Patrocinio López

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar

Patrocinio López está considerada por algunos autores como una de las más importates bordadoras que han trabajado para la Semana Santa sevillana, gracias a su interesante labor artística y profesional que realiza para algunas conocidas cofradías de Sevilla a lo largo de la segunda mitad del siglo XIX.

Trabajó en su taller, uno de los más activos de aquella época, que estaba situado en la antigua calle del Mar, hoy García de Vinuesa.

Además de excelente bordadora fue también una devota cofrade que llegó a donar parte de sus honorarios a la propia hermandad para la que trabajaba, como consta en documento de 1852 por el que da en limosna una considerable cantidad de dinero correspondiente a sus trabajos realizados para la Hermandad de Pasión de esta ciudad.

Nuestro Padre Jesús de la Pasión de Sevilla, con la "túnica de las hojas de acanto" realizada por Patrocinio López (1865-1869).

Precisamente para esta Corporación comienza sus trabajos en 1847 realizando el manto de estrellas para su Dolorosa, en terciopelo negro decorado con estellas y ancha cenefa, y continuando luego con otras labores para la misma Hermandad hasta 1872, casi ininterrumpidamente.

La saya de esta Virgen, acabada y estrenada en el año 1850 produjo en fuerte impacto en la Semana Santa de ese año, quedando constancia de ello en el Libro de Actas de la propia Hermandad que lo refiere como el más vistoso de cuantos hicieron estación de penitencia ese año. A partir de entonces Patrocinio se convierte en la bordadora oficial de la Corporación, acabando en 1852 la túnica y capa de san Juan Evangelista, y dos años después el Simpecado que aún conserva la Hermandad. En 1858 comienza el bordado de un nuevo manto para la Virgen, cuyo trabajo pasó por tantas dificultades económicas que hubo de recurrirse a rifas y sorteos, e incluso se solicitó directamene ayuda a la reina Isabel II. El manto fue estrenado en 1864 siendo calificado entonces como el más importante de Sevilla.

Después realizó bordados de paños y banderolas de bocinas, nueva indumentaria de San Juan y nueva túnica del Señor, una pieza espectacular conocida como la túnica "de las hojas de acanto" (1865), cuya ejecución se retrasó debido al intenso trabajo en marcha dentro del taller, quedando acabada en el año 1869[1]. Con el traslado de la Hermandad desde la desaparecida parroquia de San Miguel hasta la iglesia del Salvador, se demoraron también los pagos. Con el bordado del ropón del Cirineo en 1870 se cierran finalmente los trabajos para esta Hermandad.

Anteriormente, en 1868, Patrocinio López bordó el manto, la saya y el techo del palio de la Virgen de la Concepción de la Hermandad de El Silencio. Sobre terciopelo morado, solo se conserva hoy la saya, bordado con grandes hojas de cardo de distribución simétrica mezcladas con canutillos y tallos y hojas pequeñas.

Un año más tarde, también bordó en oro a realce una hermosa túnica para la imagen del Cristo de la misma Hermandad, con dibujo asimétrico que incluye hojarascas, cardinas, tallos y flores, que imprimen a la obra un marcado simbolismo pasionista.

Diez años después, en 1879, realiza los bordados del manto de la Virgen de Loreto de la Hermandad de San Isidoro, que en 1944 pasó a ser propiedad de la Hermandad de las Penas de San Vicente. Este manto fue pasado a nuevo terciopelo en 1995 en el taller de los Sobrinos de Caro y estrenado por la Virgen de los Dolores en 1995.

En 1881 bordó un interesante palio para la Virgen del Refugio de la Hermndad de San Bernardo, que fue conservado por esta Corporación hasta el año 1903.

En el año 1885 Patrocinio borda el palio de terciopelo negro para la Virgen de Loreto, a juego con el manto; palio que pasó en 1936 a la Hermandad de las Penas de San Vicente, y más tarde, en 1957, a la Virgen de las Tristezas de la Hermandad de la Vera Cruz. El palio es del tipo "de cajón" con un diseño claro y simétrico en las bambalinas. Para esta Dolorosa fueron suprimidos los bordados de su interior y también su crestería original.

Caso especial fueron los bordados realizados para la Hermandad de Montserrat, que a mediados del siglo XIX alcanza especial auge al quedar asociada a los Montpensier, pues Luisa Fernanda de Borbón y Antonio de Orleans son nombrados hermanos mayores perpetuos en 1851 y la reina María Amelia protectora y camarera perpetua dos años después. Ello propició que la Hermandad contratara con los mejores artesanos de la ciudad nuevo ajuar y ornamentos. Así, en 1855 Patrocinio borda las caídas exteriores del palio y en 1866 el espectacular manto de su titular Nuestra Señora de Montserrat sobre terciopelo francés azul bordado en oro. En él figura el gran collar de Carlos III y el toisón de oro, con un centro salpicado de leones y castillos y flores de lis, todo ello en gran relieve. Este valioso manto sufrió serios daños en un incendio fortuito, siendo restaurado en 1900. En 1912 se estrenó el pasado de los bordados a nuevo terciopelo y en 1969 Esperanza Elena Caro lo restauró y pasó a nuevo terciopelo azul; siendo restaurado una vez más en 1994 por Piedad Muñoz.

Referencias

  1. "Ajuar de Nuestro Padre Jesús de la Pasión", hermandaddepasion.org

Bibliografía

  • Esplendor y simbolismo en los bordados. Antonio Mañes Manaute, en: Sevilla Penitente, volumen III. Editorial Gever, S.A., Sevilla 1995.

Especial:Contributors/Patrocinio López

Valora este artículo

  • Actualmente1.40/5

1.4/5 (5 votos)