Pacem in terris   

Fiestas de Umbrete

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Procesión del Crucificado en Semana Santa.

Fiestas de Umbrete.

Cabalgata de Reyes Magos

Esta fiesta, organizada por la Asociación Cultural Cabalgata de Reyes Magos, con la que colabora el Ayuntamiento de Umbrete, tiene lugar el día 5 de enero por la tarde.

La elaboración de las carrozas se hace de forma artesanal, contando con la mano de obra de los socios y de los padres y madres de los niños que van a desfilar. Cuando finaliza el verano, se empieza a trabajar en la nave municipal que se halla junto al Estadio Municipal Ruiz Vargas. El diseño de las mismas lo hace todos los años José María Herrera Barragán, que es miembro de la Junta Directiva de la Asociación. Siempre se cuenta con entre 7 y 10 carrozas, entre las que se encuentran las de la Estrella de Guía, la de la Reina, las de Melchor, Gaspar y Baltasar, y el resto son las denominadas "de fantasía”, que tienen motivos diversos. La capacidad de trabajo e impagable dedicación de estos artistas ha hecho que esta Cabalgata tenga un prestigio ya consagrado, siendo una de las mejores de la comarca, y que es capaz de contagiar ilusión más allá del término, ya que además sale el día 6 por varios barrios de Sevilla.

Esta celebración reúne por las calles de este pueblo tanto a niños como a mayores debido a la belleza de la misma. Fama tiene allá por donde va y esto se debe al empeño, trabajo, esfuerzo e ilusión de un grupo de personas, de umbreteños, que desinteresadamente hacen posible que esta procesión de alegría discurra por las calles del pueblo, desde 1977 (o incluso antes, ya que se tiene constancia de que anteriormente a este año se hizo en algunas ocasiones de forma esporádica), desde cuando viene funcionando esta asociación.

La Cabalgata de Reyes Magos ha sido siempre una fiesta que ha tenido entidad propia, y lo sigue teniendo cada vez más. No obstante, debido a que en los últimos años el Ayuntamiento ha venido realizando un programa de fiestas con motivos exclusivamente navideños para esta época de año, la Cabalgata ha venido a convertirse en el broche que pone fin a estas fiestas.

Su salida se realiza en torno a las 17:00 desde la Cooperativa Virgen de Loreto, ubicada en la entrada por Benacazón, y sigue un itinerario que recorre todo el pueblo, durante el cual se tiran unos 3.500 kg de caramelos, 1.500 balones, e infinidad de juguetes y de golosinas.

Durante el recorrido, la Cabalgata de Reyes pasa por las calles Córdoba, Granada, Baldomero Muñoz, plaza Virgen del Rocío, Campelo, La Carrera, Amarguillo, Traspalacio, paseo 1º de Mayo, plaza del Arzobispo, Ruperto Escobar, avenida de los Poetas, Rafael Alberti, plaza Salvador Dalí, Velásquez, Huerta Andana, plaza de la Paz, Librero, San Fernando, Francisco Madrazo, plaza Francisco Guerra Ruíz, Valdés Leal, Domingo Martínez, García Lorca, plaza del Arzobispo y plaza de la Constitución.

Alrededor de las 22:30, las carrozas llegan a la plaza del Arzobispo. En ese momento, van de una en una cruzando el Arco y atravesando la plaza de la Constitución hasta pasar por el Ayuntamiento. Cuando la primera ha entrado en la calle Adoquiná, se comienzan a tirar balones desde la torre campanario de la iglesia, y es tradición que la gente los coja para dárselo luego a los niños. A continuación, la siguiente carroza entra en La Plaza, y una vez pasado el Ayuntamiento, se vuelven a tirar balones, y así sucesivamente hasta que pasa la última carroza.

A esta tradición hay que añadirle la presencia de las Reyes Magos de la Cabalgata en el convento de las Hermanas de la Cruz de la localidad, que tiene un centro de acogida de niñas a modo de orfanato. Una vez finalizado el recorrido, los Reyes Magos se trasladan al Convento y, en un emotivo acto, cada niña recibe personalmente un regalo, de manos de los Reyes.

