Luisa Roldán

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Tirilla.jpg

Nombre

Luisa Roldán

Fecha de nacimiento

8 de septiembre de 1652

Lugar de nacimiento

Sevilla

Fecha de fallecimiento

10 de enero de 1706

Lugar de fallecimiento

Madrid

Movimiento artístico

Barroco

Obras importantes

Premios

Luisa Ignacia Roldán Villavicencio (n. Sevilla, 8 de septiembre de 1652 - † Madrid, 10 de enero de 1706), escultora sevillana del siglo XVII conocida como "La Roldana”, era hija del célebre escultor e imaginero barroco Pedro Roldán.

Biografía

Nace en Sevilla, al parecer, el día 8 de septiembre de 1652 (algunos autores citan la fecha de su nacimiento en el año 1654, e incluso otros, en 1656), y se forma en el taller de su padre junto a varios de sus hermanos: Marcelino, Pedro o María, también escultores; así como junto a otros miembros de su familia, pintores, retablistas y escultores, vinculados a la vida artística.

El 25 de diciembre de 1671, y contra la voluntad de su padre, contrae matrimonio en la Iglesia de San Marcos de Sevilla con Luis Antonio de los Arcos, también escultor del taller paterno; y de su unión nacerían seis hijos de los cuales cuatro murieron a temprana edad y sólo dos le sobrevivieron.

Fallece en Madrid tras haber firmado una declaración de pobreza, encontrándose enterrada en la parroquia de San Andrés de dicha villa.

Obra

Recoge el testigo de la obra de su padre, de quien sería su mejor discípulo. En su trabajo se pueden reconocer las características generales de la escultura barroca española, pero en su caso y como rasgos propios, con una fuerte incidencia en la movilidad y el gusto por los detalles pintorescos, así como un cierto acento delicado y femenino.

La materia prima para su trabajo incluye tanto la madera como el barro, siendo en concreto su obra en cerámica y en piezas pequeñas la que tuvo una influencia más decisiva, así como una considerable nómina de imitadores. De su mano salieron figuras de ángeles, belenes y Niños Jesús, tanto para el culto privado como para iglesias conventuales, principalmente; temas religiosos interpretados con gran dulzura en escenas sencillas que recuerdan el buen hacer de Murillo, junto con un cierto refinamiento que preludian las características del rococó.

Muchas otras obras han sido atribuidas a La Roldana, según sus características físicas y técnicas; aunque no siempre están debidamente documentadas, por lo que en principio no pueden atribuírsele su autoría; quedando pendiente los estudios precisos para catalogar fehacientemente las obras supuestamente suyas.

Sevilla

De entre sus obras destaca el “Jesús Nazareno” del convento femenino de Sisante (Cuenca), la “Virgen con el Niño” del convento sevillano de Las Teresas, de 1699, realizado en barro cocido y policromado, o los “Ángeles Pasionarios” de la Hermandad de La Exaltación de la Iglesia de Santa Catalina de la capital hispalense, realizado hacia 1684 en madera policromada y dotados de una gran fuerza barroca.

Entre sus obras conocidas figuran “Los Desposorios místicos de Santa Catalina” (en la Hispanic Society de Nueva York), “la Virgen bordando” (de la colección Marqués de Perinat), el “Descanso en la huida a Egipto” (colección Condesa de Ruiseñada) o “La Natividad” (colección Marqués de Moret).

Cádiz

San Germán, de la Catedral de Cádiz.
San Servando, de la Catedral de Cádiz.

Hacia 1686 marcha con su familia a Cádiz, donde el Cabildo de la ciudad le encarga unas esculturas de los patronos, San Servando y San Germán, así como otras figuras como el “Ecce Homo” de 1684 que se conservan en la catedral nueva.

Curiosamente su única obra procesional documentada se encuentra en Puerto Real (Cádiz) y es la “Virgen de la Soledad”, fechada en 1688.

Corte

Hacia el año 1689 La Roldana parte hacia la corte donde en 1692 toma el título de escultora de cámara de Carlos II. En ese mismo año realiza su “Arcángel San Miguel”, un ángel con rasgos femeninos que aparece vencedor aplastando al Demonio, realizado para el Monasterio del Escorial por encargo real; obra en madera policromada donde muestra su dominio de la técnica; y su “Santa Clara” para el convento de las Descalzas Reales de Madrid. Con la muerte de Carlos II y la llegada al poder de Felipe V, solicita al nuevo rey que le confirme en el cargo de escultora de cámara, hecho que ocurre en 1701. A partir de 1704 no se tienen apenas noticias de ella.

Bibliografía

  • Escultura e Imaginería. Daniel Pineda Novo. En: Cosas de Sevilla. Grupo andaluz de Ediciones, año 1981.
  • El siglo XVII español. Trinidad de Antonio. En: Historia del Arte, volumen 31. Editorial Grupo 16. Año 1989.

Especial:Contributors/Luisa Roldán

Valora este artículo

  • Actualmente3.56/5

3.6/5 (9 votos)