Patio de los Naranjos de la Catedral (Sevilla)

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Para otros usos de este término, véase Patio de los Naranjos.

Fuente del patio de los Naranjos en la Catedral de Sevilla.

El patio de los Naranjos es el sahn de la antigua mezquita Mayor, o aljama, de Isbiliya.

Origen y descripción

El patio definitivo se realizó entre 1188 y 1196. Definitivo, porque la mezquita ya estaba en uso desde seis años antes y ya tendría algún sahn “provisional”.

En su origen era un espacio rectangular, de 43,60 m de ancho por 82,40 m de largo. Los lados cortos, al este y oeste, se componían de dos naves paralelas, prolongación de las naves laterales de la mezquita. El lado largo del norte sólo tiene una nave, en línea con el muro exterior.

Puerta del Perdón.

Toda la obra está realizada en ladrillo, excepto los salmeres de los arcos que son de piedra. El conjunto se estructura, al igual que el resto de la mezquita, a base de arcos doblados de herradura apuntada sobre pilares cuadrados en el interior y cruciformes los que dan al patio. Los lados menores se abren con siete arcos, y trece en el lado mayor. Este último se reparte en dos series de seis arcos a cada lado del gran arco central, llamada hoy puerta del Perdón. En cada lado menor se abrirían tres puertas a la calle, de la que sólo queda practicable la llamada puerta del Lagarto, al pie de la Giralda. Se supone, por restos encontrados, que se cubría todo con armadura de par y nudillo.

Bóveda de mocárabe en la puerta del Lagarto.

El acceso de esta puerta del lagarto conserva aún una pequeña bóveda de mocárabe, que nos da una idea de la decoración que tendría la antigua mezquita.

Al exterior se presenta un simple muro liso con estribos, coronado de almenas escalonadas. Entre los estribos corren tres altos escalones o gradas.

De la parte abierta del patio sólo conocemos cuatro brocales de mármol, acceso a los aljibes subterráneos, y la fuente central para las abluciones, con una taza de origen romano (según otras fuentes sería visigoda). Los naranjos deben ser tradición antigua, dado el nombre, pero los actuales son del siglo XX, colocados en línea con los pilares de la mezquita. La solería de ladrillo, con canalillos que conectan los alcorques de los árboles entre sí, también es moderna.

Bajo el suelo hay diez aljibes, restaurados recientemente, algunos de los cuales se emplearon en el siglo XVII como osarios.

Evolución histórica

Gradas de la calle Alemanes.

La conversión de la mezquita almohade en Catedral trajo consigo algunos cambios en las naves del patio. Se tabicaron varios espacios entre los pilares para dedicarlos a capillas. De éstas aún se conserva la Capilla de la Virgen de la Granada, al pie de la Giralda.

Al construirse la nueva catedral hispalense nunca se pensó en edificar un claustro, pues ya estaba el patio de los Naranjos. A diferencia de cualquier otro claustro, siempre estuvo abierto al pueblo, como una calle o plaza más. Fue conocido como el corral de los Naranjos desde comienzos del siglo XIV. En los siglos de oro se convirtió en lugar de reunión y centro de comercio. Fue una prolongación de la lonja de las gradas de la calle Alemanes, y refugio de los mercaderes los días de lluvia. También fue refugio de la mala andanza, pues al ser territorio sagrado estaba fuera del alcance de la justicia civil.

Yeserías en la puerta del Perdón.

Las naves del lado de levante cerraron y se levantó un piso intermedio para habilitar una sede a la biblioteca que donó el canónigo Hernando Colón, hijo del descubridor de América, y que desde entonces lleva como nombre Biblioteca Colombina. Actualmente es administrada por la Institución Colombina, y mantiene su sede en la nave exterior de este lado junto con la parte colindante del lado norte, quedando abierta la nave interior que da al patio.

Las naves del lado de poniente se derribaron en 1617 para levantar la actual parroquia del Sagrario. El trozo colindante del lado norte, hasta la puerta del Perdón se dedicó a sacristía y oficinas de dicha parroquia, hasta la actualidad.

Entre 1941 y 1943 se realizó una completa investigación arqueológica y consolidación del patio, obra del arquitecto Félix Hernández Giménez. En el lado sur se señalaron en el suelo los arranques de los pilares que formaban la fachada de la mezquita, se realizó el actual suelo de ladrillos y el tejaroz que cubre la cara interior de la puerta del Perdón.

El cerramiento exterior, con su blanco original, tras la intervención de 2015.

Modernamente ha sido una plaza más de la ciudad, jardín, lugar de esparcimiento y patio de juegos de la chiquillería del barrio circundante. Desde 1992 el patio permanece cerrado a la calle, siendo parte del recorrido de la visita cultural y turística a la Catedral.

Posteriormente, en enero de 2015 se concluyó una importante intervención realizada en la cara norte de su cerramiento, la parte que da a la calle Alemanes. Este proceso de restauración, desarrollada durante casi cuatro años, ha dejado a la vista la vieja fábrica de ladrillo con sus junturas blancas, lo cual le da al edificio por ese lado un color muy claro, casi como el blanco almohade que debió tener en su origen. [1]

Puerta del Perdón

Aldabón almohade.
Expulsión de los mercaderes.

Es el acceso principal al patio, desde la calle Alemanes. Estuvo en su día en el eje central de la mezquita, alineado con acceso a la sala de oraciones y el mihrab.

Ocupa un tramo de la nave norte, con dos grandes arcos de herradura apuntada; llevan el trasdós rehundido y decorado con las yeserías originales, pero muy restauradas.

Las hojas de las puertas conservan los recubrimientos originales de chapa de bronce labrado. Los grandes aldabones son copias de los originales almohades, también de bronce labrado, que se guardan en el museo catedralicio.

Al exterior la portada está decorada con yeserías del siglo XVI, flanqueda por dos grandes esculturas de San Pedro y San Pablo, y coronada por un magnífico relieve que representa la «Expulsión de los mercaderes del Templo», todos obras de Miguel Florentín, del siglo XVI.

En el interior del patio destaca sobre la portada un gran tejaroz de madera, obra moderna del arquitecto Félix Hernández Giménez imitando el estilo almohade.

El lagarto…

Curiosidades

Púlpito en el patio.
…y el colmillo.
  • El púlpito. En el pilar central de la arcada del este hay adosado un púlpito de mármol, del siglo XVII. Bajo éste una lápida nos informa que desde allí predicaron personajes de la importancia de San Vicente Ferrer, San Francisco de Borja, el Beato Diego José de Cádiz, o el Beato Juan de Ávila.
  • El lagarto y el colmillo. En el techo, delante de la puerta del Lagarto, cuelga la explicación del nombre: un cocodrilo disecado. O más bien la piel del cocodrilo sobre un relleno de madera. Junto a éste hay también un colmillo de elefante. Pueden ser exvotos. O también, como se cuenta en la leyenda, que fueron regalos del sultán de Egipto al rey Alfonso X.

Referencias

  1. La catedral de Sevilla recupera su fachada almohade. ABC de Sevilla, 13 de enero de 2015

Mapa de situación

Especial:Contributors/Patio de los Naranjos de la Catedral (Sevilla)

Valora este artículo

  • Actualmente3.11/5

3.1/5 (9 votos)