Fernando III de Castilla

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
El rey Fernando III El Santo, según el escultor Antonio Cardoso de Quirós. Obra de 1699 que preside su retablo en la nave de la Epístola de la iglesia del Salvador de Sevilla.

Fernando Alfónsez de Borgoña, Fernando III de Castilla, lllamado el Santo (Monasterio de Valparaíso -Peleas de Arriba-, Zamora, 1198/1199 - Sevilla, 1252). Rey de Castilla (1217 - 1252) y de León (1230 - 1252), y rey de Sevilla (1248 - 1252). Es también conocido como Santo Rey Don Fernando. Fue hijo de Alfonso IX de León y de Berenguela de Castilla.

Biografía

Tras la temprana muerte de Enrique I de Castilla y la abdicación de su madre, obtiene en 1217 el reino de Castilla. Tuvo que enfrentarse a la casa de los Lara por una revuelta nobiliaria. Tras casarse con Beatriz de Suabia en 1219, se dedicó preferentemente a dirigir las campañas conquistadoras, combinando hábilmente las acciones diplomáticas con beneficiosas intervenciones bélicas que se valían de las discordias existentes en los distintos reinos musulmanes.

A la muerte de su padre Alfonso IX en 1230, tuvo que luchar por el trono de León, ya que éste legó su reino a Sancha y Dulce, hijas de su primer matrimonio con Teresa de Portugal. Gracias a la persuasión y algún pago heredó el reino de León, pasando a ser Rey de Castilla y León, y anexionándose el reino taifa de Murcia en 1243. Por otra parte, estableció las fronteras con el Reino de Aragón en el Tratado de Almizra (1244) y repartió las nuevas tierras conquistadas.

Asimismo, reconquistó todo el territorio de la actual comunidad autónoma de Andalucía, exceptuando el Reino de Granada, siendo importantes las tomas de ciudades como Baeza (1227), Úbeda (1233), Córdoba (1236), Jaén (1245) y Sevilla (1248).

Fue avanzando por el Guadalquivir. Jaén es conquistada tras años de ataques en 1246 y en noviembre del año 1248 se apodera de Sevilla, tras quince meses de asedio y con el auxilio del marino Ramón de Bonifaz, a quien el rey había encargado en 1247 la formación de una flota con naves procedentes del Cantábrico y con la que habría de remontar el río Guadalquivir y completar el cerco sobre la ciudad. A la toma de Sevilla siguió la de Medina Sidonia y Arcos de la Frontera entre otras. Cuando falleció en 1252, preparaba una expedición contra el norte de África, tratando de evitar las posibles amenazas que pudieran proceder de esa zona.

Labor política

Trató de unificar y centralizar la administración de los reinos castellano y leonés, promovió la traducción de Fuero juzgo e impuso el castellano como idioma oficial de sus reinos en sustitución del latín. Repartió las nuevas tierras conquistadas entre las órdenes militares, la Iglesia y los nobles, lo que dio lugar a la formación de grandes latifundios.

En el ámbito cultural y religioso, mandó levantar las catedrales de Burgos y León. Se esmeró por que en su corte se le diera importancia a la música y al buen hablar literario (su hijo el rey Alfonso el Sabio será un gran literato y declarará que su saber se lo debe en gran parte al interés que su padre tenía por que su instrucción fuera la mejor posible).

Fernando III y la religión

Estatua de Fernando III en la Plaza Nueva de Sevilla.

El rey Fernando se rodeó de doce varones sabios para que lo aconsejaran en todo, y uno de ellos fue el Arzobispo de Toledo, Rodrigo Jiménez de Rada. Era un hombre de palabra y cumplía lo prometido aunque le costara muchos sacrificios. Sus mismos adversarios sabían que él cumplía siempre los pactos que hacía.

Antes de contraer su primer matrimonio pasó una noche entera rezando, pidiendo a Dios que bendijera su nuevo hogar. En sus cartas se declaraba: «Caballero de Jesucristo, Siervo de la Virgen Santísima y Alférez del Apóstol Santiago» (sus guerreros decían que en algunas batallas que dirigía San Fernando les parecía sentir por los aires al Apóstol Santiago protegiéndolos).

El Papa Gregorio Nono lo llamó «Atleta de Cristo», y el Pontífice Inocencio IV le dio el título de «Campeón invicto de Jesucristo».

Sobre su tumba escribieron este epitafio: «Aquí yace el muy honrado rey Fernando que conquistó y libertó a toda España. Fue el más leal, el más franco, el más humilde, el más respetuoso hacia Dios, el más servicial con los demás, y el que siempre supo honrar y pagar muy bien a sus amigos».

El Papa Clemente X lo canoniza el 4 de febrero de 1671, siendo el segundo rey español, considerando a San Hermenegildo como rey español, que es elevado a la santidad. Su hijo Alfonso le sucedió en el trono como Alfonso X, apodado el Sabio.

Matrimonios y descendencia

Fernando III se casó en dos ocasiones. Su primera esposa fue Beatriz de Suabia, hija de Felipe de Alemania, con quien contrajo matrimonio en 1219. De este matrimonio nacieron 10 hijos:

Después de enviudar, se casó con Juana de Dammartin, Condesa de Ponthieu, antes de agosto de 1237. Tuvieron cuatro hijos y una hija:

Títulos

Al final de su reinado ostentaba los títulos de Rey de Castilla, Toledo, León, Galicia, Sevilla, Córdoba, Murcia y Jaén.[1]

Curiosidades

  • También es el patrón de los gobernantes, así como del Arma de Ingenieros del Ejército de Tierra.
  • La Iglesia Católica celebra su festividad el 30 de mayo. Día de puertas abiertas para visitar su cuerpo incorrupto en la Catedral de Sevilla, donde yace desde su muerte.

Referencias

  1. Títulos de los reyes europeos.

Enlaces externos


Predecesor:
Berenguela de Castilla
Reyes de Castilla
1217 - 1252
Sucesor:
Alfonso X



Predecesor:
Alfonso IX de León
Reyes de León
1230 - 1252
Sucesor:
Alfonso X

El contenido de este artículo incorpora material de una entrada de Wikipedia, publicada en español bajo la licencia CC-by-sa.

Especial:Contributors/Fernando III de Castilla

Valora este artículo

  • Actualmente3.71/5

3.7/5 (14 votos)