Alfonso X el Sabio

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Alfonso X el Sabio, en el pedestal del monumento a su padre Fernando III, en la plaza Nueva de Sevilla.

Alfonso X de Borgoña «el Sabio» (n. Toledo, 23 de noviembre de 1221 - † Sevilla, 4 de abril de 1284), rey de Castilla y León y rey de Sevilla (1252-1284).

Biografía

Hijo de Fernando III el Santo y de Beatriz de Suabia. Firme defensor de una concepción laica del poder real, su apoyo al partido gibelino italiano, opuesto al Papado, le perjudicó en su candidatura al Sacro Imperio Romano-Germánico, a la que tenía derecho por ser descendiente por parte de su madre de la casa reinante Staufen. A pesar de lograr su designación en una votación entre los electores imperiales (gracias a generosas contribuciones monetarias y a la habilidad de sus delegados), sucesivos Papas (Alejandro IV, Urbano IV, Clemente IV, Gregorio X), pospusieron o denegaron su designación por su cercanía al partido gibelino, su vinculación familiar a los Staufen e incluso por su inclinación hacia la astronomía y otros saberes hacia los que la Iglesia y otros sectores sociales desconfiaban. Durante más de veinte años defendió con gran esfuerzo intelectual y material su candidatura, hasta que en 1269, tras una entrevista con Gregorio X, se produjo su renuncia tácita a la misma, forzado por la invasión de los benimerines, la crisis económica en el reino y varias muertes en el seno de su familia.

Alfonso X incorporó al reino de Castilla y León los pequeños territorios tributarios de Niebla y Cádiz, así como, siendo infante, todo el Reino de Murcia.

En 1255, Alfonso X fundó Ciudad Real, con el fin de contrarrestar el poder que la Orden de Calatrava ejercía en la comarca, con Almagro a la cabeza.

En 1264 se produjo el levantamiento de la población mudéjar, cada vez más depauperada, que encontró el apoyo del rey de Granada. Tras sofocar la rebelión, pudo acabar con la independencia del enclave granadino, pero su crónica necesidad de dinero hizo que aceptara la tregua ofrecida por el sultán con la promesa de entregar 250.000 maravedíes anuales en concepto de tributo.

El lema concedido a Sevilla del No-madeja-Do, para premiar su fidelidad al rey.

Tuvo que hacer frente a diversas rebeliones internas. Buena parte de ellas provinieron de la nobleza, pues trató de reforzar el poder real con sus obras legislativas (el Fuero Real, Las Partidas). Pero el gran problema de los años finales de su reinado fue el de la sucesión. El monarca, casado desde 1246 con Violante de Aragón, hija de Jaime I el Conquistador, tuvo diez hijos legítimos, pero el primogénito y heredero al trono, don Fernando de la Cerda, murió en 1275. De acuerdo con el Derecho consuetudinario castellano, en caso de muerte del primogénito en la sucesión a la Corona, los derechos debían recaer en el segundogénito. Pero en Las Partidas se introdujo el derecho de representación por influjo del Derecho Romano: en caso de muerte del primogénito le sucedían sus hijos por representación. A esta discrepancia legislativa se unió el problema de la invasión benimerina. El valeroso comportamiento ante los benimerines de don Sancho, su segundogénito, apodado "el Bravo", garantizaba un rey capaz de bregar con una grave situación político-militar.

Su apoyo inicial a don Sancho se transformó en apoyo a los infantes de la Cerda por el influjo de su esposa, del rey de Francia (la viuda del primogénito fallecido pertenecía a la familia real francesa) y del fuerte carácter de don Sancho, que se rebeló contra su padre cuando éste pretendió crear un reino en Jaén para Alfonso de la Cerda, el primogénito del fallecido don Fernando.

A pesar de haber decretado el desheredamiento de don Sancho el 8 de noviembre de 1282, éste fue entronizado tras la muerte de su padre.