Fiesta del mosto y de la aceituna fina del Aljarafe

Hablar de Umbrete fuera de esta localidad lleva siempre aparejado hacerlo también de su mosto. Porque el mosto es algo más que un producto típico de esta zona: es una forma de vida. En septiembre y octubre, cuando llega la época de la vendimia y del verdeo, el desempleo baja hasta cifras prácticamente despreciables. Es entonces cuando las industrias agrícolas locales empiezan a funcionar a pleno rendimiento, comenzando el proceso de tratamiento y fermentación de los vinos y del aderezo de las aceitunas.

A raíz de la crisis de finales de los años 1960 que azotó al sector vitivinícola de la localidad, Umbrete, que en aquel entonces contaba con gran cantidad de pequeños propietarios, hizo fuerza común aglutinándose de cara al exterior para promocionar su mosto y sus vinos. De esta forma nace en 1970 la primera Fiesta del Mosto, a la que unos años más tarde se le une el sector olivarero de la comarca. Por ello, tradicionalmente se ha celebrado la fiesta denominada “del Mosto y de la Aceituna Fina del Aljarafe”, con el objetivo de dar a conocer los productos agrícolas más característicos de Umbrete, como son sus vinos y sus aceitunas.

La Fiesta del Mosto y de la Aceituna Fina del Aljarafe se celebra uno de los domingos de febrero, preferiblemente el primero o el segundo.

Este evento, había contado siempre con un gran arraigo en este pueblo y era muy esperado en toda la provincia, ya que se degustaba gratuitamente el mosto y aceitunas a todos sus asistentes, lo cual servía para generar riqueza en el municipio aprovechando esa campaña de marketing. No obstante, llegó a convertirse con el tiempo en un festejo algo impopular entre los vecinos, pues el pueblo se veía inundado de gente, a la vez que la basura generada y los altercados que el alcohol provocaba deterioraban notablemente la imagen de Umbrete. Por eso, entre otras cosas, dejó de celebrarse en 1998.

Pero la defensa de las tradiciones populares, junto con la publicidad que Umbrete gana con el evento, motivó que en el 2004 se recuperara esta fiesta local, introduciendo algunas novedades que han propiciado el salto de calidad que esta fiesta necesitaba, y más aún cuando este evento supone una fuente importante de ingresos para el pueblo.

Lo primero que se cambió fue la ubicación del evento. Históricamente, siempre se celebraba en la plaza del Arzobispo, localizada en el centro urbano de la localidad, pero esto conllevaba dos problemas que iban aumentando a medida que avanzaba el día, como son la falta de aparcamientos para los visitantes y la mala imagen que quedaba del casco antiguo. En la actualidad, el festejo se desarrolla en el Recinto Ferial, que es un escenario más extenso y que está mejor acondicionado para estos menesteres, contando con una amplia zona de aparcamientos, además de que se halla muy cerca de la primitiva ubicación de la fiesta, con lo cual no se pierde el carácter céntrico.

No obstante, la diferencia cualitativa respecto a ediciones anteriores a 1998 estriba en el contenido de la fiesta, ya que tradicionalmente sólo se había enfocado desde el punto de vista agrícola, con el mosto y la aceituna, y el en la actualidad se enriquece y apuntala el festejo añadiéndole otros pilares fundamentales de Umbrete, como son el turismo y la hostelería, y el sector empresarial de la localidad.

Por esta razón, aunque el evento ha mantenido su nombre original de Fiesta del Mosto y de la Aceituna Fina del Aljarafe, a partir de 2004 se enfoca como «Muestra Turístico-Gastronómica de Umbrete», donde hay más de 60 expositores, todos de la localidad, distribuidos en zonas específicas.

Tras el pasacalles de la banda de música por el pueblo, en el Día del Mosto tiene lugar la solemne misa, donde en el ofertorio son protagonistas el mosto y las aceitunas umbreteñas. Tras esto, y desde el Ayuntamiento, se parte en comitiva hasta el recinto ferial, donde se procede a la inauguración de la muestra, con la tradicional apertura de la canilla, consistente en abrir la primera bota de mosto. En torno a este día, correspondiente al domingo, se prepara un programa de fiestas específico durante todo el fin de semana, que incluye, con carácter fijo, el ilustre Pregón, al que sigue la Gran Cena de Gala en homenaje al pregonero, Reina y Damas de las Fiestas, y al homenajeado, pues todos los años el evento se hace en homenaje a alguien. Además, hay otras actividades que, con carácter variable, integran dicho programa.

