Plaza de la Encarnación (Sevilla)

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Tradición y modernidad en la plaza de la Encarnación de Sevilla.

La plaza de la Encarnación de Sevilla se encuentra situada en pleno corazón de su centro histórico y comercial.

Con un perímetro aproximado de 560 metros, ocupa una superficie de unas 1,5 hectáreas. La circundan, en sentido horario desde el norte, las calles Regina, Alcázares, Imagen, José Luis Luque, Puente y Pellón, Compañía, Laraña y José Gestoso, que desembocan en la plaza.

Historia

En el centro de la plaza estuvo situada una antigua puerta de la desaparecida muralla abbadí de Isbiliya, puerta norte de la ciudad romana, la muralla discurría desde Imagen a Laraña y la que fue su ubicación delimita idealmente los barrios de la Encarnación-Regina y de la Alfalfa.

Recibe su nombre de un antiguo convento de religiosas agustinas que debió fundarse hacia el año 1591 y es probablemente el enclave del centro de la ciudad que ha dado lugar a más proyectos frustrados y que más quebraderos de cabeza ha hado a los distintos gobiernos que han pasado por su Ayuntamiento, pues su historia ha estado marcada por una sucesión de derribos, propuestas, crisis y promesas incumplidas.

Fecha clave fue 1810, cuando se decide el derribo del viejo convento agustino, creándose en su lugar treinta y dos años después el gran mercado central de la Encarnación, con 430 placeros, algo más que una plaza de abastos al uso, pues más bien parecía una pequeña ciudad murada dentro de la gran ciudad. Ocupaba todo el espacio hoy conocido como la Encarnación, siendo un mercado moderno de su tiempo. Pero en 1950 se le amputó un tercio de su superficie para facilitar el ensanche de la calle Imagen, una operación urbanística que trataba de conectar la Puerta Osario con la Campana, dando lugar a una plaza junto a la iglesia de la Anunciación y también al principio del fin del propio mercado.

Letrero del mercado provisional, en la esquina noreste de la plaza, en funcionamiento desde 1970 hasta 2011.

En efecto, en los sesenta se hundieron parte de sus naves, solo un siglo y medio después de su construcción, provocando la marcha de los placeros. Además, la riada del Tamarguillo hizo que muchos vecinos del centro se desplazaran a las afueras de la ciudad, cayendo la clientela del mercado, mientras que la aparición de los nuevos supermercados ocasionó que otros placeros se fueran de allí.

Ante el estado de ruina del edificio en octubre de 1973 se inicia su demolición, tras pasar los puestos que quedaban a un solar, en una esquina de la plaza, en lo que fue un mercado provisional que duró más de 37 años.

Acantos en flor, al fondo la iglesia de la Anunciación.

En años sucesivos el solar resultante se usó para aparcar coches o como parada de autobuses, quedando en nada un proyecto de nuevo mercado diseñado por Vázquez Consuegra que evocaba al anterior, respetando su fachada, por su alto coste.

Con la llegada del primer alcalde democrático Luis Uruñuela los placeros creyeron poder volver a su plaza, pero el proyecto creado para ello no llegó a cuajar. Luego la redacción de un nuevo plan general de ordenación urbana (PGOU) y los preparativos de la Exposición del 1992 fueron prioridades de los gobiernos municipales, quedando relegado el tema de la Encarnación. Peor aún fueron los años de retroceso sufridos por la ciudad tras la Expo, por lo que sólo se trabajó tímidamente en algunas excavaciones arqueológicas.

Entre 1999 y 2003 y bajo los mandatos de Sánchez Monteseirín y Rojas Marcos se intentó retomar el tema, promoviendo los andalucistas un nuevo mercado que incluía un aparcamiento subterráneo que anulaba la recuperación de los restos arqueológicos; parándose las obras con la cimentación ya a 32 metros de profundidad y una rampa de acceso desde la calle Imagen.

El nuevo Ayuntamiento rechazó lo ya construido pese del coste de las indemnizaciones, pensando en otro proyecto que sacase a la luz las valiosas huellas del pasado encontradas en el solar, convertido desde 2003 en un campo de excavación rodeado de vallas que daban al lugar una vista lamentable y cuyo lado positivo fue el descubrimiento de los restos arqueológicos de la llamada colonia «Hispania», con el yacimiento romano más importante de la ciudad.

La plaza hoy

Zona arbolada junto a la calle Puente y Pellón.

En junio del año 2004 el Ayuntamiento convoca un concurso internacional de ideas para acabar con el abandono de la plaza y con el estado de provisionalidad del mercado durante los últimos treinta y siete años. La propuesta ganadora fue la del arquitecto alemán Jürgen Mayer con su proyecto Metropol Parasol que hacía referencia a un amplio espacio urbano abierto y cubierto por seis setas gigantes que dieran cobijo hasta a cinco niveles distintos para otros tantos usos.

Con una ejecución llena de incertidumbre, polémicas y retrasos y con presupuestos adicionales y dificultades técnicas importantes, se levanta por fín la obra, que pretende ser el nuevo referente turístico, cultural y económico de la ciudad. Su inauguración tuvo lugar por el alcalde de Sevilla impulsor del proyecto, Sánchez Monteseirín, el día 28 de marzo de 2011.

