Convento de San Clemente (Sevilla)

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Portada exterior de acceso al compás del convento.

El Convento de San Clemente de Sevilla, o Real Monasterio de San Clemente, es un monasterio de la Orden del Císter situado en la calle Santa Clara.

Historia

Fue fundado en 1248 por Fernando III el Santo, que habiendo entrado sus tropas en la ciudad de Sevilla un 23 de noviembre, festividad de San Clemente, convino erigir un monasterio dedicado al Pontífice. Por tanto, este monasterio sevillano de más de setecientos cincuenta años de vida se sitúa hasta el día de hoy en el mismo enclave desde su inicio. El Rey Santo decidió que la orden monástica del Císter femenino ocupara este nuevo monasterio, debido probablemente a que en aquellos momentos ésta era la orden que aparecía más ligada a la familia real. La primera abadesa de la que existen evidencias fue una señora llamada Doña Gontrueda Ruiz de León, con la que posiblemente se iniciara la vida de este cenobio femenino.

Este convento de importancia y relevancia suficiente, siempre ligado a la corona y al arzobispado, recibirá en su claustro a las más importantes damas de la sociedad sevillana de los siglos medievales. Tanto es así, que el convento terminó siendo escogido como Panteón real, iniciándose en ello con la infanta castellana Doña Berenguela, hija primogénita de Alfonso X, quien fue enterrada aquí y descansa eternamente en el monasterio. Medio siglo después, la reina de Castilla Doña María, esposa del rey Alfonso XI y madre del rey Pedro I, siguió las pasos de Doña Berenguela, puesto que también descansa en el Convento sevillano de San Clamente. También Doña Beatriz de Castilla que, no obstante, sería la última en ordenar su entierro mediante testamento en la citada Iglesia del convento.

A finales del siglo XVI se realiza una ampliación en el convento, pues había que hacer una nueva iglesia más acorde y suficiente en tamaño para el número de religiosas, de manera que ésta pudiera cubrir sus necesidades. Esta remodelación es indicador de la importancia del monasterio, que no solo se observa relevante en los siglos medievales, si no que también se mantiene así durante los siglos posteriores.

Arquitectura

Atrio porticado de entrada a la iglesia desde el compás.

Arquitectónicamente es un conjunto heterogéneo de edificaciones, construidas en diferentes épocas y estilos, desde el siglo XVI al XVII. En el monasterio se describen dos hechos diferenciables, las salas de exposiciones y la iglesia; una iglesia a la que se accede a través de un extenso y tranquilo compás con atrio porticado y recorrido por naranjos, damas de noche y jazmines, y donde se concentra la mayor parte del rico patrimonio artístico del monasterio.

Durante el siglo XIII la iglesia primitiva estaba en las dependencias más próximas a la actual calle de Santa Clara, pero en la centuria siguiente, y por necesidades de ampliación de las estancias monásticas, se pasa a la zona donde se encuentra hoy, realizándose un nuevo templo, el actual, que se acaba en el año 1588, siendo consagrada el 30 de septiembre, durante el reinado de Felipe II.

De una sola nave y dimensiones excepcionales como iglesia de un convento, se encuentra cubierta por un magnífico artesonado mudéjar de cinco paños, observándose también paramentos cubiertos en su parte inferior por un conjunto de azulejería cerámica pintada y una valiosa cubierta de madera en el Coro Bajo, obra posterior del siglo XVII.

Exteriormente cuenta con una de las mejores espadañas de la ciudad de Sevilla, un soberbio ejemplar barroco de dos cuerpos de altura y cuatro vanos, profusamente decorado con pilastras, frontones curvos y menudos pináculos, cuyo color blanco contrasta con los tonos pardos de la cubierta de donde emerge.

Obras de arte

Una de las joyas que encontramos en el convento, es el Retablo Mayor, que consta de sotobanco y banco, dos pisos de tres calles y un ático. Levantado por los hermanos Felipe y Gaspar de Ribas, puede considerarse como una de las mejores creaciones barrocas sevillanas.

El resto de los retablos de la iglesia del convento de San Clemente, a excepción de uno dieciochesco, son del siglo XVII.

La riqueza artística que ostenta el convento se reparte entre relieves, lienzos, pinturas, esculturas y motivos ornamentales de diversas épocas y artistas, tales como Juan Martínez Montañés, Gáspar Núñez Delgado, Francisco de Ocampo, Francisco Pacheco, Francisco de Paula Escribano o Lorenzo Barba Figueroa entre otros tantos.

Otros tesoros conforman la rica colección de orfebrería existente en el monasterio, en la que destacan un copón de plata dorada, joya gótica del siglo XIV, un portaviático de plata y plata dorada que data en 1829, o un ostensorio de oro, plata dorada y perlas, obra de Miguel María Palomino realizado entre 1813 y 1825.

Mapa de situación


El contenido de este artículo incorpora material de una entrada de Wikipedia, publicada en español bajo la licencia CC-by-sa.

Especial:Contributors/Convento de San Clemente (Sevilla)

Valora este artículo

  • Actualmente3.20/5

3.2/5 (10 votos)