Hermandad de Santo Entierro (Sevilla)

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar

Real Hermandad Sacramental del Santo Entierro de Nuestro Señor Jesucristo, Triunfo de la Santa Cruz sobre la Muerte y María Santísima de Villaviciosa de Sevilla, conocida comúnmente como Hermandad de El Santo Entierro.

Historia

Su origen se remonta al año 1582 cuando un alfarero genovés, Tomás Pessaro, promovió una Hermandad en honor a Nuestra Señora de Villaviciosa, en un hospital de la calle Cocheros.

Tras la reducción de los hospitales decretada en 1587 por el arzobispo Rodrigo de Castro Osorio, la Corporación se trasladó a la iglesia de Santa Catalina, pasando en 1591 a una capilla de los Humeros conocida como Oratorio del Calbario o de Colón. Instituida luego como Cofradía de penitencia, inculcó la devoción por el Santo Entierro de Cristo.

Virgen de Villaviciosa y San Juan Evangelista.

Según cuenta el abad Gordillo, el Jueves Santo de madrugada ponían en el collado del Oratorio un Crucificado con la Virgen, San Juan, las Marías y los ladrones, quedando así hasta el Viernes Santo a las tres de la tarde. Entonces se predicaba el Descendimiento, bajando el cuerpo de Cristo para colocarlo en brazos de la Madre y se disponía a continuación el Santo Entierro, con disciplinantes, cruces parroquiales, religiosos de distintos conventos, tambores, cantores, cofrades con túnicas negras y la imagen del Cristo muerto llevado en andas hasta la Catedral. De vuelta se dirigían al convento de San Pablo y allí dejaban la imagen en un sepulcro. El Domingo de Resurrección la Cofradía regresaba a San Pablo y volvía con el Señor, ya resucitado, a su capilla de los Humeros. Así se siguió hasta 1604, año en que el arzobispo Fernando Niño de Guevara prohibió por decreto este tipo de representaciones.

La Cofradía tomó gran auge a finales del siglo XVI y principios del XVII. Se cree que en 1592 contaba con más de mil hermanos y de dos mil hermanas, entre ellos, muchos genoveses. En 1601 se instituyó en la capilla de la Hermandad el colegio de San Laureano.

En ese tiempo, y hasta finales del XVII la alegoría de la Santa Cruz se encargaba cada año a un pintor o escultor. El paso debía componerse de un monte figurado con la Cruz en el centro y con sudario. Al pie, la muerte, representada por un esqueleto con una guadaña y una corona real sobre la cabeza. De otra parte, desde principios del mismo siglo la Cofradía modificó su primer paso por la adquisición de la talla del Cristo yacente atribuida a Juan de Mesa.

A finales de la centuria la cofradía entra en un tiempo de decadencia, lo que dio luga a la pérdida de muchos de sus enseres y alhajas, hasta que hacia 1686 el presbítero Manuel Contreras volvió a rehacer el patrimonio, contratando nuevo paso y urna para el Cristo, que fue estrenado en 1693.

Durante el siglo XVIII esta Hermandad realizó su estación de penitencia con abundante esplendor, llegando en ocasiones a tener carácter de gran acontecimiento. De estre ellas destacó la de 1729, que fue presenciada por el rey Felipe V y su séquito.

Insignias procesionales.

Sin embargo durante la centuria siguiente tuvo ciertos altibajos pues, con la destrucción del colegio de San Laureano por las tropas francesas en 1811 se perdieron sus imágenes, pasos y enseres, salvo los titulares, el Señor y la Virgen, que fueron llevados a San Juan de la Palma. Durante las décadas posteriores la Cofradía cambió de sede por varias iglesias de la ciudad. Así, en 1834 desde el convento de la Merced pasó a San Pablo; de regreso a la Merced volvió de nuevo a San Pablo en 1840. Posteriormente pasó a San Buenaventura, a la casa del Hospital de la Misericordia, a la capilla del antiguo compás de San Pablo en 1847, al colegio de San Francisco de Paula en 1850, a San Juan de la Palma, y finalmente a San Gregorio.

El hecho de que el escultor Juan de Astorga fuera hermano se esta corporación ayudó a que la Hermandad pudiera rehacerse de las importantes pérdidas sufridas por la ocupación de las tropas napoleónicas. De hecho, se encargó de reataurar la talla de la Virgen y de la Muerte, y realizó las de los santos Varones y las tres Marías.

Las imágenes de la Muerte y del Cristo fueron encarnadas por José Bécquer, padre del poeta Gustavo Adolfo.

Pasos

La Hermandad de El Santo Entierro de Sevilla procesiona con tres pasos.

En el primero, denominado Triunfo de la Santa Cruz, o de la Muerte, popularmente llamado «la canina», aparece una cruz vacía en la que apoyan las dos escaleras del descendimiento; y al pie, la imagen de un esqueleto en actitud derrotista, sentado sobre una bola del mundo a la que se enrosca una serpiente con la manzana del pecado. Este paso procesionó por vez primera en 1693.

Tras él va el paso del Santo Entierro, tallado en estilo gótico, con el cuerpo de Cristo yacente en el interior de una urna cuyo dorado completo se estrenó en el año 2000.

Y finalmente el paso del Duelo, estrenado en 1965 asimismo en estilo gótico, donde aparece la imagen de la Virgen de Villaviciosa junto a San Juan evangelista, los santos Varones y las tres Marías, todas ellas -menos la de la Virgen (Antonio Cardoso de Quirós, 1691)- obras de Juan de Astorga.

Sede

Fachada de la capilla.

La Hermandad tiene su sede canónica en la capilla del Santo Sepulcro, situada en la calle Alfonso XII del barrio de la Encarnación-Regina en el Casco Antiguo de Sevilla.

Salida procesional

Realiza su salida procesional haciendo estación de penitencia desde su sede hasta la Santa Iglesia Catedral en la noche del Sábado Santo de la Semana Santa sevillana.

Bibliografía

  • Historia de las Hermandades de Penitencia, Federico García de la Concha Delgado y Joaquín de la Peña Fernández. En: Sevilla Penitente. Editorial Gever, S.A., Sevilla, 1995.

Especial:Contributors/Hermandad de Santo Entierro (Sevilla)

Valora este artículo

  • Actualmente3.80/5

3.8/5 (5 votos)