Hospital de las Cinco Llagas (Sevilla)

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Antiguo Hospital de la Sangre o de las Cinco Llagas, sede del Parlamento de Andalucía desde 1992. Fachada principal.

El edificio del antiguo Hospital de las Cinco Llagas de Sevilla, también llamado Hospital de la Sangre durante un período posterior, se encuentra en el barrio del Doctor Barraquer-Grupo Renfe-Policlínico del distrito de la Macarena de Sevilla y funcionó como centro hospitalario desde el sglo XVI hasta el siglo XX.

Contenido

Historia

Este hospital lo fundan en el año 1500 Catalina de Ribera y su hijo Fadrique Enríquez de Ribera, tras obtener bula pontificia para crear un hospital de caridad para los pobres; trasladándose en 1540 —siendo Fadrique Adelantado Mayor de Andalucía— desde la calle Santiago a este nuevo lugar al norte de la ciudad, por resultar insalubre su primer emplazamiento.

Para la construcción de la nueva fábrica presentaron sus diseños los arquitectos Luis de Villafranca, Martín de Gaínza, Francisco Rodríguez Cumplido y Luis de Vega, siendo elegido entre todos ellos el de Martín de Gaínza, quien se encarga del comienzo de las obras en 1546, dirigiéndolas hasta su muerte en el año 1556. En todo ese tiempo levantó los patios de poniente, las fachadas y las torres, sin los remates.

El hospital estaría en funcionamiento hasta 1982. Después de un prolongado período de abandono el edificio ha sido restaurado, siendo desde 1992 sede del Parlamento de Andalucía.

Edificio

De un refinamiento exquisito e insuperable clasicismo, su racionalidad y mesura sirvió de exponente de una nueva arquitectura, contrapuesta a la abigarrada y caótica ciudad medieval de intramuros que existía en la Sevilla de su época; y representa sin duda una de las mejores muestras de la arquitectura renacentista en toda Andalucía.

La organización de este edificio, el de más envergadura de la España de su tiempo, se basó en el de las fundaciones hospitalarias de los Reyes Católicos, aunque aproximándose más al modelo que en ellos se había copiado, el del Hospital Mayor de Milán, obra de Filarete.

Concebido como un gran rectángulo con torres en las esquinas y cuyas fachadas se articulan en dos pisos mediante órdenes clásicos, la inicial simetría de su planta planificada alrededor de cuatro grandes patios fue posteriormente alterada al situarse la iglesia, aislada, en el centro de uno de ellos.

Fachadas

Detalle de una de las torres laterales.

El edificio presenta largas fachadas que se dividen horizontalmente en tres cuerpos mediante molduraciones rematadas por una cornisa. Verticalmente se presentan sus huecos entre pedestales, en los que se apoyan órdenes apilastrados dóricos, y sobre éstos otros jónicos. Los balcones de la planta superior se flanquean entre órdenes abalaustrados, frontones y acróteras, en una ordenación continuada de marcado italianismo.

Iglesia

Decisiva intervención en la obra tiene Hernán Ruiz II, quien después de ser nombrado maestro mayor de las obras de este hospital en 1558, termina algunas de las partes que dejó sin acabar Martín de Gaínza, su antecesor, y remata las torres.

Su principal aportación en esta obra consiste en su majestuosa e innovadora iglesia, de planta de cruz latina con cuatro capillas laterales y ábside semicircular delante de la sacristía. Con esta iglesia se inaugura el tipo de las denominadas «de cajón», de tanta trascendencia en la arquitectura sevillana posterior. En sus alzados interiores se levantan, sobre cada dos capillas, altos órdenes jónicos apoyados en ménsulas con diseño de capitel dórico, cubriendo su única nave con tres bóvedas vaídas.

Tanto interior como exteriormente cuenta con bellas portadas de mármol, sobresaliendo la personal interpretación de su autor en la articulación de los elementos y en la ornamentación de su portada principal, situada a los pies, compuesta a modo de arco triunfal romano donde se incluye un medallón con emblemas de la fe, la esperanza y la caridad, esculpidos por Juan Bautista Vázquez el Viejo en 1564.

Portada

Tras la muerte de Hernán Ruiz II (1569) le sucede en las obras el italiano Benvenuto Tortello, de quien en los escasos tres años que duró su presencia al frente de ellas poco o nada queda reconocible.

Ya en el siglo XVII le corresponde a Asensio de Maeda, por entonces maestro mayor de las obras de este hospital, realizar su fachada principal y levantar en ella su gran portada de acceso, la parte más representativa del conjunto, según las trazas dadas por Miguel de Zumárraga; obra de claro de carácter manierista de 1618.

Jardines

Jardines con el grupo escultórico de Hércules procedente de la Expo 92.

El edificio presenta su fachada principal precedida por un amplio espacio ajardinado dividido en dos zonas bien diferenciadas entre los que se levanta una alta y amplia verja de hierro. la más exterior, más amplia y con arbolado de mayor porte, abierta para su acceso para el público general; y la más cercana al edificio, realizada a base de setos cuidadosamente recortados que se distribuyen según un trazado simétrico, geométrico y muy ordenado, adecuado a la solemnidad y el clasicismo de la fachada, de acceso restringido.

En este espacio interior se ha incluido posteriormente el grupo escultórico de el Hércules que se realizó para la Exposición Universal (la Expo´92), y que estuvo ubicada durante el evento delante del pabellón de Andalucía.

Catalogación

  • Bien de interés cultural, este enorme edificio está catalogado como monumento, y así apareció publicado en La Gaceta de Madrid en el año 1931.

Bibliografía

  • Arquitectura Renacentista. Historia de la Arquitectura Española. Tomo 3. Editorial Planeta.
  • Arquitectura del XVI en Sevilla. Alfredo J. Morales. Cuadernos de Arte Español. 1992.

Entradas relacionadas

Mapa de situación

Enlaces externos

Principales editores del artículo

Valora este artículo

3.6/5 (16 votos)