Se suspenden la romería del Rocío y las procesiones del Corpus Christi de 2020   

Diego López Bueno

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Portada de San Lorenzo, obra de López Bueno de 1625.

Diego López Bueno (h. 1568, † Sevilla? 10 de septiembre de 1632), fue un importante arquitecto, escultor y retablista, activo en Sevilla en las primeras décadas del siglo XVII.

Biografía

Se le supone una formación profesional junto a artistas de la talla de Jerónimo Hernández y Andrés de Ocampo, y uno de los personajes más relevantes en el campo de la retablística; afamado ensamblador y tallista de retablos, además de arquitecto que, por su posición, debió realizar trazas, realizar informes y supervisar obras de templos y edificios impotantes.

En 1611 fue nombrado Maestro Mayor de las fábricas del Arzobispado, ocupando el puesto de su antecesor Vermondo Resta. Desde ese año y hasta 1628 en que lo ostenta -siendo entonces sustituido por Cristóbal Ortiz-, su trabajo consistiría principalmente en diseñar, dar condiciones, dirigir e inspeccionar toda clase de obras realizadas en especial en las iglesias del Arzobispado, sometido a las reglamentaciones de las Constituciones Sinodales dictadas por el arzobispo y cardenal Fernando Niño de Guevara en el Sínodo de 1604, donde se ejercía un gran control sobre el gasto en las obras y un alto celo en el decoro y la corrección de las obras arquitectónicas.

Además, estuvo al servicio del decisivo afán del también arzobispo Pedro de Castro y Quiñones, amante de las obras de reformas para dotar a los templos de una imagen acorde con su tiempo. Es por ello que se acometieron tantas obras de reforma en las viejas iglesias mudéjares sevillanas, a las que se dotaron de campanarios, portadas, cúpulas, y por supuesto retablos, todos ellos dentro de la estética manierista.

Obra

Arquitectura

Entre sus obras arquitectónicas más importantes en Sevilla figuran las realizadas para la parroquia de San Lorenzo, para la que reformó su cabecera y proyectó la bóveda del presbiterio, en 1615, así como las dos portadas laterales de sus dos nuevas naves, en 1625.

Otra obra importante es la portada lateral levantada en la iglesia de San Pedro, abierta a la plaza del mismo nombre, fechada en el año 1613, y de una composición más elaborada que las anteriores.

Para estas y para otras obras, López Bueno contó con colaboradores de su confianza, como el cantero Diego de Quesada, al frente de la ejecución de las mismas.

Retablística

López Bueno fue fundamentalmente autor de notables retablos; un campo en el que destacó de manera especial y en el que trabajó de forma continuada, tanto en encargos en solitario como en los contratados en colaboración con otros grandes artistas del momento.

Documentalmente existen dos retablos mayores realizados en exclusiva por él, tanto en su traza o diseño como en su realización. Uno está en la localidad de Espera, en la provincia de Cádiz, y el otro es el de la iglesia de Santa Catalina de Sevilla, concertado el 5 de junio de 1624. En este retablo es de su autoría la traza, el ensamblaje y el programa escultórico, siendo la policromía obra de los pintores Andrés y Melchor de Saravia, que pasarían parte de él posteriormente a Francisco de Caraballo.

De entre los retablos realizados en colaboración hay dos que destacan sobre el resto, por su notable impronta clasicista, como son el retablo Mayor de la iglesia del Hospital de las Cinco Llagas de Sevilla, y el que preside la capilla de San Pedro, en el interior de la catedral hispalense.

El primero de estos dos citados fue contratado en el año 1600, siendo las trazas del arquitecto Asensio de Maeda. El ensamblaje fue concertado con López Bueno, y la pintura con Alonso Vázquez. Estructurado en tres calles, sigue el modelo del retablo Mayor del Monasterio del Escorial, aunque con variantes, y en él predomina la obra pictórica sobre el relieve y la escultura, como era habitual en la retabística sevillana del momento.

El segundo, para la capilla de San Pedro de la Catedral, fue diseñado por Miguel de Zumárraga según consta en escritura de 14 de mayo de 1620; presenta un marcado clasicismo y gran sobriedad en sus líneas geométricas influenciadas en la obra de Herrera, una tendencia estética ya superada por entonces en muchos otros retablos de la ciudad.

De mayor interés arquitectónico son dos retablos concertados junto con Vermondo Resta: uno de ellos el colateral para la Inmaculada de la iglesia de Santiago de Sevilla, donde Resta se encarga de las trazas y López Bueno del ensamblaje y la escultura, siendo el programa pictórico obra de Francisco Pacheco. El otro es el mayor de la iglesia de San Martín, también de Sevilla, contratado el 5 de julio de 1605, que combina la obra escultórica realizada por Andrés de Ocampo con la pictórica concertada con Gerolamo Lucenti da Corregio.

Finalmente se cita el retablo concertado con Juan de Oviedo el Mozo el 11 de agosto de 1612 para la capilla mayor de la iglesia del convento de Nuestra Señora de Gracia de Villamanrique de la Condesa, retablo que luego sería trasladado a la capilla mayor de la iglesia de Santa María Magdalena, donde se conserva, después de la desaparición del convento franciscano. Es éste un importante retablo-relicario, el de mayor tamaño y más completo de los conservado de aquella época, cuyas trazas serían acordadas por ambos artistas, y que sufriría algunos cambios en su programa decorativo.

Bibliografía

  • Arquitectura del XVI en Sevilla. Alfredo J. Morales. En: Cuadernos de Arte Español, Historia 16, nº 63.
  • Diego López Bueno. El proyecto del campanario de Sta. Ana de Sevilla. Francisco J. Herrera García, 1998. Dialnet.inirioja.es/sevet/fichero articulo?codigo=635745...0

Enlaces externos

Especial:Contributors/Diego López Bueno

Valora este artículo

2.3/5 (3 votos)