Iglesias gótico-mudéjares de Sevilla

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Iglesia de Santa Marina, ejemplo singular de las iglesias gótico-mudéjares de Sevilla por ser una de las menos modificadas.

Iglesias gótico-mudéjares de Sevilla.

Contenido

Introducción

Sevilla llegó a tener una importancia excepcional durante la Edad Media, así como también una gran población, pues no en vano la ciudad fue elegida en Al-Andalus como sede de la capital del imperio de los Almohades, una poderosa tribu del norte de África que toma el relevo sobre los Almorávides en el mando del territorio islámico en la península Ibérica durante los siglos XII y XIII.

El perímetro urbano de Sevilla era muy extenso en 1248, año en el que se produce su reconquista por las fuerzas cristianas al mando de Fernando III el Santo, quien se encontraría con una enorme ciudad dotada de un notable número de mezquitas repartidas por todo su interior; mezquitas que en un primer momento y como medida de urgencia serían consagradas de inmediato al culto cristiano para el uso religioso de la población resultante tras el nuevo marco social y político surgido a partir de la toma de la ciudad.

Detalle del tramo exterior mudéjar de la Iglesia de Santa Catalina.

Según algunos autores, el gran despegue del mudéjar de las iglesias sevillanas comienza a partir del terremoto del 24 de agosto de 1356 -aquél en el que las santas Justa y Rufina aguantaron la Giralda, según la iconografía tradicional-, que provocó el desplome de la mayor parte de las veinticuatro parroquias de la ciudad, que hasta entonces eran sencillamente las viejas mezquitas existentes, bendecidas y "cristianizadas". [1]

Así, estas mezquitas se irían reemplazando paulatinamente por las nuevas iglesias cristianas; pero éste era un momento todavía poco apropiado para acometer costosas empresas constructivas, por lo que se aprovecharía parte de las construcciones existentes, el bajo coste de materiales "pobres" como el ladrillo, la madera o el yeso, y la abundante mano de obra de su población mudéjar (población de origen musulmán que decide convertirse al cristianismo para no ser expulsada de la ciudad).

Surge así un nuevo tipo de iglesias, las denominadas gótico-mudéjares, que combinan la tradición islámica local con el arte gótico que aportan los vencedores llegados desde las tierras de Castilla. Son iglesias pequeñas y modestas que se levantan desde la segunda mitad del siglo XIII y hasta el siglo XV, y de las que afortunadamente nos han quedado muchos buenos ejemplos, algunos lógicamente muy modificados por las distintas transformaciones realizadas a lo largo de los siglos y hasta nuestros días.

Emparentadas con el magnífico grupo de las iglesias fernandinas surgido en Córdoba en condiciones similares, las iglesias gótico-mudéjares de Sevilla cuentan con unas características propias que las hacen fácilmente reconocibles.

Características

Planta

La planta de estas iglesias se caracteriza por ser de forma rectangular alargada y suelen presentarse inicialmente aisladas, con sus cuatro fachadas vistas. Cuentan siempre con un total de tres naves, siendo la central más ancha y alta que las laterales, sobresaliendo en ellas el ábside del cuerpo central, profundo y alargado, de planta poligonal y generalmente precedido por un tramo rectangular inicial.

Estructura

La estructura de las iglesias gótico-mudéjares sevillanas está constituida siempre por gruesos muros de ladrillo que se levantan cerrando todo su perímetro y también en sus pilares centrales que, de planta rectangular o cruciforme, se organizan según dos hileras paralelas al eje longitudinal de la iglesia.

También son muy característicos de estas iglesias los altos y esbeltos arcos apuntados que, de acuerdo con el estilo gótico, se apoyan sobre ellos para soportar sus cubiertas.

No quedan muchos casos donde pueda verse el aspecto original de estas iglesias, pues muchas fueron "modernizadas", especialmente durante el período barroco, como sucedió con la Iglesia de San Isidoro, a la que se le dotó de una hermosa cúpula barroca delante del presbiterio.

No obstante existen algunos muy buenos ejemplos de estas iglesias donde el gótico-mudéjar sevillano se muestra soberbio, dejando ver todo el esplendor de sus mejores tiempos, como ocurre en la iglesia de San Esteban, tras la restauración a que ha sido sometida en los últimos años del siglo XX.

Ábside

Ábside poligonal y almenado de la Iglesia de Omnium Sanctorum.

Situados en la cabecera de la nave central, y acabada en planta poligonal, sobresale del resto del cuerpo de la iglesia. Presenta robustos contrafuertes en sus ángulos y altas ventanas ojivales geminadas en el centro de sus paños.

Como elemento característico, suelen contar con un remate almenado, presentando así un cierto aspecto defensivo y militar. Magníficos ejemplos de ello puede verse en las iglesias de San Andrés, Omnium Sanctorum, San Esteban o San Pedro.

Cubierta

Armadura con tirantes en la iglesia de San Pedro.

Las cubiertas se resuelven de forma muy distinta, intencionadamente, para las naves o cuerpo general de la iglesia y para su Capilla Mayor o ábside. Así, para las tres naves de la iglesia se recurre a la popular y modesta armadura de madera, que se resuelve a dos aguas o en forma de artesa para la central, situada a mayor altura, y a una sola agua o pendiente para las laterales, a menor altura.

En claro contraste con esto, la Capilla Mayor se cubre siempre con una fuerte estructura de bóveda nervada, de estilo ojival o gótico, realizada en piedra tallada; simbolizando con ello la importancia especial de este recinto, y que por cuestiones religiosas se trataba de distinguir de la modesta armadura sobre ladrillo usada en las soluciones islámicas.

