Pilastra

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Pilastras organizando la fachada del Palacio Arzobispal de Sevilla.

El Diccionario de la Real Academia Española define la pilastra de manera algo pobre y escueta, como columna de sección cuadrangular.

Más acertada parece la definición dada por la Enciclopedia Libre Universal en Español, que define la pilastra como el pilar adosado a un muro, frecuentemente con basa y capitel, entendiendo además como pilar, el elemento sustentante exento que a diferencia de la columna tiene sección poligonal, generalmente rectangular o cuadrado.

Pilastras con figuras geométricas en la Cilla del Cabildo de Osuna.

Generalmente la sección de la pilastra es rectangular, a veces muy plana, y suele contar con los elementos clásicos citados de basa y capitel, respondiendo éstos a los mismos órdenes o estilos que los pilares o columnas de donde derivan, siendo habitualmente éstos el toscano, el jónico o el corintio, ya que el dórico (similar al toscano, pero sin basa), es menos frecuente.

La pilastra debió surgir como un elemento estructural para soporte de cuerpos poco voluminosos, generalmente asociados a fachadas, portadas o retablos, etc; aunque también se aplica con fines puramente compositivos y decorativos, sin función estructural alguna. Así, suelen presentarse las pilastras a lo largo de las fachadas, organizando los ritmos compositivos de sus huecos en sus distintas plantas. Un ejemplo de esto puede apreciarse en la composición de la majestuosa fachada del Palacio Arzobispal de Sevilla, donde se usan para marcar la composición y organización de sus huecos.

Pilastras lisas jónicas en Iglesia de Santa María de Jesús de Sevilla.
Pilastras cajeadas en Iglesia de Santiago de Utrera.

En ocasiones las pilastras toman un gran protagonismo y entidad, siendo objeto de decoraciones extraordinariamente ricas, como sucede en la época del barroco, donde surgen pilastras talladas con motivos florales o geométricos, como ocurre en la fachada de la Iglesia de San Luis de los Franceses de Sevilla o en la de la Cilla del Cabildo de Osuna, respectivamente.

Habitual en las portadas de prácticamente todos los edificios importantes o enmarcando elementos singulares, las pilastras son un elemento recurrente en nuestra arquitectura, con múltiples variantes surgidas de la creatividad de sus autores. Los tipos más corrientes suelen ser las clásicas pilastras lisas, con su fuste plano y sin tallar, y también las pilastras cajeadas, aquellas en las que prácticamente todo el centro de su superficie aparece rehundido respecto al contorno principal.

Especial:Contributors/Pilastra

Valora este artículo

  • Actualmente2.82/5

2.8/5 (11 votos)