La afluencia de visitantes desde entonces ha sido de varias decenas de miles en un solo día, a lo que le sumamos la abultada participación de los propios vecinos, lo que la ha convertido proporcionalmente en una de las muestra más visitadas de toda la provincia, y que hace del pueblo un escaparate inmejorable en el que vender el producto más importante: Umbrete.

Día de Andalucía

Aunque este festejo está muy extendido por toda la geografía andaluza desde 1981, lo cierto es que no todos los municipios lo celebran de la misma manera.

Desde esta fecha, en Umbrete, el 28-F se festeja en la plaza de la Constitución, si el tiempo así lo permite, donde se degustan guisos típicos de la tierra, entre los que se encuentra la tradicional garbanzada, todo ello de forma gratuita, distribuidos desde un ambigú que se monta para la ocasión.

En los últimos años, se viene preparando un programa festivo y cultural de varios días en torno al 28 de febrero, donde se realizan conferencias, se representan obras teatrales y se preparan excursiones con motivo del Día de Andalucía.

Desde 2004, además, se celebra una Sesión Plenaria Extraordinaria en La Plaza, delante del Ayuntamiento, y en este evento se realizan reconocimientos públicos a personas destacadas de la vida social de Umbrete que hayan contribuido en el devenir del pueblo. Por otro lado, a los jóvenes que en último año han conseguido su mayoría de edad se les hace entrega de un Estatuto de Autonomía y otros obsequios. Asimismo, se le hace entrega a los expositores de la Fiesta del Mosto y de la Aceituna Fina del Aljarafe de un recuerdo en agradecimiento por su participación en la muestra. El Pleno termina con los himnos nacional y de Andalucía, acto al cual le siguen las actuaciones musicales que haya preparadas, que amenizarán el día mientras se degusta la comida.

Semana Santa

Palio de la Virgen de los Dolores con su cuadrilla de costaleros.
Artículo principal: Semana Santa en Umbrete

En la actualidad hay sólo una Hermandad de penitencia que procesiona en Semana Santa por las calles de Umbrete. La Hermandad Sacramental sale a la calle dos días, el Jueves y Sábado Santos; la salida y la recogida se realizan en la iglesia parroquial de Nuestra Señora de Consolación.

  • Jueves Santo. A la noche sale el Cristo de la Vera-Cruz, uno de los pocos de la comarca que van crucificados sobre una cruz de sección cuadrada, acompañado de la Virgen de los Dolores, que le sigue detrás en el paso de palio.
  • Viernes Santo. Tiene lugar el solemne Vía Crucis por las calles de la población, con la imagen del Crucificado.
  • Sábado Santo. Por la tarde la Virgen de los Dolores acompaña esta vez al Santo Entierro, y la procesión sigue otro recorrido.

Su Majestad

El Día de Su Majestad (o Su Majestad en Público) es el nombre con el que conoce popularmente a la Fiesta de los Impedidos.

Esta fiesta, que se celebra en muchos lugares y en muchos barrios de Sevilla capital, tiene su origen en que antiguamente se consideraba que los fieles cristianos debían comulgar al menos una vez al año. Y como para la Iglesia la fiesta principal del año es la Pascua, en la que se celebra la Resurrección, se eligió este periodo para que las parroquias facilitasen lo que se llamaba “el cumplimiento pascual de enfermos e impedidos”.

El día de su celebración, que es movible, tiene que ser uno de los domingos comprendidos en el tiempo de Pascua, es decir, entre el Domingo de Resurrección (Semana Santa) y el de Pentecostés (también llamado domingo del Rocío), entre los cuales hay 50 días. Da lo mismo el domingo que sea, aunque en este pueblo tradicionalmente la fiesta ha tenido lugar en mayo, debido también a la mejoría del tiempo.

Al no tener una fecha exacta de celebración, que cada año se elige arbitrariamente, en función de cuando se hagan las comuniones y de si hay programados otros actos en la parroquia.

Aunque el párroco es el que fija la fecha, el carácter popular del festejo lo ha organizado la Hermandad Sacramental, en los últimos años con la ayuda municipal.

La procesión de Su Majestad sale a las 9:00 de la mañana del domingo, y cuando termina, sobre las 11:30, tiene lugar la correspondiente misa.

La fiesta se considera como una de las más bonitas de todo el calendario, debido a que se produce una auténtica explosión de los sentidos: el olor de las plantas, la visión de un pueblo ornamentado, el gusto de las comidas de convivencia, y el repicar de las campanas de la torre, la banda de música y los cohetes, símbolo de fiestas en esta localidad desde antaño.

