Juan Manuel Rodríguez Ojeda

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Monumento a Juan Manuel Rodríguez Ojeda junto al Arco de la Macarena, en Sevilla.

Juan Manuel Rodríguez Ojeda (n. Sevilla, 13 de noviembre de 1853 - † 29 de noviembre de 1930), afamado bordador.

Hijo de Juan Manuel Rodríguez de la Rosa y de María de los Dolores Ojeda Gómez, en 1868 la familia se traslada a la actual calle Duque Cornejo de la capital hispalense, ingresando Juan Manuel en el célebre taller de las hermanas Antúnez, Ana y Josefa, situado en la vieja huerta del Zapote, en cuya casa y collación desarrollaría toda su labor creadora, con una línea personal que transformaría el concepto de los bordados cofradieros, tanto en Sevilla como en otros puntos de Andalucía.

De su genialidad creadora salieron novedosos diseños que, basado en el arte popular tradicional y en el estudio y aplicación de temas decorativos renacentistas y barrocos, logró un sello personal que hace de sus trabajos piezas reconocibles y diferentes del resto.

Su arte estuvo marcado por su pasión por los bordados y por la Semana Santa de Sevilla, así como su especial devoción por la Esperanza Macarena, a cuya imagen y hermandad dedicó gran parte de su vida, ostentando el cargo de prioste en su cofradía entre los años 1877 y 1884 y cambiando su "forma de vestir" a la Virgen.

En 1888 es mayordomo de esa hermandad, hasta 1900. En ese tiempo borda la primera túnica del señor de la Sentencia y diseña el palio negro que bordaría su hermana Josefa, siendo de los últimos años de este período una de sus obras más importantes: el manto de malla de la Macarena. Rodríguez Ojeda desempeña el puesto de conciliario desde 1901 hasta 1916, y en ese tiempo realiza su obra cumbre: el palio rojo, realizado en 1908. Al año siguiente borda una nueva túnica para el Señor de la Sentencia; y posteriormente continúa como asesor artístico hasta 1930, año de su muerte, fecha en que la Virgen estrena su manto de tisú.

Obras más importantes

Bambalina del palio de la Virgen de la Victoria de Sevilla, bordada por Juan Manuel Rodríguez Ojeda en 1894

En su primera etapa, y hasta el año 1900, algunas de sus mejores obras son:

  • Las bambalinas exteriores del paso de palio de la Virgen de la Victoria, obra acabada en 1894, en origen bordadas en oro sobre terciopelo negro, con medallones, rematadas con una inusual cornisa bordada en oro, quedando los varales por dentro.
  • El manto bordado en oro y sedas con aplicaciones de lentejuelas para la misma Virgen de la Victoria, estrenado en 1898 y en origen bordado sobre terciopelo negro, según diseño de Pedro Domínguez.
  • Del mismo año 1898 son las bambalinas del palio de la Virgen de las Lágrimas de la Hermandad de la Exaltación.
  • La saya y el manto de color granate bordado en oro y sedas de colores para Nuestra Señora de Regla, de la Hermandad del Prendimiento, de 1898, hoy en poder de la Hermandad de la Soledad de Cantillana, desde 1929.
  • El manto verde, conocido como el manto de malla o la Camaronera estrenado en el año 1900 por la Esperanza Macarena, su creación más importante de su época inicial, que cuenta como base del bordado una red de oro sobre la que se fue bordando todo el dibujo; una obra excepcional que días antes de su estreno fue expuesta en los escaparates de "Villa Madrid", en los números 16 y 20 de la calle Francos.
Palio de María Santísima del Mayor Dolor y Traspaso, bordado por Rodríguez Ojeda entre 1903 y 1904.

Una segunda etapa, ya de madurez y hasta el año 1917, sintetiza adornos de tipo tradicional con otros inspirados en trabajos del siglo XVII; cuenta con obras igualmente importantes, como:

