Convento de San Leandro (Sevilla)

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Portada del convento de San Leandro de Sevilla.

El Convento de San Leandro de Sevilla se encuentra situado en pleno Casco Antiguo de la ciudad, con el frente de su portada principal a la Plaza de San Ildefonso.

Historia

El origen de un convento de Madres Agustinas en Sevilla se remonta a la centuria de la reconquista de la ciudad por Fernando III el Santo, allá por el siglo XIII, pues existen documentos que dan constancia de la existencia en ella de un monasterio durante el reinado de aquél (1295 a 1312), que llegó a acoger bajo su patrocinio en 1309.

No obstante, este primer establecimiento se construyó en un lugar a extramuros de la ciudad, próximo a la Puerta de Córdoba, cercano a donde luego se implantó el Convento de Capuchinos.

Debido a la inseguridad del lugar, objeto de asaltos de ladrones y maleantes, las monjas acabarían por abandonar el convento, algo que no agradó al rey Fernando IV, quien ante la noticia rogaría a la entonces abadesa Madre Lorenza que permaneciera allí, publicando duras proclamas contra los que atentasen a la comunidad. Pero esta iniciativa no sería eficaz, y los abusos contra el monasterio continuaron produciéndose.

Esta incómoda situación acabó en 1367, cuando el rey Pedro I de Castilla dictó una Real Licencia por la que las Agustinas se pudieron trasladar a una zona intramuros de la ciudad, en concreto dentro de la collación de San Marcos. Aquí se comenzaría una nueva etapa de su vida conventual, aunque el espacio de que se disponía contaba con problemas imposibles de solucionar.

Sabedor de estas dificultades, el rey ofreció a la madre abadesa en 1369 unas casas junto a la antigua iglesia de San Ildefonso, de dimensiones considerables, donde pronto se iniciaron las obras de adecuación para el convento. Así, la iglesia se comenzó en 1369, y acabándose la reconversión del conjunto para fines conventuales en 1377, fecha a partir de la cual se vería favorecido por múltiples mercedes donadas por la propia realeza.

A finales del siglo XVI, en pleno auge de la ciudad, el monasterio conoce una etapa de esplendor que se concreta en la remodelación del edificio conventual y en la construcción de una nueva iglesia, cuyas obras se continuaron durante la centuria siguiente, donde se incluyeron la decoración de la iglesia y otras dependencias domésticas. En su construcción, de marcadas líneas manieristas, intervinieron importantes maestros del momento como son Asensio de Maeda, que trabajó hacia el año 1584, y Juan de Oviedo, a quien se le atribuye sus trazas.

Durante el siglo XVIII se produce una nueva renovación en el convento y en especial en su iglesia, a la que se le dota de un espléndido retablo barroco, tal como hoy la conocemos. El siglo siguiente sería difícil para el convento, debido a los generales motivos económicos, políticos y revolucionarios que le afectarían directamente. No obstante el convento logró mantenerse con las pocas dotaciones que conseguía del arzobispado, y con la venta de sus célebres "Yemas de San Leandro".

El edificio

Patio de entrada.

Con planta casi cuadrangular y tres fachadas exteriores, el convento es un inmueble de notables dimensiones. Su entrada principal se hace a través de una sencilla portada manierista abierta a la pequeña plazoleta situada frente a la Iglesia de San Ildefonso, y da paso a un pequeño patio descubierto interior a modo de compás, con galerías sostenidas por pilares metálicos y por columnas. En sus muros están la puerta reglar, el locutorio y el torno.

Mediante un acceso en recodo se llega al claustro o patio grande, con doble galería de arcos peraltados en planta baja y de medio punto en la superior, apoyadas sobre columnas de mármol y enmarcadas por alfices. Alrededor de este claustro se disponen las principales dependencias, entre las que destacan el refectorio, la sala capitular, y la iglesia.

Ésta, de una sola nave y estructura "de cajón", se cubre con bóveda de cañón con lunetos, acabada en el presbiterio, precedido por un gran arco de triunfo decorado con pinturas y cubierto por una cúpula sobre pechinas.

Del exterior destaca el sector de esquina comprendido entre la calle Zamudio y la Plaza de San Ildefonso, conocido como "del obrador", alrededor de un patio denominado de "San José"; o el del Noviciado, organizado en torno a un patio y ubicado al fondo, formando fachada con la calle Caballerizas. Otro interesante sector es el frontero con la Casa de Pilatos, donde se encuentra el jardín conventual, de notables dimensiones, que cuenta con pozo y fuente, entre otros elementos.

Catalogación

El Convento de San Leandro de Sevilla figura inscrito como Bien de Interés Cultural en la categoría de Monumento, y así aparece publicado en el BOJA de 1995.

Mapa de situación

Enlaces externos

Especial:Contributors/Convento de San Leandro (Sevilla)

Valora este artículo

  • Actualmente3.36/5

3.4/5 (11 votos)