Santísimo Cristo de la Exaltación (Sevilla)

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
El Santísimo Cristo de la Exaltación, de Sevilla, ante la capilla mayor de la San Román, durante los cultos de 2015.

El Santísimo Cristo de la Exaltación de Sevilla es una imagen procesional, titular de la Hermandad del mismo nombre de esta ciudad.

Historia

Es esta una escultura cuya autoría se atribuye a Pedro Roldán, quien la realizaría en el año 1687.

Dicha atribución se basa en el encargo que realizara la Hermandad en 1678 al escultor Luis Antonio de los Arcos y al entallador Cristóbal de Guadix, por el que éstos se comprometían a realizar un paso completo para el Misterio de la Exaltación de Cristo, incluyendo los relieves de la canastilla y las figuras integrantes del Misterio.

La marcha de Luis Antonio de los Arcos a Cádiz, en el año 1687, junto con su esposa Luisa Roldán "La Roldana", dejó el conjunto inacabado, aún habiendo intervenido en su ayuda la propia Luisa Roldán, que talló las figuras de los dos ladrones y los cuatro ángeles de las esquinas. Por ello el propio Pedro Roldán, suegro de Luis Antonio y padre de Luisa se puso al frente de la obra para rematar el encargo, y de ahí que se le atribuya la ejecución del Cristo. No obstante, y a pesar del correcto trazado de la anatomía y las formas, se aprecia cierta blandura en ellas, que hace pensar también en la intervención de otros integrantes del taller.

Descripción

Santísimo Cristo de la Exaltación, de Sevilla. Retablo cerámico en el exterior de Santa Catalina.

Se trata de una escultura realizada en madera policromada, de 1,77 metros de altura, que representa el momento en el que Cristo, clavado ya en la cruz, es levantado para su fijación vertical en el suelo.

El Cristo se fija a la cruz con tres clavos y el paño de pureza, sujeto por una cuerda, se abre por el lado derecho dejando ver su total desnudez por ese lateral. Con el rostro girado hacia la izquierda, los labios entreabiertos y la mirada perdida al cielo, la imagen estilísticamente responde a la estética del barroco sevillano del último cuarto de siglo XVII.

Restauraciones

El conjunto ha tenido distintas restauraciones y cambios de disposición de las imágenes a lo largo del tiempo. Así, en las sucesivas remodelaciones de este paso de Misterio, donde figuran además los dos ladrones cuatro sayones y dos militares romanos con sus respectivos caballos, han desaparecido otras cuatro figuras, uno de ellos portando una escalera, otro tocando una trompeta para convocar al pueblo, y otro vociferando la sentencia.

La imagen del Cristo de la Exaltación fue restaurada en el año 1981 por Ricardo Comas Fagundo, el cual lo volvió a restaurar unos años después en 1996.[1]

Sede

Este Cristo recibe culto habitualmente en la iglesia de Santa Catalina, de Sevilla, en una capilla de la hermandad construida hacia el año 1400 en su nave de la Epístola, adosada a la torre, probablemente un alminar islámico de una antigua mezquita levantada hacia los siglos IX o X.

Pero esta iglesia tuvo que cerrar al culto provisionalmente en el año 2004 debido a los serios problemas estructurales y de conservación que se venían observando desde los años ochenta del siglo XX.

Este fue el motivo por el que la Hermandad de la Exaltación, junto con sus imágenes titulares, tomó nueva sede provisional en la vecina iglesia de San Román, donde se veneran y reciben culto en un altar lateral de su nave de la Epístola, a la espera de su vuelta a Santa Catalina tras su completa rehabilitación, que se prevé quede finalizada en el año 2015.

Salida procesional

Los dos ladrones, caballos y otros personajes completan el gran paso barroco que preside este Cristo.

Realiza su salida procesional en estación de penitencia hasta la Catedral en la tarde-noche del Jueves Santo de la Semana Santa sevillana, seguido en su paso de palio por la Virgen de las Lágrimas.

La historia del paso de Misterio de este Cristo comienza el día 13 de junio de 1678, cuando el escultor Luis Antonio de los Arcos y el entallador Cristóbal de Guadix reciben el encargo de su realización por parte de la Hermandad de la Exaltación. Dicho encargo incluía la ejecución de un paso con ocho relieves sostenidos por parejas de ángeles querubes, cuatro ángeles mancebos en las esquinas, y las figuras del Misterio titular, a excepción del Crucificado.

Para su realización se calcula un gran canasto de cinco metros de largo (el actual es de 5,50 metros) y se da como fecha tope de entrega el Domingo de Ramos de 1679, siendo el importe de 24.000 reales.

Aunque en el contrato no aparece la figura de Pedro Roldán, se da por cierta su intervención, así como la de su hija Luisa Roldán, esposa de Luis Antonio; la indudable calidad de la talla de los dos ladrones frente a la mediocridad de las correspondientes a los sayones ha sido motivo de que se atribuya su autoría a La Roldana, a la que además se le atribuye también los cuatro ángeles de las esquinas, cuyo encargo sí aparece en un Libro de Actas de la Hermandad, quedando fechados entre los años 1683 y 1684; mientras que las ocho cartelas se asocian a la obra de su padre, Pedro Roldán, también en los mismos años, y son buena prueba de la maestría de su autor en estas composiciones casi de miniaturas, realizadas en unos casos con cierto equilibrado clasicismo y en otros con una clara estela barroca.

Como curiosidad, se hace referencia al frontal del paso, donde aparece la cartela de "la exaltación de la Cruz", que en 1960 sirvió al profesor Ricardo Comas de modelo para recomponer las actuales figuras del Misterio.

Bibliografía

  • Cuando Cristo pasa por Sevilla: escultura, iconografía y devoción, Juan Manuel González Gómez. En: Sevilla Penitente, volumen II. Editorial Gever, S.A., Sevilla, 1995.

Referencias

  1. Restauraciones y/o modificaciones efectuadas. Hermandad de la Exaltación de Sevilla.

Especial:Contributors/Santísimo Cristo de la Exaltación (Sevilla)

Valora este artículo

2.8/5 (6 votos)