Arte plateresco

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Sevilla. Decoración plateresca en fachada del Ayuntamiento de Sevilla.

Como arte plateresco se conoce al que emplea un tipo de ornamentación basado en el trabajo de los plateros del siglo XVI aprovechando elementos de las arquitecturas clásicas.

Generalidades

Constituye la primera de las tres variantes sucesivas que se han establecido de modo general al referirse al renacimiento en suelo hispano (plateresco, purismo y manierismo), simultaneando su aparición a veces con las últimas obras del gótico.

Se caracteriza por una abundante y menuda decoración a base de grutescos, medallones, heráldica, figuras humanas y de ángeles, etc, aplicada sobre elementos arquitectónicos clásicos como frisos, pilastras, frontones, etc., y representa la renovación de la ornamentación en muros y bóvedas, realizada con admirable minuciosidad y aplicada a todo tipo de edificios nobles, como palacios, iglesias, universidades o conventos.

Su desarrollo abarca desde las últimas décadas del siglo XV hasta la consolidación del purismo, hacia 1560.

Arte plateresco en la geografía hispalense

Arquitectura

En Sevilla el edificio más representativo es sin duda el Ayuntamiento de Sevilla, obra creada por Diego de Riaño en 1526, cuya fachada a la Plaza de San Francisco muestra un espléndido repertorio de esta modalidad artística. También son notables la Sacristía Mayor de la Catedral, asimismo encomendada a Riaño en 1530; o la Capilla Real, comenzada en 1551 por Martín de Gainza.

En la provincia algunas iglesias presentan elementos de marcado carácter plateresco, siendo ejemplo de ello la portada de la Iglesia de Santa María de la Mesa de Utrera y la "Puerta del Sol" de la Colegiata de Nuestra Señora de la Asunción de Osuna.

Retablo de la Iglesia de Santa Ana de Sevilla.

Retablística

La nueva retablística destaca con Nufro Ortega como entallador, Roque Balduque y Juan Bautista Vázquez el Viejo como escultores, y Hernando de Esturmio y Pedro de Campaña como pintores, entre otros. Grandes retablos platerescos son el de la Iglesia de Santa Ana de Sevilla (1542-1557) y el de la Iglesia de Santa María de Carmona, donde los baquetones góticos se sustituyen por balaustres y los doseletes por frisos decorados con grutescos; encerrando los motivos iconográficos en recuadros y eliminando los pináculos del ático que se sustituyen por flameros o angelotes.

Orfebrería

En orfebrería destacan las Custodias de Francisco de Alfaro para la Iglesia de Santa Cruz de Écija, para la de Santa María de Carmona, y para la de San Juan Bautista de Marchena, una obra cumbre de la platería andaluza, con un modelo de "microarquitectura" cercano a los cánones clásicos. Y desde luego, la gran custodia de Juan de Arfe, realizada para la Catedral de Sevilla entre 1580 y 1587.

Rejería

Otras importantes obras del plateresco son las rejas talladas que cierran algunas de las capillas de esta época, entre las que destaca la gran reja central frente a la "Capilla Mayor" de la Catedral, obra de fray Francisco de Salamanca realizada entre 1518 y 1523.

Bibliografía

  • El Renacimiento en Andalucía. Jornadas Europeas de Patrimonio 2006. Editado por la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.

Especial:Contributors/Arte plateresco

Valora este artículo

  • Actualmente2.55/5

2.5/5 (11 votos)