El festejo consiste en que el cura, acompañado de la Sagrada Forma, que la lleva custodiada entre sus brazos, va dando la comunión a los enfermos e impedidos, recorriendo las calles de la localidad debajo de un palio con seis varales, y acompañado de la banda de música.

Las calles y las plazas que se hallan en su recorrido (que puede variar todos los años) se adornan para la ocasión con plantas aromáticas, fundamentalmente romero, aunque también es posible ver en algunas zonas tomillo, hierbabuena o pétalos de rosa. Asimismo, las casas ubicadas en estas calles se adornan profusamente con grandes macetones que albergan las mejores flores y plantas, y de los balcones y puertas se cuelgan balconeras en unas, y colchas o mantones en otras.

Es tradición, además, que durante el sábado, los grupos de vecinos de calles y plazas adornan éstas con palmas, que las colocan siguiendo el borde del acerado, y con flores de papel, que cruzan transversalmente las calles, y creando así en algunas zonas un auténtico cielo de flores. Además, se erigen altares populares con imágenes y tallas de domicilios particulares.

El hecho de que se adornen las calles o se pongan altares obedece a que como aquí no tenemos el Corpus en primavera, siempre se le ha dado a esta fiesta el carácter que en otros pueblos tiene la del Corpus.

Los altares más populares son el de la calle Traspalacio, Amarguillo, plaza Virgen del Rocío, calle San Fernando (El Cerro), plaza de Andalucía (La Era), plaza de la Fuente y calle Baldomero Muñoz (Pozo Nuevo).

Algunos de estos altares utilizan como imagen la escultura que se halla en medio de la calle o plaza donde montan el altar. En el resto de los casos, la imagen se coloca sólo para este día.

Además, durante toda la noche de sábado, los vecinos que se quedan adornando las calles y levantando los altares llevan a cabo una bonita convivencia, comiendo y bebiendo, y festejando el evento.

Romería del Rocío

Artículo principal: Romería del Rocío (Umbrete)

Es tal la importancia de esta fiesta para Umbrete que uno de los dos días del calendario que son fiesta local en el municipio, junto con el día del patrón, es el lunes de Pentecostés, conocido popularmente como lunes de Rocío.

El miércoles anterior al lunes de Pentecostés tiene lugar la salida de la Hermandad de su sede parroquial, la iglesia de Nuestra Señora de Consolación. La misa de romeros se celebra solemnemente a las 8:00 de la mañana, en una iglesia abarrotada. Tras la misa, el Simpecado sube al Cajón y comienza su caminar por las calles del pueblo, acompañado tradicionalmente por una banda de música. En la plaza de la Virgen del Rocío hay ofrenda floral y se reza la Salve, reanudando la marcha por carretera hasta el cercano y hermano pueblo de Benacazón.

Tras el lunes de Pentecostés se llega de vuelta del camino el miércoles, por la mañana tiene lugar la solemne misa en la bella Hacienda de Lópaz a las 12:00. Luego se almuerza en la parada y esa tarde quedará proclamado el que será Mayordomo de la Hermandad para la Romería del año próximo. Se prepara para la marcha sobre las 18:00, para entrar sobre las 21:30 en el pueblo, y recorrerlo rezando el Rosario y portando pequeñas velas los hermanos. Llegado el Simpecado a la iglesia, se reza la Salve.

Día del Señor

La procesión de S.D.M. Corpus Christi tiene lugar en Umbrete el primer domingo de agosto, pero nunca antes del día 6. Este evento marca el inicio de las fiestas veraniegas.

La tradición popular siempre ha atribuido el carácter excepcional de la celebración del Corpus en Umbrete a una antigua bula arzobispal. No obstante, realmente no existe ninguna bula, sino que su explicación es la siguiente: en el archivo parroquial se conservan unas Reglas de la Hermandad Sacramental del siglo XIX, en las que se explica el por qué de la celebración del Corpus en agosto: la razón no era otra que porque en junio la mayoría del agente se hallaba ocupada en las labores del campo, y no les era posible asistir a muchos, y además en ese tiempo no se habían cobrado las cosechas, por lo que los lugareños no podían celebrar la fiesta tan dignamente como quisieran. No hubo nunca una bula ni privilegio escrito, porque tampoco hizo falta. Lo que sí es cierto es que esta costumbre se remonta a los años finales del siglo XVI, que es cuando se empezó a celebrar al Corpus como lo conocemos hoy. Los sucesivos arzobispos, al aprobar las reglas de la Hermandad Sacramental, estaban aprobando de facto, el privilegio de cambiar la fecha del Corpus. En cuanto al nombre de Día del Señor es algo particular de Umbrete.