El espacio Metropol ocupa de lleno todo el antiguo solar próximo a la calle Regina resultante tras la demolición de los restos del antiguo mercado de la Encarnación, y se adentra en la Alfalfa en la otra parte de la plaza anteriormente urbanizada y próxima a la calle Puente y Pellón. Aquí se asienta una de las "setas", que se une al resto mediante un atrevido y estilizado arco, que conecta y unifica los dos espacios entre sí.

Puntos de interés

Entre los puntos de interés de esta plaza cabe destacar construcciones tan distintas en el tiempo y en la estética como son la renacentista iglesia de la Anunciación, la antigua fuente barroca o el moderno Metropol Parasol que cubre gran parte de la plaza.

Iglesia de la Anunciación

Artículo principal: Iglesia de la Anunciación

Perteneciente a la Casa Profesa de la Compañía de Jesús, es un templo de planta de cruz latina con crucero, de grandes dimensiones y altura, cuyas trazas iniciales fueron modificadas por Hernán Ruiz II, autor de su excelente portada manierista, a modo de retablo, situada a los pies.

Fundada en 1565, se concluyó en 1579. Cuenta con excelentes retablos, en especial el Mayor, gran obra pictórica donde trabajan artistas como Antonio Mohedano o Juan de Roelas, realizado de 1604 a 1606.

Contiene el «Panteón de Sevillanos Ilustres», donde están enterrados personajes como Amador de los Ríos, los hermanos Valeriano y Gustavo Adolfo Bécquer o Alberto Lista. También es sede de la prestigiosa Hermandad de El Valle, cuyas imágenes titulares reciben culto en el altar del crucero izquierdo.

Retablo del Cristo de la Buena Muerte

El retablo cerámico de la plaza de la Encarnación está situado en la fachada lateral de la iglesia de la Anunciación. Representa al «Santísimo Cristo de la Buena Muerte» de la Hermandad de los Estudiantes.

Es una obra de 1953, realizada por Cerámica Santa Ana, según proyecto de Francisco Collantes de Terán Delorme, Antonio Delgado y Roig y Alberto Balbontín de Orta, sobre una pintura de Antonio Kiernam Flores, con un tamaño de 6 metros de alto por 3 metros de ancho. La moldura exterior a la cerámica es de piedra y se inspira en el estilo imperante en la segunda mitad del siglo XVII, figurando en su parte inferior el escudo de la Hermandad.

Se realizó con motivo del vigésimo quinto aniversario de la Hermandad estudiantil, cuya sede fue la Anunciación desde su fundación hasta 1966, si bien se retrasó la inauguración; fue bendecida el 25 de octubre de 1953.

Fuente de la Encarnación

Se trata de una histórica fuente de líneas barrocas realizada en mármol que fue instalada inicialmente en el interior del antiguo gran mercado central de la Encarnación.

Se considera la fuente pública más antigua de la ciudad. Y no sólo fue un mero elemento decorativo, sino que fue colocada para ejercer su función pública como abastecimiento del agua que entonces procedía de los caños de Carmona.

En una de las caras de la pieza superior de la fuente queda grabada la fecha y el motivo de su creación:

"REINANDO EL CATOLICO REI PHELIPE QUINTO NTRO SEÑOR ACORDÓ SEVILLA SE PUSIESE ESTA FUENTE Y EMPEDRASE ESTA PLAZA PARA BENEFISIO COMUN AÑO DE 1720."



Hasta aquí llegó recuperada como elemento central de la plaza arbolada, de estilo romántico, que se construyó entre los años 1848 y 1950, perdurando así hasta el 2011, y que constituía urbanísticamente la plaza propiamente dicha, situada en el sector sur (barrio de la Alfalfa) frente al mercado; actualmente permanece en ella tras la remodelación integral a que ha sido sometido todo este espacio con la implantación del proyecto Metropol, habiéndose sustituido parte del arbolado por una de las setas y retirado los bancos anteriores acordes al estilo del lugar, con otro de cemento conforme a la línea estética nueva.

Espacio Metropol

Artículo principal: Espacio Metropol
El Metropol Parasol de la Plaza de la Encarnación de Sevilla.

Creado como nuevo espacio urbano capaz de acoger usos muy distintos, se levanta sobre el solar del antiguo mercado de la plaza de la Encarnación que llevaba en condiciones de abandono unos 31 años, y donde fueron encontrados importantes restos arqueológicos hace tiempo, cuando se excavaba para construir un aparcamiento subterráneo.

Diseñado por el arquitecto berlinés Jürgen Mayer y promovido por el Ayuntamiento de Sevilla para revitalizar esta céntrica zona de la ciudad, cuenta con cinco niveles: uno subterráneo donde se exhiben los restos arqueológicos (el Antiquarium); otro a nivel de calle que aloja un mercado y galería comercial; una plaza alta accesible desde varios frentes; una zona de restaurantes a veinte metros de altura, y una zona de pasarelas sobre ella, a treinta metros de altura, con vistas inéditas de la ciudad.

Bibliografía

Mapa de situación

Especial:Contributors/Plaza de la Encarnación (Sevilla)

Valora este artículo

  • Actualmente3.64/5

3.6/5 (14 votos)