Los años finales del rey fueron muy dolorosos. A la muerte de su primogénito se unió la de su hija Leonor, la de su hermano Felipe y la de su sobrino Alfonso Manuel, hijo de su hermano predilecto, el infante don Manuel. Sufrió varias enfermedades, como la hidropesía (que también padeció su padre, Fernando III) o la que le llevó a la tumba, una larga y penosa afección que de acuerdo con los síntomas que presentaba pudiera ser o bien un cáncer maxilofacial que se le extendió a uno de los ojos, o una sinusitis que derivó en úlceras en el rostro e infección ocular. Sin embargo, el máximo esfuerzo creador del rey se produjo en esta época, como si su obra legislativa, poética, astronómica e histórica fuera una compensación a tantas amarguras y decepciones.

Falleció en la ciudad que más quiso, Sevilla, acompañado de su hija Beatriz, fruto de su relación extramatrimonial con doña María Guillén de Guzmán, y de unos pocos allegados. Quiso ser enterrado en la catedral de esa ciudad, junto a los restos de su padre, Fernando III, y los de su madre Beatriz de Suabia, que había hecho trasladar desde el Monasterio de las Huelgas.

Literatura

Fomentó la actividad cultural (Escuela de traductores de Toledo) y fue excelente poeta en galaico-portugués. De su extensa obra jurídica, científica, histórica y literaria, destacan, el Fuero real de Castilla, las Siete partidas de entre sus obras jurídicas; las Tablas alfonsíes entre las astronómicas; y entre las de carácter histórico, la Estoria de España (llamada Primera Crónica General en la edición de Menéndez Pidal) y la Grande e General Estoria o General Estoria, acerca de la historia universal. Las Cantigas de Santa María es obra lírica, escrita en galaicoo-portugués, lengua común a gran parte de la lírica ibérica del siglo XIII. El Lapidario, es una obra sobre las propiedades minerales, y el Libro de los juegos es una obra sobre temas lúdicos (ajedrez, dados y tablas), deportes de la nobleza en aquel tiempo.

Alfonso X realizó también la primera reforma (normalización) ortográfica del castellano, idioma que el reino adoptó como oficial en detrimento del latín.

La Escuela de Traductores aglutinó a un grupo de estudiosos cristianos, judíos y musulmanes que desarrollaron una importante labor científica al rescatar textos de la antigüedad y verterlos al latín, poniendo así los pilares del renacimiento científico en la Europa medieval.

A este Monarca, se le atribuye el mérito de haber iniciado una revolución cultural que en ocasiones se ha calificado de renacimiento del siglo XIII. Introdujo en España, nuevos conocimientos que procedían de tierras distantes. Su especial interés en el arte, la historia, el derecho y la ciencia ejerció una profunda influencia en el desarrollo cultural de España y del resto de Europa. Pero lo más significativo aún es que, en su afán intelectual, favoreció la difusión de la Santa Biblia.

Alfonso X fue el impulsor de la Escuela de traductores de Toledo en la que el rey participó decisivamente.

Descendencia

Hijos de su matrimonio con Violante de Aragón:

De la unión extramatrimonial con María Guillén de Guzmán tuvo 3 hijos:

Títulos

Al final de su reinado ostentaba los títulos de Rey de Castilla, Toledo, León, Galicia, Sevilla, Córdoba, Murcia, Jaén y el Algarbe[1].

Referencias

  1. Títulos de los reyes europeos.

Entradas relacionadas

Obras

Enlaces externos


Predecesor:
Fernando III el Santo
Rey de Castilla
1252-1284
Sucesor:
Sancho IV


Predecesor:
Guillermo de Holanda
Rey rival de Romanos
1257 - 1275
Sucesor:
Rodolfo I

El contenido de este artículo incorpora material de una entrada de Wikipedia, publicada en español bajo la licencia CC-by-sa.
Cadizpedia:Alfonso X

Especial:Contributors/Alfonso X el Sabio

Valora este artículo

  • Actualmente2.80/5

2.8/5 (10 votos)