Esta capilla mayor generalmente muy profunda, suele presentar dos tramos: el primero de planta rectangular, cubierta por bóveda de crucería, y el siguiente de planta poligonal de cinco lados, cubierto por bóveda con nervios que parten de cada vértice del polígono. Reforzando las uniones, suele aparecer el espinazo o nervio longitudinal que corre longitudinalmente uniendo las claves de las bóvedas.

Capillas

Cúpula mudéjar sobre trompas en Santa Marina.

Es frecuente encontrar en los laterales de estas iglesias pequeñas capillas adosadas, generalmente de planta cuadrada.

Capilla en la iglesia de San Isidoro.

La cubierta de estas capillas suele quedar solucionada a través de una cúpula semiesférica, a veces rebajada, que se apoya en los muros mediante trompas, que son pequeñas ménsulas triangulares en forma de abanico que, situadas en los ángulos y centros de los muros, sirven para pasar de la planta cuadrada a la octogonal.

Suelen quedar revestidas interiormente por una delicada decoración de claro corte mudéjar, generalmente con motivos de lacería, pequeños dibujos en relieve de temas geométricos que se entrelazan indefinidamente cubriendo toda su superficie.

Las Iglesias de Santa Marina, de San Pedro o de San Isidoro, entre otras, cuentan con capillas de este tipo, cubiertas con cúpulas revestidas con decoración de lacería, de fuerte sabor mudéjar.

Fachadas

Fachada principal de Santa Catalina.

Estas iglesias suelen presentarse exentas, por lo que cuentan con sus cuatro fachadas vistas. Éstas, como un paramento más de su estructura, están realizadas en ladrillo y son de muy sencilla composición. Son especialmente sobrias, sin elementos decorativos relevantes, y en ellas sólo rompen su monotonía las sencillas ventanas, generalmente enmarcadas en alfiz, y las portadas.

La fachada principal, situada a los pies, refleja al exterior la estructura interna del templo, tanto en las alturas escalonadas de sus tres naves como en las pendientes inclinadas de sus cubiertas, y suele presentar uno o tres pequeños rosetones góticos para la iluminación natural del interior del templo.

Algunas de estas iglesias aún mantienen sus fachadas completas con el ladrillo original a la vista, quizás las menos (Santa Marina, San Marcos...), pues en muchos casos sus paramentos exteriores han sido revocados en épocas posteriores con mortero y acabados finalmente con pintura.

Portadas

Portada de los pies de la Iglesia de San Esteban.

Las portadas de estas iglesias, realizadas en piedra tallada, de pequeñas dimensiones y con arquivoltas de arcos apuntados, suelen ser siempre dos: una principal a los pies de la iglesia y otra sobre uno de los laterales.

Se presentan adelantadas sobre el paramento general de ladrillo, con algún arco exterior labrado con los clásicos dientes de sierra o puntas de diamante, y enmarcadas en alfiz rectangular.

En algunos casos la portada principal muestra una decoración mudéjar especialmente interesante, combinando elementos decorativos en ladrillo -con dibujos de rombos verticales sebka sobre arcos ciegos entrelazados- con otros de piedra tallada como los canes superiores con forma de cabeza de león que sostienen el tejaroz con que se protegen, o las figuras de santos sobre peana y con doselete que presentan a ambos lados de la puerta.

Afortunadamente nos han quedado preciosas portadas de este tipo, unas más sencillas y otras más elaboradas, cuyo ejemplo más completo y artístico es sin duda el de la Iglesia de San Esteban.

Se muestran, a continuación, algunas de estas portadas gótico-mudéjares de Sevilla:

Torre

Espléndida torre mudéjar de la Iglesia de San Marcos.

Situada generalmente a los pies de la fachada principal, las torres de las iglesias gótico-mudéjares de Sevilla suelen aprovechar los alminares de las anteriores mezquitas que previamente existieron en el solar para colocar sobre ellas el cuerpo de campanas, al igual que se hizo luego con la gran Mezquita Mayor de la ciudad y La Giralda.

En algunos casos, no obstante, estas torres no fueron objeto de esa frecuente ampliación, como ocurre en las Iglesias de Santa Marina y de Santa Catalina, con lo que su imagen actual será muy similar a la que tendrían todas ellas en su época originariamente.

Realizadas completamente en ladrillo, se presentan generalmente con planta cuadrada y notable esbeltez, y muestran en sus sobrios paramentos las clásicas ventanas mudéjares con arcos de herradura enmarcadas en alfiz.

En los casos más interesantes es de admirar la delicada labor decorativa de paños de sebka que aparecen en algunos de sus paramentos, como ocurre en el caso de la de las Iglesias de San Marcos y de Omnium Sanctorum.

Algunos ejemplos de torres en estas iglesias:

Iglesias

Una relación no exhaustiva de las principales iglesias parroquiales gótico-mudéjares de Sevilla es la siguiente:

También en los conventos de clausura se encuentran iglesias mudéjares, aunque su tipología cambia respecto a las parroquiales.

Referencias

  1. Entrevista con el Manuel González Jiménez. Medievalista y profesor emérito de la Universidad de Sevilla Luis Sánchez Moliní. Diario de Sevilla, 20 de enero de 2014

Bibliografía

  • Una arquitectura para el culto. Teodoro Falcón Márquez. En Sevilla Penitente. Tomo I. Editorial Gever, S.A. Sevilla, 1995.

Mapa de situación

Principales editores del artículo

Valora este artículo

2.7/5 (10 votos)