Arte mudéjar

De Sevillapedia
(Redirigido desde «Mudéjar»)
Saltar a: navegación, buscar

El arte mudéjar es un fenómeno específicamente hispano asociado con la etapa histórica de la Reconquista y con la participación activa de la población “mudéjar” de la Península, a veces al servicio de la población vencedora, y en otros casos, además, aleccionando a éstos en una nueva técnica constructiva.

Generalidades

Socialmente el término mudéjar se refiere al musulmán que se queda en territorio cristiano reconquistado mediante condiciones especiales, entre las que figura el pago de un tributo.

Tradicionalmente poco valorado, en especial por historiadores extranjeros, comienza a considerarse como arte independiente gracias a estudiosos hispanos como Amador de los Ríos (discurso de ingreso en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, 1859), Leopoldo Torres Balbás, o Fernando Chueca Goitia, quienes insisten en la importancia del trasfondo histórico para mejor entenderlo.

Se trata de un arte que en arquitectura crea edificaciones frágiles y con materiales modestos como el ladrillo, la madera, el yeso o la cerámica; en general lo más apropiado para las muchas construcciones como iglesias, defensas, o palacios, que se precisaban en las ciudades entonces conquistadas.

En la provincia de Sevilla es muy frecuente ver la arquitectura mudéjar asociada al gótico, en un maridaje de estilos y materiales muy repetitivo y consolidado donde las técnicas y estéticas de ambas formas de hacer se complementan con gran fortuna, dando lugar al conocido como estilo gótico-mudéjar, que tan buenos ejemplos nos ha dejado.

Arte mudéjar en la geografía hispalense

En Sevilla, relacionado con la arquitectura mudéjar está el “Palacio de Pedro I” en los Reales Alcázares de Sevilla, iniciado en 1364 por mudéjares venidos de Toledo y Valladolid junto a alarifes enviados por Mohamed V desde Granada, cuyo “Salón de Embajadores” es un elemento emblemático. O las interesantes decoraciones de las casas palaciegas de Pilatos y las Dueñas; así como muchas construcciones religiosas que, aún con importantes elementos góticos (portadas o bóvedas nervadas en ábsides), se levantan o modifican durante los siglos XIV y XV en la ciudad; valgan como ejemplo las torres de Santa Marina o Santa Catalina.

En la provincia, un ejemplo es el Alcázar del rey Don Pedro de Carmona, con bóvedas de ladrillo y pinturas mudéjares, obra también atribuida a Pedro I; o la Torre de los Guzmanes de La Algaba, de 1446, realizada en ladrillo con 27 m de altura y rematada por doble línea de impostas y almenas. Asimismo, son mudéjares la portada y los claustros “de los Muertos” y “de los Evangelistas” del Monasterio de San Isidoro del Campo en Santiponce; muchos de los antiguos molinos de agua de Alcalá de Guadaira, así como algunas de las iglesias de esta misma ciudad (Santuario de la Vigen del Águila) y muchas otras de la provincia, como la Iglesia de San Pedro de Sanlúcar la Mayor.

Actividades propias del arte mudéjar son la orfebrería, la cerámica, la marquetería o las artes textiles; y especialmente la carpintería (artesonados y armaduras de madera para cubiertas), que extiende su área de expansión a Canarias e incluso a América.

Históricamente el mudéjar acabaría con la expulsión de los moriscos de España, en el año 1610.

Bibliografía

  • Arquitectura gótica, mudéjar e hispanomusulmana. En Historia de la Arquitectura Española. Volumen II. Editorial Planeta. Año 1985.

Especial:Contributors/Arte mudéjar

Valora este artículo

  • Actualmente2.00/5

2.0/5 (4 votos)