Hay algunos otros pueblos en los que el Corpus sale también en otras fechas, como Villanueva o Salteras, por diversos motivos. En cuanto a la ficha elegida de agosto, se puede decir lo siguiente: se tiene que celebrar siempre el domingo siguiente al día 6, es decir puede caer entre el 6 y el 12. Esto es porque el día 6 es la fiesta de la Transfiguración del Señor, y este hecho narrado en los evangelios se ha considerado siempre como una alegoría o premonición de la Eucaristía.

Por último, decir que durante muchos siglos ésta fue considerada la fiesta más importante del año por los umbreteños, ya que la fiesta grande de la actualidad, la Feria y Fiestas Patronales, como hoy se le conoce, tiene sólo algo más de un cuarto de siglo.

Feria y fiestas patronales en honor de San Bartolomé

San Bartolomé es desde el siglo XVII el patrón de Umbrete. Su día se celebra el 24 de agosto, la función solemne se realiza en la mañana y procesiona por la tarde, junto a la Virgen del Consuelo, titular de la iglesia umbreteña.

En torno a la festividad del patrón se celebra desde 1979 la Feria de Umbrete, que son cinco días de fiestas en torno al día 24, en los terrenos del recinto ferial, con unas treinta casetas y con atracciones.

Desde 2003, aprovechando la cercanía de las dos fiestas de agosto, como son el Día del Señor y San Bartolomé, y el aumento del tiempo que la población destina al ocio, por ser temporada vacacional, se viene elaborando un programa de fiestas de casi un mes, albergando actividades, actuaciones musicales y competiciones deportivas de todo tipo, de forma ininterrumpida. Desde este año se viene celebrando el ilustre Pregón en honor a San Bartolomé, que tiene lugar entre una fiesta y otra, donde además, se corona a la Reina de las Fiestas y las Damas de Honor, que tendrán una vigencia de un año.

Por las noches, a altas horas de la madrugada, se produce la suelta del típico toro de fuego, artefacto pirotécnico en forma de toro, que expulsa pequeños cohetes o «ratillas», que hacen correr a los que acuden a presenciarlo. Esta tradición es típica de nuestras fiestas veraniegas, por lo que aparte de en la Feria y Fiestas Patronales, también tienen lugar en el Día del Señor, aunque también se haga en otras ocasiones, durante eventos esporádico y puntuales.

Novena de Loreto

A pesar de que en la actualidad el Convento de Loreto se halla en el término municipal de Espartinas, la vinculación que siempre ha tenido con Umbrete ha sido muy estrecha.

Los nueve días de culto a la Virgen de Loreto, patrona del Aljarafe, cuya festividad se celebra el 8 de septiembre, incluyen un día dedicado a Umbrete, y no en vano, es este pueblo el que más devotos aporta a los actos.

Antiguamente, hasta los años sesenta, la novena a la Virgen de Loreto comenzaba el día 8 de septiembre, fiesta de la Natividad de la Virgen, y terminaba el día 17 del mismo mes, fiesta llamada de las Llagas de San Francisco. Ahora se hace al revés, comenzando el día 30 de agosto y terminando el 8 de septiembre, aunque la fiesta de la Virgen y su procesión siempre ha tenido lugar el día 8. Antiguamente la novena era de madrugada, terminando al amanecer para que la gente pudiera irse luego a sus trabajos. En cuento al día que le toca a Umbrete, desde hace algún tiempo suele ser el día 2, aunque no hay ningún motivo para ello, y ha variado con el paso del tiempo. Lo que sí está claro es que Umbrete ha sido siempre el pueblo aljarafeño más vinculado al convento de Loreto. Lo de Espartinas es mucho más reciente.

Nos narra Francisco Amores Martínez que, según la tradición, cuando fue hallada la imagen de la Santísima Virgen en la primavera de 1384, a unos cincuenta pasos de la Torre Mocha, los vecinos de Umbrete se la llevaron consigo al pueblo, alojándola en la iglesia parroquial, pero a la mañana siguiente descubrieron que la Imagen había vuelto milagrosamente al lugar de su hallazgo, por lo que poco después edificaron allí, para ella, una pequeña ermita.

