Pacem in terris   

Iglesia de San Luis de los Franceses (Sevilla)

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
La elaborada fachada barroca de la Iglesia de San Luis de los Franceses de Sevilla.

La Iglesia de San Luis de los Franceses de Sevilla, el más suntuoso de todos los templos del barroco hispalense, se destina en su origen como iglesia del antiguo noviciado de los jesuitas. Se encuentra en el número 27 de la calle San Luis.

Historia

Sus obras comienzan en el año 1699 y son bendecidas por el arzobispo Salcedo y Azcona en 1731, en el llamado "Lustro Real" (siglo XVIII), unos años en los que Felipe V y su corte pasan por Sevilla. Situada en la que fuera casa de los Enríquez de Ribera, el terreno fue cedido por Doña Lucía de Medina a la Compañía de Jesús para la construcción de este noviciado, con la condición de que el templo se consagrara a San Luis, rey de Francia, y que ella fuese enterrada en su Capilla Mayor.

El Noviciado estuvo en uso hasta 1767, fecha en que es expulsada la Compañía por Real Orden de Carlos III. Luego fue destinado a seminario clerical; y en 1784 los Padres Franciscanos Descalzos se hicieron cargo del templo como hospicio para acoger a religiosos ancianos. Restaurado el rey Fernando VII, vuelven los jesuitas, permaneciendo en el mismo hasta la desamortización de Mendizábal.

Bien de Interés Cultural, la iglesia está catalogada en la categoría de Monumento desde 1946[1].

Iglesia

El arquitecto que diera las trazas de su iglesia pudiera ser italiano, ya que tanto el diseño de la planta como el alzado de su interior y la fachada presentan soluciones que no son habituales en la arquitectura sevillana y española de la época, por lo que se puede pensar que las trazas fuesen enviadas desde la casa profesa de los jesuitas de Roma.

Cúpula central con linterna, y torre.

Dada esa posibilidad, el arquitecto sevillano Leonardo de Figueroa, máxima figura del barroco local en su momento de mayor creatividad, y cuya intervención en la iglesia está documentada, se limitaría a actuar como simple maestro de obras, lo cual no fue obstáculo para que se decidiera a introducir en ellas su característica impronta decorativa. Otros arquitectos intervinieron también en la ejecución de esta iglesias, como Antonio Matías de Figueroa, hijo del anterior, y Diego Antonio Díaz.

La planta de la iglesia se resuelve en un rectángulo donde incluye un espacio centralizado resuelto con planta de cruz griega, casi circular, cubierto por una enorme cúpula sobre tambor que le otorga intensa iluminación al conjunto. Cuatro espacios semicirculares se abren en cada frente de este recinto, sirviendo el frontal de Capilla Mayor. El interior se articula con elegantes columnas salomónicas sobre alto pedestal, entre las que se abren capillas, hornacinas y tribunas en dos cuerpos, con amplio friso decorado sobre el que se alzan el tambor y la cúpula.

Detalle de la decoración escultórica central en fachada.

Un amplio programa iconográfico de exaltación jesuítica cubre por completo los muros y la cúpula de la iglesia, donde dejan parte de su mejor trabajo profesional pintores de la talla de Lucas Valdés y Domingo Martínez, así como el escultor Pedro Duque Cornejo. En su aspecto decorativo hay que hacer especial mención del diseño en las tallas de madera y de forja que muestran las tribunas en sus balcones y celosías. El retablo principal, con lienzos de la escuela de Zurbarán, da muestra de la versatilidad de Duque Cornejo, artista que combina con facilidad y maestría la rica colección de cuadros de distintos formatos con espejos, relicarios y cortinajes.

La fachada de la iglesia cuenta también con un planteamiento espectacular, aunque su falta de perspectiva, en el estrecho tramo de la calle San Luis donde se ubica, le priva de la visión que le otorgó su autor, pensando quizás en un espacio más amplio para ser contemplada. Se levanta en dos cuerpos de altura: uno primero porticado con cinco vanos que alternan el ritmo de arco y dintel, que se corresponden en el segundo con ventanales decorados con frontón alterno curvo y recto. Una balaustrada corona el frente, interrumpida por frontón con ángeles con el escudo real; y dos torres de planta octogonal cierran la fachada, centrando entre ellas el potente volumen de la cúpula revestida como aquellas con azulejos y tejas en blanco y azul. Elemento importante de esta fachada es la admirable labor decorativa tallada en ladrillo que refuerza con intensidad sus elementos, en los que se muestra la impronta característica de Leonardo de Figueroa.

Referencias

  1. BIC, según consta publicado en el BOE nº 125, página 3.860, de 5 de mayo de 1946.

Bibliografía

  • Arquitectura barroca de los siglos XVII y XVIII, arquitectura de los Borbones y neoclásica. Historia de la Arquitectura Española. Tomo 4. Editorial Planeta. 1985.
  • El siglo XVIII español. Virginia Tovar Martín. Historia del Arte, nº 34. Publicado por Grupo 16. Madrid, 1989.

Mapa de situación

Enlaces externos

Especial:Contributors/Iglesia de San Luis de los Franceses (Sevilla)

Valora este artículo

3.4/5 (10 votos)