Pacem in terris   

Retablo cerámico

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Retablo cerámico del Santísimo Cristo del Amor, el mayor de los existentes en Sevilla, situado, junto a la iglesia del Salvador.

Se conoce con el nombre popular de retablo cerámico al panel mural formado por distintas piezas de barro, pintadas y esmaltadas y unidas entre sí para formar un cuadro devocional y artístico en su conjunto.

Reciben el nombre de "retablo" porque en general se asemejan a pequeños altares o retablos de iglesias, conventos o capillas, que tienen como elemento central una o varias figuras religiosas a las que se trata de venerar.

Existen multitud de ejemplos de estos retablos a lo largo de toda la geografía sevillana, la mayoría situados en los muros exteriores de edificios religiosos, aunque también es fácil verlos en cualquier punto, por ejemplo dentro del recorrido de una Cofradía, o en las fachadas de algunas casas particulares.

Historia

Su origen se remonta a la costumbre tradicional cristiana de representar pequeñas cruces, imágenes y otros símbolos religiosos, realizados en madera, piedra o incluso pintados sobre la pared, en los muros exteriores de las iglesias como elementos recordatorios y permanentes para ser vistos por los fieles en todo momento, aún cuando los templos están cerrados.

Parece que los primeros retablos cerámicos que se conservan, tal como hoy los conocemos, datan del siglo XVI, y se tiene como precursor de esta técnica al artista genovés afincado en Sevilla, Niculoso Pisano, el cual decidió moldurar y pintar motivos religiosos sobre barro blanco que luego serían cocidos en horno para garantizar su fijación por un tiempo indefinido. De la obra de este importante ceramista y pintor renacentista nos han quedado algunos notables ejemplos en la capital hispalense, entre los que destacan los valiosos medallones en relieve creados para la portada de la iglesia del convento de Santa Paula.

A partir de esa centuria, y especialmente en el arrabal de Triana, en Sevilla se prodigaron numerosos talleres de cerámica artística que alcanzaron un alto nivel de producción gracias a la excelente calidad de sus barros y al auge de las cofradías y Hermandades de la provincia, que fueron sus principales promotores.

Retablos cerámicos

Existen distintas variedades dentro del campo de los retablos cerámicos, aunque en su mayoría suele responder al tipo más clásico de retablo enmarcado en un recuadro de forma rectangular en vertical, siendo menos frecuentes los de formato rectangular apaisado o cuadrado.

Pero también son frecuentes aquellos retablos cerámicos que tiene una forma completamente irregular, o compuesta como la suma de un conjunto de elementos de distintas formas geométricas, como por ejemplo coronados por un frontón superior, con peanas de forma triangular en su base, rematados por pináculos, etc. Un ejemplo de esto último es el Retablo cerámico de Santa Ana existente en la iglesia de la Magdalena de Dos Hermanas

En cuanto a su decoración, algunos tratan de asemejarse a un verdadero retablo o altar de iglesia, y la imagen central puede aparecer presidiendo una hornacina, flanqueada entre columnas o con frisos adornados con símbolos renacentistas, guirnaldas o angelotes, etc. Otros en cambio reproducen junto a la imagen central pequeños paisajes pintados a modo de fondo para la escena representada o pequeños monumentos locales como iglesias o santuarios.

Retablo cerámico de la Hermandad de El Museo de Sevilla.

También es frecuente ver este tipo de retablos muy ornamentados exteriormente a base de molduras de obra, ladrillo o piedra, formando formas clásicas o barrocas, como así ocurre en el ejemplar existente en la capilla del Museo y que representa a los titulares de su Hermandad.

Y en cuanto al tamaño, existen algunos de gran formato, como es el dedicado al Santísimo Cristo del Amor, de Sevilla, existente junto a la iglesia del Salvador, que representa a esta venerada imagen a tamaño real. Y también existen otros muchos que de muy pequeño tamañoalgunos formados incluso por solo tres o menos piezas cerámicas.

Para la mejor protección de estos retablos cerámicos es frecuente verlos instalados bajo un artístico tejaroz a tres aguas recubierto a base de pequeñas tejas curvas vidriadas. Asimismo, también es habitual que aparezcan flanqueados por una pareja de farolillos de hierro forjado para su iluminación.

Como caso inusual se quiere hacer también referencia aquí a los "verdaderos" retablos cerámicos, entendidos como altares tridimensionales y de grandes dimensiones que pueden verse en algunas iglesias y conventos coexistiendo con los habituales retablos de madera o piedra que forman la inmensa mayoría de estos elementos monumentales decorativos religiosos. No son muchos los grandes retablos cerámicos murales existentes a modo de altares en nuestras iglesias, pero algunos hay y es justo hacer mención a ellos por su excepcionalidad y alto contenido artístico. Y como ejemplo se cita el gran retablo cerámico existente en la iglesia de la O de Sevilla que preside la imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno, un espectacular altar formado por numerosas piezas cerámicas, moldeadas, decoradas y vidriadas con primor.

Autores

Fachada de la fábrica de Cerámica Santa Ana en Triana, Sevilla.

El retablo cerámico se entiende como el resultado de la técnica del pintor ceramista que lo crea y de la técnica del horno donde se cuecen luego las piezas de barro.

Son muchos los autores de prestigio que han intervenido en la creación de estos retablos, algunos de los cuales son verdaderas obras de arte, irrepetibles y de gran valor histórico.

Entre sus autores más conocidos destacan algunos que prodigaron su trabajo a lo largo del siglo XX, cuando se llevaron a cabo multitud de estos trabajos, promovidos principalmente por las distintas cofradías y Hermandades de la provincia. Algunos de los más reconocidos son Antonio Kiernam Flores, Enrique Mármol Rodrigo, Antonio Martínez Adorna, Enrique Orce Mármol o Facundo Peláez Jaén. Más recientemente una nueva generación de pintores ceramistas, entre los que se cita a Isabel Parente Rioja, siguen la estela de aquellos grandes autores.

Entre las fábricas o talleres donde tradicionalmente se han cocido estas delicadas piezas de barro destacan algunas de especial renombre como las de Cerámica Santa Ana, la de Mensaque Rodríguez y Cía o la de Nuestra Señora del Rocío, todas ellas ubicadas en Triana.

Enlaces externos

http://www.retabloceramico.net/

Especial:Contributors/Retablo cerámico

Valora este artículo

4.3/5 (3 votos)