Plaza de San Lorenzo (Sevilla)

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Plaza de San Lorenzo de Sevilla.

La plaza de San Lorenzo de Sevilla se encuentra situada en el centro histórico de la ciudad, dentro de su distrito Casco Antiguo, en el límite entre los barrios de San Lorenzo y de San Vicente.

Su Código Postal es el 41002.

Contenido

Descripción

Tiene unos 200 metros de perímetro y un área aproximada de 2.000 m². A ella confluyen las calles Eslava desde el norte, por el este Conde de Barajas, por su lado sur Cantabria y Cardenal Spínola, y por el oeste Juan de Rabadán.

Es sin duda una de las plazas más apacibles y acogedoras de la ciudad, y también una de las de mayor sabor cofrade en tiempos de Semana Santa.

Alejada del bullicio de los centros comerciales y de los excesos del tráfico rodado, la plaza se presenta como un espacio agradable y tranquilo, dotada de unas proporciones ajustadas y de una escala adecuada, rodeada de edificaciones que en su variedad no desentonan entre sí.

Sombreada por altos y bien copados plataneros que bordean su perímetro, en el interior de la plaza se levantan algunas viejas palmeras, mientras que por el centro se distribuyen varios bancos que invitan al descanso.

A esta emblemática plaza dan sus fachadas dos templos de estilos muy distintos. Así, uno de sus frentes lo ocupa en su totalidad un lateral de la veterana iglesia de San Lorenzo, que se continúa en el lado siguiente con la fachada de la más moderna basílica y la casa de hermandad del Gran Poder.

Y como ambos templos están directamente relacionados con la imagen de Jesús del Gran Poder de Sevilla, la plaza acoje en su interior el monumento con el que la ciudad le rinde honores a su autor, el escultor Juan de Mesa.

La plaza es además lugar donde se exhiben diversos retablos cerámicos de tipo religioso y algunas placas conmemorativas en memoria de otros personajes importantes o populares.

Puntos de interés

Iglesia de San Lorenzo

Fachada de la iglesia de San Lorenzo presidiendo la plaza.

Templo perteneciente al grupo de las iglesias gótico-mudéjares de Sevilla fundado en el siglo XIII y posteriormente remodelado en los siglos XVII, XVIII y XIX.

Inicialmente con las tres naves habituales de las iglesias de la época, las importantes reformas y ampliaciones a que fue sometida a lo largo del tiempo han dado como consecuencia transformaciones de gran entidad, entre las que destacan su ampliación a lo ancho en dos nuevas naves laterales más hasta llegar al número de cinco, y la creación de una importante serie de capillas, dando todo ello lugar a un templo de planta irregular.

Con una elegante portada manierista levantada en el centro de su fachada a esta plaza hacia 1625 por el arquitecto López Bueno, el frente de la iglesia presenta distintos retablos cerámicos alusivos a las imágenes titulares de las distintas Hermandades que están o han estado alojadas en ella.

Actualmente en este iglesia está constituida la sede canónica de distintas Hermandades, y en especial las de El Dulce Nombre y La Soledad que procesionan en la Semana Santa.

Basílica del Gran Poder

Artículo principal: Basílica del Gran Poder
Fachada a la plaza de la basílica del Gran Poder.

Iglesia cuya construcción está inspirada en el famoso panteón romano de Agripa, aunque su planta no es circular, sino ligeramente elíptica.

Sin columnas ni apoyos intermedios, la cubierta del templo está constituida por una enorme cúpula que aparece decorada con amplios casetones cuadrados en bandas horizontales, quedando rematada superiormente por una linterna que le proporciona una tenue luz natural.

De vibrantes líneas neobarrocas, su estrecha fachada al exterior se reduce sólo a su portada, majestuosa, formada por una puerta adintelada que aparece flanqueada entre columnas de fuste estriado y cobijada bajo un alto y bello hueco acabado en arco de medio punto que enmarcan pilastras cajeadas con figuras geométricas talladas en su fuste.

Esta basílica fue construida en el año 1965 para nueva sede de la Hermandad de Jesús del Gran Poder, y en su interior se venera la extraordinaria talla de Nuestro Padre Jesús del Gran Poder, «El Señor de Sevilla», obra emblemática del escultor Juan de Mesa.

Monumento a Juan de Mesa

Monumento a Juan de Mesa.

Situado a uno de los lados de la plaza se encuentra el monumento levantado a Juan de Mesa, una obra realizada por el escultor sevillano Sebastián Santos Calero, quien resultó ganador del concurso convocado para dicho fin conjuntamente por la Hermandad del Gran Poder y una entidad bancaria.

La obra fue inaugurada en el año 2005, asistiendo al acto entre otras personalidades el arzobispo hispalense Carlos Amigo Vallejo y el alcalde de la ciudad, Alfredo Sánchez Monteseirín.

El citado monumento representa al famoso artista barroco homenajeado, Juan de Mesa, frente a la basílica del Gran Poder. Aparece posando de pie en un momento de descanso junto a un bloque donde en esos instantes está tallando una imagen del Señor de Sevilla, de la que ya tiene casi completamente acabadas la cara y una de sus manos.

Este monumento se levanta sobre un sobrio pedestal de sección cuadrada y mediana altura, de líneas muy rectas y en cuyo frente aparece una sencilla placa conmemorativa.

Retablo cerámico de Nuestro Padre Jesús del Gran Poder

Es éste el primer retablo cerámico que se coloca en Sevilla en el siglo XX delante de la fachada de una iglesia representando a la imagen titular de una Hermandad de penitencia basándose en su reproducción más exacta, ya que aunque de fechas anteriores se conservan algunos otros en distintas sedes de hermandades, en ellos no se representan imágenes que reproduzcan con fidelidad a sus titulares procesionales.

La bendición de este retablo, con la firma de su pintor ceramista, Manuel Rodríguez Pérez de Tudela, tuvo lugar el día 31 de marzo de 1912, coincidiendo con la festividad del Domingo de Ramos de ese año.

Este retablo cerámico representa a Nuestro padre Jesús del Gran Poder de Sevilla ataviado con la célebre túnica conocida como "de los cardos", aquella que fuera bordada por las hermanas Antúnez en el año 1881.

Entre las anécdotas más emotivas que se recuerdan de las vividas junto a él en sus cien primeros años de existencia, está la ocurrida en 1932 cuando ante el retablo se cantaron numerosas saetas ese año, en el que las cofradías sevillanas acordaron no procesionar, supliendo la estación de penitencia por la celebración de cultos internos.

Otros azulejos y retablos conmemorativos

En esta plaza existen distintos azulejos conmemorativos repartidos a lo largo de las fachadas de sus edificios, varios de ellos de temática religiosa situados junto a la portada de la iglesia de San Lorenzo, algunos de los cuales se muestran aquí.

Mapa de situación

Principales editores del artículo

Valora este artículo

2.6/5 (5 votos)