Pacem in terris   

Iglesia del ex-convento de la Paz (Sevilla)

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Fachada de la iglesia, desde el interior del compás.

La iglesia del ex-convento de Santa María de la Paz de Sevilla, junto con el compás de acceso que aún se conserva, forma parte del antiguo monasterio de monjas agustinas que existió en esta ciudad hasta el momento de su exclaustración en el año 1837.

Historia

Dicho monasterio fue sede de una comunidad de Monjas Agustinas, fundado por Andrés de Segura en 1571, racionero de la Catedral, aunque las obras no llegarían a comenzarse hasta los primeros años de la centuria siguiente.

Al ser abandonado el edificio a consecuencia de la exclaustración de Juan Álvarez de Mendizábal en 1837 y compartimentado y adaptado posteriormente para uso como corral de vecinos, la iglesia quedó sin culto hasta que fue ocupada en el año 1936 por la Hermandad de la Sagrada Mortaja, ante la amenaza y más tarde incendio llevado a cabo en la Iglesia de Santa Marina, su anterior sede.

Con fecha de 14 de diciembre de 1967, el entonces cardenal de Sevilla José María Bueno Monreal donó la iglesia junto con el compás a la citada Hermandad de la Sagrada Mortaja para sus cultos y su conservación.

Compás

Retablo cerámico en el compás del antiguo convento.

A la iglesia se llega a través de la calle Bustos Tavera, pasando previamente por el compás que tenía por esta calle el convento, un espacio amplio, de planta rectangular y con un tramo cubierto a la entrada.

Precisamente en esta zona cubierta de la entrada, a la izquierda, puede verse un gran retablo cerámico que representa el paso de misterio de esta Hermandad de penitencia. Un enorme cuadro cerámico pintado en tonos azules por el pintor ceramista José Escolar Mateos, que fue bendecido el día 15 de agosto de 1973.

A la derecha y al frente de la zona abierta del compás, donde se ubica un púlpito de forja del siglo XVIII, existen algunas dependencias de dicha Hermandad, mientras que a la izquierda se levanta la iglesia conventual, que se atribuye al arquitecto y retablista manierista Diego López Bueno o de algún maestro de su entorno artístico.

Entre los distintos elementos de interés que pueden verse en este espacio figura una placa cerámica, situada próxima a la entrada, en la pared de la izquierda, en la que se narra cómo se fundó la Hermandad de la Sagrada Mortaja a partir de la aparición casual de una imagen de Nuestra Señora de la Piedad en un hueco de la torre de la iglesia de Santa Marina, en los años posteriores a la Reconquista de la ciudad por el rey Fernando III El Santo.

Iglesia

Interior

Cúpula con linterna sobre el crucero.

La iglesia se conforma estructuralmente según una planta de cruz latina de brazos casi iguales, por lo que prácticamente aparenta ser de planta centrada y de cruz griega.

Tiene presbiterio pronunciado y pilastras cajeadas donde se apoyan las bóvedas de cañón que cubren los cuatro brazos de la cruz, mientras que el crucero se cubre con una cúpula semiesférica o de media naranja, apoyada sobre pechinas; sin tambor y con iluminación cenital a través de una linterna.

Ático del retablo mayor.

En la cabecera del templo, y cubriendo todo el testero, conserva su importante retablo mayor, una obra realizada por José Fernando de Medinilla en el año 1752.

Dividido verticalmente por enormes columnas corintias de fuste liso, se compone de banco alto, cuerpo central y ático. En la zona central y presidiendo todo el conjunto se sitúa un profundo camarín donde se centra el grupo escultórico del misterio de Jesús Descendido de la Cruz, titular de la Hermandad, y en los laterales las imágenes de San José con el Niño en el lado del Evangelio y de Santa Bárbara en el lado de la epístola. Sobre el camarín, se incluye una imagen de candelero de la Virgen de la Paz, y en el ático puede verse una imagen de San Agustín, en el centro, acompañado de religiosos de su orden.

Otro retablo de gran interés se muestra en el muro de la Epístola, justo frente a la gran puerta de entrada.

Retablo lateral, obra de López Bueno de 1613.
Cerramiento del coro, a los pies.

Es éste un retablo creado por Diego López Bueno en el año 1613, aunque modificado posteriormente durante el siglo XVIII. Realizado en madera tallada, con dos cuerpos de altura y ático y tres calles, aparece presidido por una imagen del Niño Jesús y sobre el que se sitúa un busto de San Francisco de Borja, quedando rodeado por otras imágenes de santos jesuitas.

A los pies del templo se encuentra el espacio destinado al coro, que aparece separado del resto de la nave central mediante un artístico cerramiento en piedra con diferentes huecos de distintos formatos y amplias rejas repartidos a través de toda su superficie.

En el interior de este coro hoy puede contemplarse parte del patrimonio artístico y procesional de la Hermandad, como son los dieciocho ciriales que le caracterizan en su estación de penitencia, o el propio paso procesional, una soberbia joya del barroco, tallada en madera dorada y fechada en los comienzos del siglo XVIII.

Entre otros elementos de interés se citan la gran puerta de madera de acceso al templo desde el compás exterior, de extraordinaria altura, talla y decoración, y la ornamentación a base de cabezas de ángeles que centran los casetones de las distintas yeserías de las bóvedas.

Exterior

El sobrio exterior de la iglesia y el compás desde la calle Bustos Tavera.

La fachada exterior de la iglesia a la calle Bustos Tavera es muy sobria, y solo muestra un sencillo testero del volumen de la iglesia, con su alto paramento de ladrillo visto que incluye un hueco con algunas molduras barrocas.

Esta fachada se continúa con el muro de cierre del compás, que aparece presidido por una gran puerta de acceso muy sencilla, acabada en medio punto.

Muy al contrario, la fachada de la iglesia vista desde el interior del espacio del compás sorprende por su elaborada composición arquitectónica y destaca por su esbelta y hermosa portada de corte manierista y dos cuerpos de altura. De ellos, el cuerpo inferior aparece presidido por una gran puerta adintelada enmarcada por pilastras pareadas y hornacinas; mientras que el superior queda centrado por una pintura contemporánea de Maireles que representa el momento en el que, según la tradición, fue descubierta la imagen gótica de la Virgen de la Piedad en un hueco de la torre de la iglesia de Santa Marina, entre pilastras cajeadas y coronada por un frontón partido.

Hermandades

La iglesia del ex-convento de la Paz de Sevilla es actualmente la sede canónica de la Hermandad de la Sagrada Mortaja, una cofradía de extraordinaria seriedad que procesiona en la tarde-noche del Viernes Santo de la Semana Santa sevillana.

Bibliografía

Enlaces externos

Especial:Contributors/Iglesia del ex-convento de la Paz (Sevilla)

Valora este artículo

3.4/5 (9 votos)