia ciudad, y anunciada por el monarca sólo quince días antes. Por aquél entonces Sevilla no tenía asistente, por lo que el propio rey nombró a Fernando Carrillo de Mendoza, conde de Priego, para que organizara los preparativos necesarios; mandando luego al presidente del Consejo Real, cardenal Diego de Espinosa, que llegó el 29 de abril, a supervisar todo lo programado.

El humanista Juan de Mal Lara y el Maestro Mayor Benvenuto Tortello fueron los responsables del diseño del programa previsto para el recibimiento, siendo el primero de ellos el encargado además de escribir la relación oficial del mismo y de todos los actos organizados para la ocasión.

El recibimiento se organizó en torno al puerto y a la armada que entonces estaba a punto de zarpar hacia América. El marcado carácter naval de la recepción se preparó desde la Casa de la Contratación, implicando en ello a todos los maestres, capitanes y jefes de navíos, con lo cual el monarca pudo contemplar la flota que permitía el comercio con las Indias y que tanta riqueza aportaba al reino.

Juan Mal de Lara relata cómo se planificó un recorrido diferente al tradicionalmente ofrecido a los reyes en ocasiones anteriores, siempre por la Puerta de la Macarena, y los motivos de este cambio; entre ellos la disposición y estrechez de aquellas calles y la importancia y revalorización que ahora tomaba el río y el puerto para la ciudad. Se sabe que el rey llegó embarcado desde San Jerónimo, pasó revista a la flota y presidió una competición de remo, antes de hacer su entrada en la ciudad.

Pasando la Puerta de Goles el rey juró los fueros, tomando luego la calle Armas (actual calle Alfonso XII) y pasando por el nuevo eje de representación urbana: plaza del Duque, Sierpes, San Francisco -con las nuevas Casas del Cabildo-, y por la Alcaicería alcanzó la calle Alemanes, siendo recibido ante el Patio de los Naranjos por el Cabildo Catedral, entrando en el templo por la Puerta del Perdón (hoy de la Asunción), en la entonces calle Génova.

La Casa Lonja

Artículo principal: Casa Lonja de Sevilla

Junto a las Gradas de la Catedral existía un lugar conocido como la plaza de la Lonja, donde los comerciantes y mercaderes se reunían para concertar sus negocios de compraventa. Esta actividad se prolongaba incluso en el interior del propio templo en días de lluvia y la situación llegó a ser insostenible, por lo que el arzobispo Cristóbal de Rojas y Sandoval, el 24 de abril de 1572 decidió escribir al rey exponiéndole la situación y solicitando ayuda para solucionarla.

La respuesta real se produjo el 24 de mayo a través de tres cartas: una dirigida al arzobispo aceptando su petición, otra al prior de la Universidad donde comunicaba la decisión de crear una lonja, y otra para el alcalde de Cuadra de Sevilla para ver sobre la disponibilidad de los edificios de las Herrerías y de la Casa de la Moneda Vieja por la posible utilización del solar para el nuevo edificio, donde finalmente fue ubicado.

En 1583 se comenzaron las obras, según trazas de Juan de Herrera por decisión personal del monarca, que descataba la propuesta presentada por la ciudad y redactada por Asensio de Maeda. Así se introdujo en Sevilla el actual edificio de la Lonja, de modelo cortesano y carácter clasicista, e impregnado de la austeridad compositiva propia de este notable arquitecto.

Bibliografía

  • José Antonio Albardonedo Freire: El urbanismo de Sevilla durante el reinado de Felipe II. Ediciones Guadalquivir, Sevilla 2002.

Especial:Contributors/Felipe II de España

Valora este artículo

  • Actualmente3.60/5

3.6/5 (5 votos)