Pacem in terris   

Nuestro Padre Jesús de la Pasión (Sevilla)

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
«Nuestro Padre Jesús de la Pasión» en su altar de plata de la Capilla Sacramental de la iglesia del Salvador.

«Nuestro Padre Jesús de la Pasión» de Sevilla es una escultura procesional titular de la Hermandad de Pasión de esta ciudad.

Historia

La Hermandad y Cofradía de la Sagrada Pasión de Nuestro Redentor Jesucristo, con sede en el convento Casa Grande de la Merced de Sevilla, encargó la hechura de su Cristo titular al célebre escultor Juan Martínez Montañés hacia los años 1610 - 1615. La primera referencia histórica de esta talla es debida a fray Juan Guerrero, quien hacia 1615 ingresa en la Orden Mercedaria, residiendo en el convento donde también lo hacía esta corporación.

Más adelante Antonio Palomino en 1724 confirma esta autoría y la ensalza al extender la leyenda de que el propio autor, cuando sacaban esta sagrada imagen en Semana Santa, salía a verla por distintas calles diciendo que «era imposible que él hubiese realizado tal portento».

Grabado de «Nuestro Padre Jesús de la Pasión con el Cirineo» de Antonio Montero (1846).

La atribución a Montañés se mantiene en el Ochocientos y en el siglo XX cuando el investigador Celestino López Martínez lo sostiene, sugiriendo en 1939 que un cuñado de Montañés, el mercedario fray Juan de Salcedo y Sandoval, de gran predicamento en la Orden, pudo haber sido el intermediario entre el escultor y la Hermandad. Desde esa fecha todos los estudiosos del tema de una u otra manera han reforzado la autoría de este Cristo como obra de Montañés.

Documentalmente se sabe que esta imagen de Nazareno ya recibía culto en 1619, por lo que Heliodoro Sánchez Corbacho lo fecha en 1618, aunque José Hernández Díaz lo adelanta algo, datándolo entre los años 1610 y 1615.

Desde el principio este Nazareno procesionó siempre acompañado de la figura de «Simón de Cirene», pero a partir de 1974 lo hace ya en solitario.

Descripción

Nuestro Padre Jesús de la Pasión de Sevilla, en su paso procesional, montado con motivo del Viacrucis del Año de la Fe.

Se trata de una obra tallada minuciosamente en madera en su integridad escultórica, de 1,64 metros de altura.

Representa a Cristo caminando hacia el Calvario, apoyando con fuerza el pie izquierdo en el suelo, mientras que el derecho apenas lo roza con el primer dedo, en un virtuoso equilibrio inestable propio de la estatuaria manierista.

Su rostro, de líneas muy clásicas, cuenta con una enorme fuerza expresiva, alejada de la concepción idealizada del «Cristo de la Clemencia» y transformada en una imagen capaz de transmitir el sufrimiento humano. Por ello se ha llegado a sostener que Montañés, influido por su propio discípulo Juan de Mesa, realizó esta talla procesional agudizando el claroscuro y aumentando su dramatismo como obra que era para ser vista en la calle, y no de oratorio.

La policromía presumiblemente es obra de Pedro Pacheco y refuerza el gran naturalismo que transmite la imagen.

Restauraciones

Espléndido retablo barroco donde se venera la imagen de «Nuestro Padre Jesús de la Pasión», en la Capilla Sacramental del Salvador.

A lo largo de su historia han sido varias las imágenes de «Cirineo» que han acompañado a esta talla de «Jesús de la Pasión». Entre ellas la adquirida en 1884 y procedente de la Casa Profesa de la Compañía de Jesús. Años más tarde, en 1950, José Manuel Rodríguez Fernández-Andes facilitó a la Corporación una interesante cabeza que procedía de los agustinos de Córdoba atribuida a Juan de Mesa, para la que el propio Fernández Andes realizó el candelero. Esta imagen de «Cirineo» procesionó hasta 1970 cuando fue sustituida por una talla completa de Sebastián Santos Rojas. En 1974 una nueva restauración aconsejó la supresión transitoria de esta efigie porque dañaba los ensambles del Nazareno debido a la rigidez con que la cruz era portada por ambas imágenes.

En 1841 el escultor Cesáreo Ramos sustituyó uno de los dedos del Nazareno; en 1900 Manuel Gutiérrez Reyes y Cano la restauró, aunque no sabemos el alcance de esta intervención; en 1916 Carlos González de Eiris talló un trozo de la cabellera y restauró dos dedos; y en 1974 Francisco Peláez del Espino realizó un resanado integral de la imagen y afianzó los ensambles con nueva fijación en la peana, reencarnándose por entonces además el torso del Nazareno. Como ya se ha dicho, a raíz de esta intervención (1974) se decidió la supresión transitoria del «Cirineo», procesionando el Cristo en solitario como hasta ahora.

Sede

Vista del espléndido paso procesional del «Cristo de Pasión» de Sevilla.

«Nuestro Padre Jesús de la Pasión» recibe culto en el valioso retablo de plata fechado en 1753 que preside la Capilla Sacramental de la iglesia del Salvador de Sevilla, un grandioso templo barroco que se encuentra situado en la céntrica plaza del mismo nombre, justo donde se ubicó la primera Mezquita Mayor de la ciudad.

Salida procesional

Realiza su salida procesional acompañando a su Hermandad en estación de penitencia desde su sede hasta la Santa Iglesia Catedral en la noche del Jueves Santo de la Semana Santa sevillana.

Paso procesional de plata del «Nuestro Padre Jesús de la Pasión», obra de Cayetano González Gómez de 1943, expuesto en el interior del Salvador.

Procesiona en un espléndido paso de Misterio que fue diseñado y realizado por el orfebre Cayetano González Gómez en el año 1943; una de las más importantes obras de la orfebrería sevillana del siglo XX.

Se trata de una suntuosa pieza que combina la madera dorada con el marfil y la plata, que fue acabado en su totalidad en el año 1946. Destacan en él las cuatro capillas que presenta en el centro de cada lado y los faroles esquineros de sección octogonal contratados por el propio Cayetano González el 14 de abril de 1945 y acabados cuatro años después[1].

Le sigue en su procesionar por la calle la imagen de «Nuestra Madre y Señora de la Merced», en paso de palio, cotitular asimismo de la Hermandad.

Referencias

  1. Estación de penitencia: El paso del Señor. Archicofradía Sacramental de Pasión.

Bibliografía

  • Cuando Cristo pasa por Sevilla: escultura, iconografía y devoción, Juan Manuel González Gómez. En: Sevilla Penitente, volumen II. Editorial Gever, S.A., Sevilla, 1995.

Especial:Contributors/Nuestro Padre Jesús de la Pasión (Sevilla)

Valora este artículo

3.8/5 (6 votos)