Transcurrido un tiempo, se fundó en ese lugar un monasterio de frailes menores de la orden de San Francisco de Asís, acontecimiento que tuvo lugar el día 25 de agosto de 1525, y en la ceremonia de toma de posesión estuvo presente, junto a los primeros frailes y autoridades de Sevilla, el alcalde mayor de Umbrete, que lo era por entonces Alonso de Gaete, según se recoge de la escritura notarial que se guarda en el archivo del Convento. En los años siguientes, algunos religiosos ilustres salieron de Loreto a predicar en Umbrete, destacando entre ellos la gran figura de San Francisco Solano, apóstol de Perú.

A comienzos del s. XVII, el cardenal Fernando Niño de Guevara pasó largas temporadas en el Palacio arzobispal de Umbrete, y a raíz de esto, conoció El Loreto, al que desde entonces le tuvo un gran afecto, costeando la ampliación de su iglesia y un vestido para la Virgen en 1607. Durante estos siglos fueron muchos los umbreteños que, al morir, pedían ser enterrados con el hábito de San Francisco y las Hermandades del pueblo recurrían a los frailes para predicar y cantar en sus funciones; además eran cuatro o seis frailes los que se venían en agosto a llevar la Custodia en la procesión del Corpus, invitados por la Sacramental, que ese día los invitaba a comer en la casa de su Mayordomo.

Desde este convento, se propagó en el siglo XIX la devoción a la Virgen del Rocío, según se menciona en otros apartados.

A finales del siglo XIX, Juan del Toro y Gómez, estando de párroco en Umbrete, se encargó varios años de mantenerle culto en el Santuario, hasta que volvieron los franciscanos en 1881. Por otra parte, hacia 1850 una vecina del pueblo, doña Manuela Illanes, costeó la hechura de los nueve angelitos que figuran en la nube sobre la que aparece sentada la Virgen, que talló el escultor sevillano Gabriel de Astorga. Ya en el siglo XX, fueron muchos los umbreteños que se hicieron hermanos de la Hermandad de Nuestra Señora de Loreto, fundada en 1925, y los que pertenecieron a la Venerable Orden Tercera, rama seglar de los franciscanos (todavía se conserva en la portería un banco de madera que perteneció a la V.O.T. de Umbrete). Cuando la Virgen fue coronada canónicamente el 12 de noviembre de 1950, muchísimos umbreteños aportaron dinero y joyas para la realización de las nuevas coronas, ráfaga y cetro, piezas que se le ponen a la Virgen y al Niño para la procesión de cada 8 de septiembre. Fue don Francisco Llorente, más conocido como el Niño Ana, gran devoto de la Virgen, quien se encargó de recoger todas esas aportaciones. Finalmente, hay que recordar que el 7 de junio de 1959, tras haber sido declarada la Virgen Patrona del Aljarafe por el Papa Juan XXIII, la imagen fue llevada en primer lugar hasta Umbrete, acompañada de los frailes, donde permaneció 24 horas en su iglesia parroquial, comenzando un recorrido que la llevaría en procesión por otros pueblos de la comarca; ese día el Ayuntamiento concedió a la Virgen el título de Alcaldesa Honoraria del pueblo.

Con estos datos históricos se pretende evidenciar la estrecha vinculación que durante siglos ha tenido Umbrete con El Loreto, reforzada en estos tiempos por la presencia permanente de los frailes en la parroquia.

Fiesta de la solidaridad

Desde 2003, el Ayuntamiento de la localidad, en colaboración con la Escuela Solidaria de Umbrete, entidad social integrada por profesores de primaria preocupados por la restitución de los valores perdidos de una infancia cada vez más desestructurada, se organiza este festejo, cuyo objetivo es movilizar a la población para conseguir para fines solidarios, y con ello educar también a los niños, que aprenderán actitudes más positivas. Todos los años, se colabora con una ONG (hasta ahora ha sido Intermon Oxfam), obteniendo fondos para financiar algún proyecto concreto, que casi siempre consiste en la mejora de infraestructuras y en paliar necesidades en alguna parte del Tercer Mundo.

Para ello, se moviliza el entramado asociativo y empresarial de la localidad, a fin de que colaboren económica o presencilmente en alguna de las actividades programadas destinadas a recaudar dinero (comercio justo, tómbolas, ambigú, venta de papeletas, …).

