Pacem in terris   

Convento de Santa Ana (Sevilla)

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Portada de la iglesia del convento de Santa Ana de Sevilla, en la calle del mismo nombre.

El convento de Santa Ana de Sevilla se encuentra situado en el nor-oeste del interior del centro histórico tradicional, en el barrio de San Lorenzo, dentro de su distrito Casco Antiguo.

Ubicado casi equidistante entre el río Guadalquivir y la Alameda de Hércules en horizontal, y entre el convento de Santa Clara y la iglesia de San Lorenzo en vertical, pasa un poco desapercibido entre el caserío de esta zona de la ciudad, de no ser por el alto muro de su iglesia que se levanta al pie de la calle Santa Ana

Historia

El convento de Santa Ana se funda en el año 1537 en la población de Paterna del Campo, instalándose la comunidad de Carmelitas Calzadas en Sevilla unos años más tarde, en 1564, a instancias de fray Alonso de Bohórquez, por entonces provincial del Carmelo. Su primera casa en esta ciudad la tuvieron en la calle Rosario, pasando a alojarse definitivamente en su actual casa de la collación de san Lorenzo en 1606.

En su continuada estancia en este convento hay que exceptuar un período de tiempo: el que medió entre el proceso revolucionario de 1868 que supuso su exclaustración y su traslado al de San Leandro, y hasta la restauración de su convento de Santa Ana, el 2 de abril de 1875; quedando desde entonces las religiosas en esta casa permanentemente.

Convento

Este convento de Santa Ana es de dimensiones relativamente pequeñas, circunstancia que se vio aumentada por distintas ventas de parte de su terreno para garantizar la supervivencia de la comunidad, en su historia reciente. Su núcleo principal, principalmente obra de los siglos XVII y XVIII, con otras intervenciones en el siglo XIX y reformas posteriores, se ajusta a la esquina formada por las calles Santa Clara y Santa Ana; el fondo del terreno del convento, próximo a la tapia de la calle Roelas está destinado a huerto y jardín.

El acceso al convento se realiza a través de un pasaje que se encuentra junto a la cabecera de la iglesia, con tres tramos, dos de ellos cubiertos con bóveda de crucería.

En el compás de entrada se encuentran distintos elementos conventuales como son: la puerta reglar, el torno, los dos locutorios, la entrada a la sacristía exterior, la vivienda de los porteros y la entrada a la hospedería para familiares de las religiosas.

Muy cerca de este compás está el claustro, realizado con doble galería de arcos que apoyan sobre columnas de mármol. En planta baja estos arcos son peraltados y alfizados, mientras que la alta presenta arcos rebajados.

Una característica de la presencia urbana de este convento es el amplio volumen de su iglesia y la espadaña, que contrastan con la sencilla fachada claustral y la particularidad de que su acceso es difícilmente apreciable desde la calle.

Iglesia

Cerámica de Santa Ana junto a la puerta de la iglesia.

La iglesia de este convento consta de una sola nave y se cubre con una bóveda de cañón estructurado mediante arcos fajones y con lunetos. Cuenta con tres tramos más los coros.

La parte visible de la iglesia desde el exterior es su fachada lateral, realizada toda ella en ladrillo: un amplio y alto muro apenas abierto al exterior a través de ventanas muy simples, que se levanta ante la calle Santa Ana y de la que sobresale su espadaña. La portada de acceso, muy sencilla, presenta un recercado formado a partir de parte de la fábrica de ladrillo rehundida.

Justo al lado de esta portada puede verse un retablo cerámico dedicado a su titular, Santa Ana, una obra de 1995 realizada por los pintores ceramistas Antonio Martínez Adorna y José Francisco Río Sutil y colocado con motivo de su IV Centenario.[1]

Referencias

  1. retabloceramico.net: Retablo cerámico de Santa Ana en el convento de dicho nombre, de Sevilla.

Bibliografía

Mapa de situación

Especial:Contributors/Convento de Santa Ana (Sevilla)

Valora este artículo

3.0/5 (5 votos)