  • El antiguo palio y manto de la Virgen de la Amargura, confeccionados en 1902 y 1905 respectivamente, hoy propiedad de la "Virgen del Desconsuelo" de la Hermandad de los judíos de San Mateo de Jerez de la Frontera, que los adquirió en 1926.
  • Entre 1903 y 1904 realiza los valiosos bordados del paso de palio de la Virgen del Mayor Dolor y Traspaso para la Hermandad del Gran Poder, de gusto plenamente neobarroco, uno de sus diseños más elegantes. En la Semana Santa de 1959 se estrenó el pasado de estos bordados a nuevo terciopelo color burdeos, labor realizada en el taller del convento de Santa Isabel. Más tarde, en 1983, se pasaron a nuevo terciopelo los bordados de la gloria del techo y se hizo nueva imagen de de la Asunción del medallón central, con intervención de la bordadora Teresa Elena Martín. En 1994 se restauró y pasó a nuevo terciopelo el manto de la Virgen, en el Taller de Fernández y Enríquez de Brenes.
  • En 1908 bordó una túnica para Jesús del Gran Poder, denominada popularmente con el nombre de "persa", aunque su estética responde más bien al neomudéjar, luego pasados a terciopelo granate. Además para esta misma hermandad bordó el Senatus y el Simpecado, así como paños de bocinas, y en 1909 los faldones del paso de misterio, en terciopelo granate con bordados en oro y sedas.
  • En 1906 diseña y realiza la indumentaria de las imágenes del misterio de Sagrada Mortaja, restaurados por Elena Caro en épocas posteriores.
  • El año 1907 es el de la creación de palio y manto de la Virgen de la Hiniesta; un palio en origen "de cajón", pasado a palio de figura en 1929 por el propio Rodríguez Ojeda.
  • 1908 es el año del soberbio palio granate de la Esperanza Macarena; arquetipo de palio sevillano que conjuga lo popular con lo erudito, pieza clave por lo novedoso e influyente para creaciones futuras, y que por primera vez combina en las caídas del palio la malla y el terciopelo. Sintetiza lo mejor de su obra con proporcionados elementos ornamenales y estudiadas separaciones de espacios y masas. En ese mismo año bordó los faldones del paso de la Virgen, que al igual que aquél célebre palio han desaparecido, adaptados sus bordados a otras prendas de la Hermandad, conservándose íntegra sólo la bambalina delantera.
  • De los años 1909 a 1910 es una túnica espléndida realizada para el Señor de la Sentencia sobre terciopelo morado, bordada en oro y sedas. (en 1988 fue trasladado sus bordados a nuevo terciopelo por José Guillermo Carrasquilla Perea).
  • En 1915 se estrena el singular palio de la Virgen de los Ángeles de la Hermandad de la Fundación, bordado en terciopelo azul, de original silueta y con sinuosas líneas en su parte superior, donde Rodríguez Ojeda introduce también la malla. Al año siguiente realiza el manto para la Virgen, también bordado en terciopelo azul, siendo vendidos ambos, manto y palio en 1960 a la Cofradía de Nuestra Señora de la Palma de Cádiz.
  • Mención especial requieren el palio, faldones y manto de la Virgen de la Presentación de la Hermandad del Calvario, una obra de 1916 de sobrio diseño y plena de armonía. El palio, de cajón, gran clasicismo y decoración uniforme se restauró y pasó a nuevo terciopelo granate en 1961 en el taller de Carrasquilla, volviéndose a trasladar sus bordados entre 1990 y 1992 a nuevo terciopelo. El manto, bordado en oro sobre terciopelo azul fue restaurado en 1950.

Una tercera y última etapa llevan a una mayor concentración de bordados en superficies de mantos y palios, con los mismos diseños habituales de este artista.

Virgen del Valle, cuyo manto bordó Juan Manuel Rodríguez Ojeda en 1920, a juego con las bambalinas del s. XVII.
  • El palio y manto de la Virgen del Subterráneo de la Hermandad de la Cena es de 1924
  • El manto de la Virgen del Valle, de 1920, se crea a juego con las bambalinas del palio, único ejemplar de los bordados del siglo XVII de la Semana Santa sevillana.
  • Para la Virgen del Dulce Nombre realizó Rodríguez Ojeda su palio en terciopelo azul en 1921, en cuyas caídas combina el palio de figura con el de malla, en cuya bambalina frontal aparece el escudo de la ciudad de Sevilla, y en la posterior las armas de Castilla y León. Este palio fue pasado a nuevo terciopelo en el taller de José Manuel Elena entre 1984 y 1989. El manto, también en oro sobre terciopelo azul fue realizado por Juan Manuel en 1924.
  • En este mismo año estrena la Virgen de la Candelaria su original palio bordado en plata sobre terciopelo azul y malla.
  • En 1919 realizó una túnica bordada sobre tisú de plata para Nuestro Padre Jesús en el Desprecio de Herodes de la Hermandad de la Amargura, con decoración a base de rocallas. Años más tarse, en 1926, estrenó la Virgen su soberbio palio granate; y un año después el manto de la Virgen, la túnica de San Juan y los faldones del paso, unas piezas excepcionales en terciopelo carmesí bordadas en oro, de gran delicadeza en su decoración.
  • En abril de 1928 la Madre de Dios de la Palma de la Hermandad del Cristo de Burgos estrena un bello palio bordado por Rodríguez Ojeda, en oro sobre terciopelo granate, cuyo modelo -que no incluye malla-, se aparta de otros anteriores de esta etapa y remata de una forma peculiarmente ondulada.
  • Del mismo año es el manto de la Virgen del Refugio de la Hermandad de San Bernardo; al siguiente año el palio de la Virgen, y en 1931 los faldones del paso, estrenados después de muerto su autor. Todas estas piezas desaparecieron en 1936, durante las revueltas de la Guerra Civil, siendo reconstruidas en la siguiente década en los talleres de José Caro siguiendo con rigor los bocetos de Rodríguez Ojeda.
Manto de tisú de la Macarena, bordado por Rodríguez Ojeda en 1930, durante su exposición en 2013 en la Fundación Cajasol, tras su restauración en el Taller de Fernández y Enríquez de Brenes.
  • Como colofón a esta vida dedicada a espléndidos bordados, en 1930, el mismo año de su muerte, creó para la Esperanza Macarena el emblemático manto de tisú que la Hermandad quiso tener para la madrugada de ese año, coincidiendo con la Exposición Iberoamericana de Sevilla; un manto sin precedentes en la ciudad, donde el tisú suma los reflejos del oro de los bordados al suyo propio; un rico manto que fue pasado a nuevo tejido en 1975 y 1995 en el taller de bordados Fernández y Enríquez. Posteriormente este manto fue nuevamente restaurado por el mismo taller de Fernández y Enríquez, en Brenes en el año 2013, quedando expuesto durante unos días para su contemplación, ya restaurado, en la Fundación Cajasol en el mes de marzo de ese año.

Juan Manuel Rodríguez Ojeda falleció a la edad de 77 años.

Bibliografía

  • Esplendor y simbolismo en los bordados. Antonio Mañes Manaute. En: Sevilla Penitente, Volumen III. Editorial Gever, S.A., Sevilla, 1995.

Especial:Contributors/Juan Manuel Rodríguez Ojeda

Valora este artículo

  • Actualmente1.83/5

1.8/5 (6 votos)