Pacem in terris   

Convento de Santa Paula (Sevilla)

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar

El convento de Santa Paula de Sevilla se encuentra situado en el interior de su casco histórico, a espaldas de la parroquia de San Marcos y muy próximo a otro de los grandes conventos sevillanos, el de Santa Isabel. En el pasado contó con una extensión de terreno muy considerable, ocupado en especial por sus huertas.

En la actualidad su configuración es muy compleja, a consecuencia de las diferentes modificaciones y reformas llevadas a cabo a lo largo de su historia. Así, en su interior se combinan construcciones de alto interés arquitectónico con otras muy sencillas de tipo doméstico que se organizan en torno a amplios espacios vacíos destinados a patios, jardines o compases.

Historia

La esbelta espadaña de Santa Paula, en Sevilla.

En 1473 el Papa Sixto IV concedió la bula fundacional de un monasterio a doña Ana de Santillán y Guzmán, dama que tras enviudar había ingresado en San Juan de la Palma. En su retiro concibió la creación de un monumento de clausura para la orden jerónima. En 1475 se bendijo la iglesia, construida en unas casas de la fundadora en la collación de San Román, a las que se añadieron otras cercanas.

Hacia 1483 doña Isabel Enríquez, viuda del condestable de Portugal, promovió la edificación de la actual iglesia del convento. En los muros laterales de la cabecera se ven los sepulcros de doña Isabel, de su esposo el condestable y de un hermano de ésta, con sus emblemas heráldicos donde se combinan las armas de los Enríquez y de Portugal.

Posteriores reformas y ampliaciones se sucedieron con particular intensidad en los siglos XVI y XVII. A finales del siglo XX el convento se vió sometido a numerosas obras de restauración y adaptación, entre las que destacan la apertura del museo conventual, el único hasta entonces instalado en una clausura sevillana.

Convento

Portada exterior de Santa Paula al compás de la iglesia.

Cuenta con dos entradas desde el exterior, una de ellas abierta a través del compás de los locutorios, que permite llegar a la puerta reglar, las dependencias de las hermanas porteras, el museo conventual y la capilla del Sagrado Corazón. La otra, de acceso a un recoleto compás que lleva hasta la iglesia y otras dependencias de servicio, muestra al exterior una portada de ladrillo que presenta un arco conopial entre baquetones. Entre los dos accesos citados se encuentra la vivienda del capellán.

Mención muy especial merece la portada de esta iglesia, una de las más interesantes que se conservan en la ciudad, perteneciente a una época donde se dan la mano el mudéjar con el gótico y donde aparecen algunos de los primeros elementos decorativos del renacimiento. Finalizada en el año 1504, fue realizada por el escultor Pedro Millán con la colaboración del ceramistade origen italiano Francisco Niculoso Pisano, y en ella se combinan el ladrillo agramilado con los arcos apuntados, junto con alficez, flameros y medallones.

La iglesia se levanta entre los años 1483 y 1489. Pertenece al conocido tipo "de cajón" (de una sola nave), con cabecera plana y coros alto y bajo a los pies. Su condición de gótico-mudéjar queda fielmente reflejada en sus cubiertas, a base de bóvedas nervadas de tracería gótica en la cabecera, y en la nave con un magnífico artesonado de Diego López de Arenas, realizado en 1623. Por su parte, la sacristía conserva una interesante bóveda esquifada mudéjar, montada sobre trompas.

Al exterior destaca su esbelta espadaña, una de las más elegantes de la ciudad.

La zona de clausura cuenta con dos claustros, uno principal realizado por Diego López Bueno en el siglo XVII, cuando se amplía el convento a consecuencia del auge de la comunidad, haciendo de éste el claustro principal a costa del otro más pequeño, conocido como "patio viejo". Ambos quedan comunicados entre sí mediante una arquería de cuatro vanos sobre columnas pareadas y arcos de medio punto.

El perímetro del monasterio se destina para espacios auxiliares de menor entidad arquitectónica, tales como almacenes, lavaderos, ropería, algunas celdas dispersas, sin olvidar el antiguo noviciado, con estructura diferenciada de casa.

Catalogación

El monasterio de Santa Paula fue el primero de la ciudad de Sevilla que recibió la declaración como Monumento Histórico, hecho que se produjo durante la Segunda República, y que quedó publicado en la Gaceta de Madrid con fecha de 1931.

Enlaces externos

Especial:Contributors/Convento de Santa Paula (Sevilla)

Valora este artículo

2.5/5 (6 votos)