El primer año tuvo lugar el 12 de octubre, coincidiendo con el Día de la Hispanidad. No obstante, ante la dificultad de Escuela Solidaria de participar en esta fecha, por estar muy reciente el inicio del curso académico, se estudió la posibilidad de cambiarlo para otro día. Ante la inexistencia de fechas que permitieran una buena organización del evento, se planteó que coincidiera con Su Majestad, aunque se volvió a desestimar, llegando finalmente al acuerdo de que esta fiesta se celebrase un domingo cualquiera del mes de noviembre.

Día de la Inmaculada

El 8 de diciembre tiene lugar el Día de la Inmaculada, también llamado La Pureza, por procesionar la Purísima Concepción.

La fiesta de la Inmaculada se celebra en Umbrete desde el siglo XVII. La imagen de talla que tiene su altar en la iglesia es de autor anónimo y se piensa que puede datar del año 1724, aunque retocada posteriormente. La Hermandad de la Purísima Concepción data por lo menos del año 1731, cuando el arzobispo Luis de Salcedo y Azcona le aprobó nuevas reglas, las cuales aún se conservan. En el siglo XIX decayó la Hermandad, aunque no la fiesta, que no dejó nunca de celebrarse, siendo considerada como la equivalente al Día del Señor en invierno.

Al perderse la Hermandad, que ahora se quiere reorganizar, el cuidado de la Virgen, paso y simpecado (éste último una buena pieza bordada en plata sobre terciopelo azul a finales del siglo XVIII o primera mitad del XIX), pasó a estar a cargo de la familia de la maestra Concepción de la Rosa. Últimamente se ha estrenado un nuevo paso en plata de ley, realizado por Orfebrería Maestrante y donado por la familia de Manuel Ruiz García. Una cosa muy bonita que se hacía antiguamente, es que la víspera de la fiesta, por la noche, la gente dejaba encendida una luz en la puerta de su casa, como símbolo de espera o vigilia de la Virgen, costumbre que siguen conservando algunas familias y que le daba un aspecto muy bonito a las calles. Que se recuerde, siempre ha habido procesión, fuegos, toro, etc. La Octava que ahora se ha recuperado estuvo muchos años perdida, haciéndose solamente un triduo. La devoción a la Inmaculada está muy arraigada en España, pero especialmente en Andalucía.

En 2004, coincidiendo con el 150º aniversario de la proclamación del dogma, esta Hermandad procesionó de forma extraordinaria el día 6 de junio.

Navidades

Aunque la Navidad ha sido desde siempre una fiesta muy celebrada popularmente, en los últimos años se está canalizando estas costumbres populares, y se está regulando desde el Ayuntamiento, ya que se viene organizando un programa de fiestas específico para esta época de año.

El pueblo se ilumina con motivos navideños, y entre estos adornos figura el tradicional alumbrado callejero, los naranjos de La Plaza y de la Virgen del Rocío, y el perfilado artístico del Ayuntamiento, además del árbol de luces que se ubica en la plaza de la Constitución, frente al Ayuntamiento, que se coloca desde 2003, y que viene a recordar la antigua tradición de colocar un abeto natural en esta misma localización.

El programa de fiestas que se prepara incluye un concurso de campanilleros, que tiene lugar en la iglesia parroquial Nuestra Señora de Consolación. La agrupación que resulta ganadora sale una noche cantando por las calles de la localidad.

Otra actividad es el certamen de belenes, donde se constituyen dos categoría: una de belenes familiares u hogareños, ubicados en domicilios particulares, y otra de entidades, donde participan los comercios, entidades y parroquias.

También encontramos entre los actos el día del Cartero Real, organizado junto a la Asociación Cultural Cabalgata de Reyes Magos, que consiste en la recogida de las cartas de los niños de la localidad para los Reyes.

Además, se celebra de forma anual un conciertos navideños, y en Nochevieja, tiene lugar en la plaza de la Constitución, y con anterioridad a las campanadas de Fin de Año, una fiesta de disfraces, que entran en concurso según la categoría.

El broche final de las fiestas es la Cabalgata de Reyes Magos, que inunda de ilusión las calles de Umbrete.

Especial:Contributors/Fiestas de Umbrete

Valora este artículo

2.4/5 (10 votos)