Iglesia de Santa Ana (Sevilla)

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Mestizaje de estilos, materiales y colores en la fachada de Santa Ana de Sevilla.

La iglesia de Santa Ana de Sevilla se encuentra ubicada entre la calle Vázquez de Leca, la plaza Santa Ana y la calle Pureza.

Historia

Comienza a construirse en el año 1266, y según consta en el cronicón existente en la capilla del Calvario, en la cabecera de la nave del Evangelio, su origen se debe a la curación de una enfermedad que padecía el monarca Alfonso X el Sabio en los ojos, con la intervención milagrosa de la madre de la Virgen, Santa Ana. Por este motivo, ésta es la primera iglesia de nueva planta que se levanta en la ciudad tras ser reconquistada, en 1248, por Fernando III "El Santo".

El propio Alfonso X, a partir de un primer núcleo de población existente alrededor del castillo de Triana dispone una puebla al sur de la fortaleza, frente al puerto, que sería el origen del arrabal del mismo nombre, donde se encuentra el templo parroquial de Santa Ana.

En un principio esta iglesia debió estar fortificada, ya que fue la primera que se levantó en la ciudad tras su reconquista. En la actualidad aún conserva los característicos remates almenados sobre las cubiertas de sus terrazas.

La iglesia debió quedar terminada a principio del siglo XIV, cuando se colocó la mencionada inscripción; algo más tarde se levanta la torre, durante la primera mitad del mismo siglo, siendo reedificado luego todo el edificio, probablemente deteriorado por los daños ocasionados por el terremoto de 1355.

El proceso constructivo continúa, y a finales del siglo XV se construye en la nave de la izquierda, la Capilla del capitán Monte Bernardo; más adelante, en el siglo XVI La "Capilla Sacramental", más cercana a la cabecera, y a principios del siglo XVII se acomete la "Capilla Bautismal".

El Terremoto de Lisboa de 1755 dañaría seriamente el templo, que es remodelado por el arquitecto Pedro de Silva, momento en que se modifica sensiblemente la imagen de las portadas y la cabecera y se le otorga el actual aspecto barroco. Sobre el año 1920 se restaura la portada gótica de la nave de la izquierda, donde aparece al exterior una pequeña lápida de un antiguo cementerio parroquial, y más recientemente la iglesia es sometida a una completa restauración entre los años 1970 y 1972 a cargo del reconocido arquitecto Rafael Manzano Martos. [1]

Bien de Interés Cultural, la Iglesia de Santa Ana de Sevilla está catalogada como Monumento en 1931[2].

Iglesia

Ábside y Retablo Mayor de la iglesia.

Se trata de una iglesia gótica de tres naves, más alta y ancha la central que las laterales, divididas en cinco tramos cada una. Las tres terminan en ábsides poligonales en la cabecera, más profundo el central, que se encuentra precedido por un tramo rectangular.

De planta rectangular sin crucero, se cubre todo el templo con bóvedas góticas "sexpartitas" (seis paños) con nervios que se apoyan en pequeñas columnillas sobre ménsulas, y con nervios centrales o espinazos que recorren longitudinalmente cada una de las tres naves.

Toda la construcción de la iglesia se realiza en ladrillo, el material propio de la zona, quedando relegada la piedra sólo a los nervios y los arcos; la portada, las columnillas y las ménsulas.

Interior

Las cabeceras de las naves terminan en capillas poligonales, de las cuáles la correspondiente a la central es de mayor tamaño que las laterales, al encontrarse precedida por un tramo rectangular, y presenta un ligero esviaje respecto al eje central de la planta.

Reja del coro y órgano.

Tanto en la nave del Evangelio como en la de la Epístola se abren capillas, cuatro en cada una de ellas, a las que hay que añadir las tres ubicadas en las cabeceras poligonales que rematan las naves. Las capillas de la nave del Evangelio son la Sacramental, situada en el segundo tramo de la nave, la dedicada a las Santas Justa y Rufina, en el cuarto, la del Bautismo en el último y la de San Francisco a los pies del templo; siendo las correspondientes en la nave de la Epístola las dedicadas a San Joaquín, en el segundo tramo, a Santa Bárbara, en el cuarto, a la Divina Pastora en el último, y a las Ánimas del Purgatorio a los pies.

Del interior destaca de forma especial el Retablo Mayor, situado al final de la nave central, que se adapta a la forma poligonal del ábside donde se encuentra. Se trata de una magnífica obra en madera dorada realizada por los artistas Nufro Ortega y Nicolás Jurate compuesta por tres cuerpos y siete calles. En su composición interior contiene una colección de valiosas pinturas sobre tablas, obra de Pedro de Campaña, realizadas hacia el año 1557, e incluye en el centro de todo el conjunto una hornacina con las imágenes de su titular, Santa Ana, con la Virgen y el Niño, obra de la segunda mitad del siglo XIII.

