Siglo XVI

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar

El siglo XVI es sin duda una de las mejores etapas históricas y artísticas para la provincia de Sevilla.

En España el siglo viene marcado por los reinados de dos grandes monarcas de la Casa de Austria, Carlos I, el primero que unió las coronas de Castilla, Aragón y Navarra y Felipe II, desde 1556 hasta su muerte en 1598, que realizó la ansiada unión dinástica con Portugal.

Europa ve cómo España y Portugal amplían el mundo entonces conocido con las tierras descubiertas en la última década del siglo anterior. Los grandes avances sociales y científicos del momento dan lugar a un hombre nuevo, ya alejado definitivamente de lo medieval. Con la aparición del Renacimiento el mundo cultural y artístico transforma la sociedad, que en lo artístico alcanza cotas de gran altura.

Sevilla

Vista de Sevilla en el siglo XVI por Sanchez Coello.

Sevilla despega como una ciudad de primer orden. Los Reyes Católicos crean aquí la Casa de Contratación en 1503, y su puerto es puerta de entrada de enormes riquezas llegadas de América. Su importancia queda probada al ser elegida por el emperador Carlos para celebrar en su alcázar su enlace con doña Isabel de Portugal en 1526. Aquí tuvo también su sede la Real Casa de la Moneda, y en 1543 se constituye la Universidad de Mercaderes.

El Giraldillo (1568), símbolo de la ciudad.

Urbanísticamente la ciudad se transforma con los nuevos planteamientos renacentistas del momento: se reforman las viejas puertas de entrada de la ciudad -creadas en recodo al modo medieval- quedando configuradas con un acceso frontal y una notable carga de simbolismo y monumentalidad; se urbaniza la Alameda de Hércules a modo de salón, en lo que era un terreno pantanoso; se crean las nuevas casas del Cabildo, la Real Chancillería y el moderno Hospital de las Cinco Llagas. La Catedral se amplía con nuevas dependencias espectaculares (Sala Capitular, Capilla Real y Sacristía Mayor, concluida en 1543, con la que se acabaría el conjunto), y ve cómo en 1568 se remata su vieja torre almohade con un elegante y audaz campanario de casi treinta metros de altura.

Además, se reforma la Cárcel Real y se promueve la construcción de la Cárcel de la Audiencia. En el ámbito religioso se funda la Casa Profesa de la Compañía de Jesús, y en el académico los tres grandes centros de la enseñanza superior que son: el Colegio de San Miguel, el de Santa María de Jesús y el de Santo Tomás de Aquino.

La fama y riqueza de la ciudad de Sevilla atrae a multitud de grandes artistas de distintos lugares de España y de Europa. Aquí se dan cita arquitectos del prestigio de Diego de Riaño, Martín de Gainza o Hernán Ruiz II; escultores de la talla de Juan Bautista Vázquez el Viejo o Jerónimo Hernández, orfebres como Juan de Arfe y pintores como Alejo Fernández o Pedro de Campaña.

Provincia de Sevilla

Fachada de la Colegiata de Osuna.

La provincia de Sevilla también se beneficia del cambio debido a la nueva corriente renacentista, que fue evidente en especial en las poblaciones de mayor importancia y relevancia histórica.

Rodrigo Caro, humanista del siglo XVI.

En ellas la arquitectura protagonizó la transformación de sus principales edificios públicos civiles y religiosos y la creación de palacios, ya que los nobles y la iglesia promovieron y lideraron construcciones de fuerte carácter italianizante y monumental.

Especial significado tiene la localidad de Osuna, convertida en ciudad ducal por la familia Girón y enriquecida con numerosas fundaciones por su principal representante, Juan Téllez Girón, quien dotó a la villa de Colegiata, Universidad, hospitales e iglesias y conventos, en una operación construciva sin precedentes en España.

Otras localidades, como Utrera, Cazalla de la Sierra, Morón de la Frontera o Lebrija modernizaron con un lenguaje renacentista sus mejores iglesias, con resultados asombrosos como en la de Santa María o la de Consolación, en la primera de ellas y en la segunda, respectivamente.

Importante fue también la aparición de notables humanistas, como el utrerano Rodrigo Caro o el lebrijano Antonio de Nebrija.

Bibliografía

  • Antonio José Albardonedo Freire: El Urbanismo de Sevilla durante el reinado de Felipe II. Guadalquivir Ediciones. Sevilla, 2002.

Especial:Contributors/Siglo XVI

Valora este artículo

  • Actualmente2.17/5

2.2/5 (6 votos)