Plaza de la Alameda de Hércules (Sevilla)

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Columnas de la Alameda de Hércules.

La plaza de la Alameda de Hércules es un importante paseo de Sevilla, cercano por un lado al río Guadalquivir y al barrio de «La Macarena», y por el opuesto situado cerca del centro comercial de la ciudad.

Situación

Conforma el límite occidental del barrio de la Feria, al que pertenece, en el distrito Casco Antiguo, siendo a su vez el lado oriental del barrio de San Lorenzo, en tanto que su extremo más septentrional pertenece al de San Gil.

Con una orientación Norte-Sur, tiene unos 1.220 metros de perímetro y ocupa una extensión de aproximadamente 3,3 hectáreas; su longitud es de 480 m y su anchura de 80 m.

Historia

La historia de la Alameda comenzó, según una leyenda no documentada, cuando tras ser designado Leovigildo en 584 para reinar, al año siguiente (585) su hijo Hermenegildo se convirtió al catolicismo -frente al arrianismo de reyes anteriores- y se autoproclamó rey en la ciudad, sublevándose contra su padre. Leovigildo hizo cambiar el curso del Guadalquivir, cortando el paso de agua al brazo menor del río que circulaba por la actual Alameda de Hércules a fuerza de obstaculizar su paso para provocar la sequía a los habitantes de la ciudad, quedando en su lugar una laguna de agua estancada junto a las primitivas murallas de origen romano, esta laguna, quedaría intramuros, al ampliarse la muralla en época almorávide (siglo XI).

Es el jardín público más antiguo de Europa, ya que el paseo del Prado de Madrid, de 1570, se remodelaría en el siglo XVIII por completo. El hispalense servirá de modelo para muchos otros y en él se inspirarían la alameda de San Pablo de Écija (1578), la alameda Central de México (1592) y la alameda de los Descalzos de Lima (1611) por ejemplo[1].

Antiguo brazo del río, la Alameda data del año 1574. En esta fecha el conde de Barajas, Francisco Zapata de Cisneros, drenó con acequias estos terrenos donde se iba a construir la alameda, que normalmente eran pantanosos (por las frecuentes crecidas del río), los pobló con hileras de árboles frondosos y los adornó con estatuas y bellas fuentes que surtían a la población con agua procedente de la Fuente del Arzobispo. Nombró a un alguacil que lo vigilara; encomendando el riego y limpieza a los aguadores que vendían el agua de gran calidad de las fuentes.

León con escudo sobre una de las columnas del fondo.

Uno de sus extremos los adornó en 1578 con dos columnas sacadas de un templo romano dedicado a Hércules que existió en la calle Mármoles y encontrados durante unas excavaciones para restaurar una vivienda, sobre ellas se colocaron dos esculturas, de Julio César (restaurador de Híspalis) y Hércules (mítico fundador de la ciudad), obras ambas de Diego de Pesquera.

A pesar de la muralla y de las infraestructuras de drenaje acometidos, la Alameda siguió constituyendo una de las zonas más inundables de la ciudad, por su cercanía al río y por su baja cota. A título de ejemplo en el año 1649, año de la fatídica epidemia de peste que asoló Sevilla, se relata que la Alameda estaba tan inundada que se navegaba por ella con barcos[2].

En el otro extremo, en 1764, se colocaron otras dos columnas rematadas cada una con un león y un escudo, heráldica representando en una a España y a Sevilla en la otra, obras del escultor portugués Cayetano da Costa.

En 1876 los pedestales de las columnas se protegieron del público con verjas. En 1885 fue colocada junto a las columnas de los leones una fuente de mármol, conocida popularmente como «la Pila del Pato», que se encontraba desde 1850 en la plaza de San Francisco, detrás del ayuntamiento. Esta fue luego trasladada a la plaza de San Leandro, donde actualmente se encuentra.

En sus cercanías, en la calle dedicada a Francisco Zapata de Cisneros, estuvo la casa natal del escritor romántico Gustavo Adolfo Bécquer.

Fue un concurrido paseo hasta el siglo XVIII. A finales del siglo XIX, la Alameda presentó su mejor estado siendo convertida en un paseo lleno de teatrillos, puestos y quioscos. Llegaron a haber hasta ocho quioscos, de estilo afrancesado, que en 1910-1911 el alcalde de Sevilla impulsaría, y que darían un mayor auge a la Alameda al dedicarse a la venta de bebidas y no sólo de agua, pero que desaparecerían tras la Guerra Civil; marcando el período entre 1939 y 1954 el de la mayor decadencia de este paseo[3].

En el siglo XX se remozaron sus elementos ornamentales, incorporándose en 1968 un «monumento a la Niña de los Peines», obra del escultor Antonio Illanes Rodríguez, y en 1991 erigiéndose otro a «Manolo Caracol», siendo su autor Sebastián Santos Calero. Actualmente no representa la grandiosidad de lo que sería en su primera época.

Allí se puede acudir a la Casa de las Sirenas, palacete de estilo francés del siglo XX, llamado así por las grandes estatuas de estos seres mitológicos que en su día flanqueaban la entrada al recinto. Convertido hoy edificio municipal y utilizado como centro cívico para efectuar exposiciones y otras muestras similares, su original fachada se levanta frente al paseo.

Ha desaparecido el famoso mercadillo de los domingos (1975-2004) que ya no concentra a los habituales vendedores ambulantes que durante muchos años se hacían coincidir en este sitio de Sevilla, habiendo desplazado su ubicación a otro punto de la ciudad, el Charco de la Pava. Por contra en el siglo XXI se realiza por diciembre un mercado navideño. Por la noche es animada zona de copas y restaurantes, estando casi completamente desaparecida la prostitución por la que fue famosa durante mucho tiempo.

Detalle de la Alameda.

En enero de 2009, y después de tres años de obras de remodelación, la veterana Alameda de Hércules de Sevilla se volvió a abrir al público, reinaugurada oficialmente el 20 de diciembre de 2008, ahora con un pavimento de baldosas de colores que sustituye al anterior piso de albero, y todo un mobiliario urbano renovado que incluye desde las farolas hasta los bancos, las fuentes o las pérgolas. Además se ha aumentado la zona peatonal y de paseo, así como el número de árboles que le dan sombra a lo largo de sus amplios paseos.

La Alameda se presenta como un espacio urbano peculiar y atractivo, muy concurrido, con multitud de terrazas de bares, cafeterías y lugares de copas, tanto a un lado como a otro. Refugio de bohemios y artistas, es éste un lugar adecuado para relacionarse y conocer gente nueva, siendo fácil encontrarse con grupos de músicos, estudiantes de arte, teatro, fotógrafos o escritores, que tienen aquí su lugar favorito.

Referencias

  1. La Alameda de los Descalzos de Lima y su relación con las de Hércules de Sevilla y la del Prado de Valladolid, María Antonia Durán Montero. En: III Jornadas de Andalucía y América. La Rábida, 1984.
  2. Los extranjeros en la vida española durante el siglo XVII y otros artículos, Antonio Domínguez Ortiz. Diputación de Sevilla. ISBN 84-88603-24-X.
  3. Aquella Alameda de Hércules del 900. Diario de Sevilla, 20 de abril de 2008.

Mapa de situación

Enlaces externos


El contenido de este artículo incorpora material de una entrada de Wikipedia, publicada en español bajo la licencia CC-by-sa.

Especial:Contributors/Plaza de la Alameda de Hércules (Sevilla)

Valora este artículo

  • Actualmente4.00/5

4.0/5 (10 votos)