Es de gran interés es asimismo el coro de la iglesia, situado frente al presbiterio y cerrado por una alta reja en su frente al altar. Sobre uno de sus paramentos se alza el órgano, cuya imagen barroca resalta y contrasta sobre la desnuda estructura gótica de ladrillo de la iglesia.

Exterior

Portada gótica original.
Retablo cerámico en el exterior, con Santa Ana, la Virgen y el Niño, obra de Enrique Mármol de 1929.

Exteriormente la iglesia conserva una hermosa portada original, la lateral de la nave del evangelio, compuesta por siete pares de columnillas rematadas con capiteles decorados con elementos vegetales, con sus correspondientes arquivoltas; la exterior acabada en una perfecta línea de puntas de diamantes más un baquetón en zig-zag. Toda la portada, realizada en piedra, se enmarca bajo un gablete apuntado sobre el que aparece el escudo de Castilla.

La portada de la nave de la epístola se encuentra muy reformada, está construida en ladrillo y se compone de tres arcos apuntados que arrancan de una imposta sin decoración alguna.

Torre

Artículo principal: Torre de Santa Ana (Sevilla)

La torre se encuentra algo desplazada del cuerpo de la iglesia y puede fecharse hacia la primera mitad del siglo XIV, como prueban sus arcos polilobulados enmarcados en alfices. Es del tipo de torre mudéjar, rehecha en el siglo XVI, construyéndose el cuerpo de campanas, y posteriormente consolidada en el siglo XVIII. Queda rematada con un vistoso chapitel revestido con cerámica vidriada en colores blanco y azul.

Patrimonio interior

Son muy numerosas las obras de arte que se guardan en este antiguo templo sevillano, repartido por sus distintas capillas interiores o simplemente distribuidas a lo largo de sus muros; un amplísimo patrimonio artístico que incluye obras de esculturas, pinturas, orfebrería y enseres litúrgicos en general.

De este extenso patrimonio se citan aquí algunas de sus piezas más relevantes. [3]

  • La Virgen de la Victoria, en la capilla del mismo nombre, una interesante talla de la Virgen que fue creada a principios del siglo XVI. Ante ella se hizo el 2 de agosto de 1519 el acto de entrega de banderas a las 5 naves y la toma de juramento a los 234 expedicionarios que salieron de Sevilla el 10 de agosto en la expedición que capitaneó Fernando de Magallanes para la primera vuelta al mundo. Y fue también la primera imagen ante la que se postraron el 9 de septiembre de 1522 Juan Sebastián Elcano y los otros 17 supervivientes que volvieron en la nao Victoria tras completar la gesta.
  • El Cristo del Socorro, talla de un Crucificado realizado en el año 1620 y que algunos atribuyen a Andrés de Ocampo. Preside el frente de la capilla del Calvario, en la cabecera de la nave de la Epístola, donde además se encuentra la pila bautismal, conocida como la "Pila de los Gitanos", una obra que fue donada por Luis Rodríguez de la Mezquita, e instalada en esta Real Parroquia en la víspera de Santa Ana del año 1499, según consta en la inscripción grabada en su borde.
  • Custodia procesional de asiento, cuya torre eucarística fue realizada por Andrés Osorio en 1726. La abultada peana con ornamentación froral es obra de Blas de Amat de finales del siglo XVIII. Realizada en plata blanca repujada y cincelada, mide 2,72 metros de alto la torre y 27 cms. más la peana. esta custodia ha sido restaurada en varias ocasiones, entre otras, en el año 1965 por Jesús Domínguez, en 1988 por Fernando Marmolejo, y en 2006 por Juan Borrero. Emblema de la Hermandad Sacramental y alma del Corpus Christi del barrio de Triana, tiene planta octogonal y está formado por distintos cuerpos: zócalo, dos cuerpos de altura y ático.
  • Insignia procesional, destaca entre otros enseres procesionales; es de forma cilíndrica, revestida de tela blanca y bordada en oro. Actualmente se expone en una de las capillas laterales de la nave de la Epístola de la iglesia, protegida tras una artística reja.

Referencias

  1. Texto del tríptico que se entrega a los visitantes, en: santanatriana.org
  2. BIC: La Gaceta de Madrid nº 155, página 1.184, de 4 de junio de 1931.
  3. Texto del tríptico que se entrega a los visitantes.

Bibliografía

  • Sevilla. Rafael Gómez Ramos. En: La España gótica, Volumen 11: Andalucía. Ediciones Encuentros, S.A., Madrid, 1992.

Mapa de situación

Enlaces externos

Especial:Contributors/Iglesia de Santa Ana (Sevilla)

Valora este artículo

  • Actualmente3.20/5

3.2/5 (10 votos)