Pacem in terris   

Calle San Luis (Sevilla)

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Calle San Luis vista desde la Plaza del Pumarejo.

La calle San Luis está en el distrito "Casco Antiguo" de Sevilla.

Comienza en la plaza de San Marcos y desemboca en la Puerta de la Macarena, un nudo en el que confluyen las calles Béquer, Macarena, Resolana y Parlamento de Andalucía. En su primer tramo (hasta el número 69 en impares y 88 en pares) hace de división entre los barrios de San Julián y de la Feria; desde ese punto entra en el barrio de San Gil. Código postal: 41003.

Calle de gran importancia en la antigüedad, por ser el camino "oficial" de entrada de los reyes a la ciudad desde el norte, desde la Puerta de la Macarena hasta el centro. Por esta ruta entraron Isabel I de Castilla, Fernando II de Aragón, Carlos I para su boda con Isabel de Portugal, y Felipe IV. Por esta razón se llamó "Calle Real" hasta el siglo XIX.

A lo largo de esta calle, así como en su entorno, se encuentran algunos elementos urbanos de enorme importancia histórica y arquitectónica, de muy distintas épocas, la mayoría de tipo religioso.

Azulejo Bodega Soto en el nº 101.

Entre ellos cabe destacar algunos tan relevantes como son: la Iglesia de San Luis de los Franceses, antiguo noviciado de los Jesuítas en la ciudad, que da nombre a la calle; las parroquias gótico-mudéjares de San Gil, de Santa Marina y de San Marcos; la Plaza y el Palacio del Pumarejo, o la Basílica de La Macarena, que brevemente se describen a continuación.

Edificios y lugares de interés

Iglesia de San Marcos

Artículo principal: Iglesia de San Marcos
Iglesia de San Marcos.

Iglesia gótico-mudéjar del siglo XIV con portada del XV de estilo gótico realizada en piedra, con arquivoltas. A los lados tiene pequeñas figuras sobre pedestales y con doselete, y en el frente una franja horizontal decorada con tramos de sebka de tipo mudéjar. Constituye una de las portadas más interesantes en este tipo y su belleza resalta sobre el frente de ladrillo con el que se construye la fachada; una combinación que caracteriza a los templos de esta tipología.

Su torre es de planta cuadrada, esbelta y situada en fachada. Con ventanas geminadas enmarcadas por alfiz y decoración de paños de sebka, corresponde al alminar de la antigua mezquita que existía en el lugar anterior a la propia iglesia, y está coronada por un campanario de 1603 atribuido a Vermondo Resta.

Iglesia de San Luis de los Franceses

Iglesia de San Luis de los Franceses.

El más suntuoso de todos los templos del barroco hispalense, sus obras comienzan en 1699 dirigidas por Leonardo de Figueroa, con trazas quizás venidas de fuera, desde la casa profesa de los jesuitas de Roma; lo cual justificaría lo poco habitual de la solución espacial adoptada y su falta de adecuación al lugar, que por carecer de la perspectiva apropiada no permite apreciar la monumentalidad de su espléndida fachada.

En su interior, su programa iconográfico de exaltación jesuítica cubre los muros y la cúpula de la iglesia, donde dejan parte de su mejor trabajo profesional artistas de la talla de Lucas Valdés o Pedro Duque Cornejo. El retablo mayor, con lienzos de la escuela de Zurbarán, combina con acierto cuadros de distintos formatos con espejos, relicarios y cortinajes.

Iglesia de Santa Marina

Artículo principal: Iglesia de Santa Marina
Iglesia de Santa Marina.

Una de las más antiguas de Sevilla, la primera construcción de dos de sus capillas laterales puede fecharse alrededor de 1265. A comienzos del siglo XIV se construía la torre y en ese mismo siglo se levantaría el cuerpo principal. No obstante, las primeras noticias fiables son de 1356, cuando siendo Rey de Castilla Pedro I, un terremoto obligó a la reedificación del templo.

Su portada principal es de piedra, con arco ojival de ocho arquivoltas; cuenta con decoraciones de puntas de diamante, líneas en zigzag y pequeñas esculturas sobre pedestal, todo ello bajo un pequeño tejaroz de piedra con canes labrados con forma de cabeza de león

La torre se sitúa adosada al templo y se perfila como una torre mudéjar de planta cuadrada y construida con ladrillo. Presenta característicos arcos polilobulados sobre los huecos y doble encinado superior, propios de la decoración almohade, y un remate de almenas escalonadas de coronación realizado tras la restauración llevada a cabo por José Gestoso en 1885.

Plaza del Pumarejo

Artículo principal: Plaza del Pumarejo

Plaza creada durante el siglo XVIII, cuando don Pedro Pumarejo, Caballero Veinticuatro del Ayuntamiento de la ciudad, adquirió y derribó la manzana de casas existentes entre la Calle Real (hoy San Luis) y la calle Lázaro Díaz (hoy desaparecida), convirtiendo el solar en plaza que sirviera de pórtico a su nueva casa-palacio. En el centro de ella se colocó una fuente antigua, de la que hoy sólo se conserva un trozo en el monumento a doña Catalina de Ribera.

En el lado del este destaca el edificio que da nombre a la Plaza: la casa-palacio del Pumarejo, o simplemente "La Casa" como es conocida en el barrio.

Iglesia de San Gil

Artículo principal: Iglesia de San Gil
Torre de iglesia de San Gil.

Fundada en la segunda mitad del siglo XIII, o sea, casi inmediatamente después de ser reconquistada la ciudad por Fernando III el Santo, corresponden sus primeros años de construcción a una antigua mezquita cuyos restos todavía hoy se conservan en la base de la torre y en la Capilla del Sagrario.

Pronto sería reformada en el siglo siguiente, cuando se levantaron sus tres naves, las dos portadas góticas de arcos apuntados, una en el lado del evangelio y la otra en el de la epístola, y la torre.

Sus tres naves se cubren con la característica armadura de madera, mientras que el cuerpo de campanas de la torre lo hace con un alto chapitel revestido de cerámica vidriada en azul y blanco.

Posteriormente sería remodelada y ampliada en el XVIII, sustituyéndose sus viejas techumbres de madera, y levantándose el cuerpo de campanas de la torre.

Interiormente cuenta con un paso que la comunica con la Basílica de la Macarena.

Basílica de la Macarena

Artículo principal: Basílica de La Macarena
Basílica de La Macarena.

De reciente construcción, la primera piedra de esta basílica se colocó en el año 1941, siendo inaugurada oficialmente el día 18 de diciembre de 1949, festividad de la Esperanza.

Se construye a instancias del general Queipo de Llano al resultar pequeña la iglesia de San Gil para alojar a los miembros de la Hermandad de la Esperanza Macarena, con sede en ella, para la salve de los sábados; decidiéndose por entonces construir un templo propio.

Proyectada por Aurelio Gómez Millán, es una iglesia de una sola nave, con capillas-hornacinas y un camarín central, accesible al público desde atrás, donde se aloja la imagen de la Esperanza Macarena en su espectacular retablo mayor decorado con relieves de la Anunciación.

El título de Basílica Menor le fue otorgado por el Papa Pablo VI en 1966 y declarado públicamente por el cardenal Bueno Monreal el 7 de octubre de ese miso año.

Puerta de la Macarena

Artículo principal: Puerta de la Macarena

Plano de situación

Especial:Contributors/Calle San Luis (Sevilla)

Valora este artículo

2.6/5 (10 votos)