Iglesia Colegial de Santa María de las Nieves (Olivares)

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Colegiata de Olivares. Fachada a los pies de la sede parroquial.

La iglesia colegial y parroquial de Santa María de las Nieves se encuentra en la localidad de Olivares, su fachada norte del lado del Evangelio da a la plaza de España.

Historia

En 1552 Pedro de Guzmán y Zúñiga, primer conde de Olivares, ordenó la construcción del pósito de Olivares, instando éste también la edificación de un templo, que se levantará en la segunda mitad del siglo XVI. A finales de este siglo en Olivares únicamente existía como edificio religioso la ermita de la Virgen del Álamo, por entonces patrona de la villa.

Con licencia del papa Gregorio XIII, en 1590 funda la capilla —bajo la advocación de Santa María de las Nieves— y panteón familiar Enrique de Guzmán y Rivera, segundo conde de Olivares y padre de Gaspar de Guzmán y Pimentel, tercer conde de Olivares y duque de Sanlúcar la Mayor, por lo que fue llamado Conde Duque de Olivares, valido del rey Felipe IV durante el periodo de tiempo comprendido entre 1622 y 1643.

No obstante, la construcción del nuevo edificio no empezaría hasta principios del siglo XVII, tras la valoración del arquitecto Vermondo Resta, comienzándose las obras bajo la dirección de Sebastián de Ruesta. Se concluyó en 1658, según figura en la inscripción de su torre campanario: «ACABOSE AÑO DE 1658».

Alcanzó el grado de colegiata merced a un privilegio papal conseguido por el mencionado Conde Duque, lo cual le permitía autonomía suficiente frente al arzobispado de Sevilla. Pasará a la jurisdicción sevillana al suprimirse su exención eclesiástica como colegiata y vicaría, pasando entonces a agruparse su parroquia en la vicaría de Sanlúcar la Mayor[1].

Bien de interés cultural, la colegiata de Santa María de las Nieves de Olivares fue catalogada como monumento en 1971[2].

Colegiata

Por sus características y contenidos constituye uno de los mejores ejemplos de la arquitectura religiosa del siglo XVII de toda la provincia.

En su interior se incluye un excelente patrimonio artístico formado por obras de algunos de los mejores maestros del momento: Francisco de Zurbarán, Pedro Roldán, María y Luisa Roldán, Juan de Roelas o Francisco Antonio Ruiz Gijón.

El Retablo Mayor está presidido por la «Virgen de las Nieves», obra de María Roldán, hija de Pedro Roldán, escultora muy notable pero que fue oscurecida por la fama de su hermana Luisa «la Roldana». La imagen de la Virgen con el Niño en brazos es de suma delicadeza y perfección.

En la nave de la izquierda está la capilla de las Reliquias, en la que se guardan ochenta relicarios de distintos santos, traídos principalmente de Roma. A continuación se halla un retablo con una imagen muy antigua, que puede ser de finales del siglo XIII o del XIV, titulada la «Virgen del Álamo». Aunque bien pudiera tratarse de una Virgen de Valvanera a la que se le cambió el nombre, devoción ésta que ya en los años 1390 existía en Sevilla, en el convento de San Benito, con una iconografía semejante, es decir, la Virgen sentada sobre un tronco de árbol.

Nuestra Señora de los Dolores de la Hermandad de la Soledad.

En el mismo altar hay un «Ecce Homo» en busto, obra de Luisa Roldán de Mena «la Roldana». En otro retablo hay una «Virgen del Carmen» y a continuación una capilla con la sepultura de Bernardo Poblaciones Dávalos, de la ilustre familia de los Dávalos, entroncada con los Guzmanes. Tiene en la lápida la fecha del año 1817.

Santísimo Cristo Yacente de la Hermandad de la Soledad.

La capilla del Sagrario tiene un grupo de «Santa Ana enseñando a leer a la Virgen Niña», que es obra de Ruiz Gijón, el escultor del siglo XVII que hizo en Sevilla el célebre «Cristo del Cachorro». En esta capilla hay varios cuadros de los «Desposorios de la Virgen», la «Adoración de los Reyes Magos» y la «Muerte de San José», atribuidos a Zurbarán.

A los pies de la iglesia está el coro, magnifica sillería tallada por Bernardo Cabrera, que había hecho el coro de la catedral de Santiago de Compostela.

Todo el templo es de extraordinaria riqueza artística tanto en su arquitectura, como en la talla de los retablos, y las imágenes, cuadros, lámparas, púlpitos y demás mobiliario litúrgico.

Además, la colegiata es también la sede canónica de la Hermandad de la Soledad —con sus imágenes titulares, «Nuestro Padre Jesús Nazareno» (del siglo XVIII), «Santísimo Cristo Yacente» y «Nuestra Señora de los Dolores»— y el panteón de los condes de Olivares, que contiene asimismo los restos del pintor Juan de Roelas, enterrado bajo su capilla Sacramental.

Referencias

  1. Guía Diocesana 2007: Parroquias. Archidiócesis de Sevilla.
  2. Decreto 1946/1971, de 22 de julio, por el que se declara conjunto histórico-artístico la plaza de la villa de Olivares (Sevilla) con la iglesia parroquial y el palacio de los Conde-Duques. BOE de 17 de agosto de 1971, 13439.

Bibliografía

  • Andalucía Para Vivir (revista), volumen nº 76, abril/mayo de 2009. Andalucía Económica S.A. (editorial).

Mapa de situación

Enlaces externos

Especial:Contributors/Iglesia Colegial de Santa María de las Nieves (Olivares)

Valora este artículo

3.1/5 (8 votos)