Santísimo Cristo de la Buena Muerte de La Hiniesta (Sevilla)

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Para otros usos de este término, véase Santísimo Cristo de la Buena Muerte.


Santísimo Cristo de la Buena Muerte de la Hiniesta, en su altar de la iglesia de San Julián.

El Santísimo Cristo de la Buena Muerte de La Hiniesta de Sevilla es una escultura procesional, titular de la Hermandad de La Hiniesta de esta ciudad.

Historia

La actual imagen del Santísimo Cristo de la Buena Muerte de la Hermandad de la Hiniesta quedó tallada en el año 1938 por el célebre escultor Antonio Castillo Lastrucci, según contrato de ejecución firmado el 14 de agosto de 1937.

Es la tercera escultura de Cristo crucificado de esta Hermandad, que tuvo que reponer en solo cuatro años su imagen titular, al haber sufrido las dos anteriores los efectos devastadores de distintos incendios.

La primera imagen, un Cristo inscrito en la producción de Felipe de Ribas, fue pasto de las llamas en los sucesos ocurridos en la iglesia de San Julián el 8 de abril de 1932, durante la Segunda República. La segunda, una imagen realizada en pasta que procedía de la iglesia de San Marcos, fue igualmente quemada en el incendio perpetrado en ese templo el 18 de julio de 1936.

La imagen actual fue bendecida el día 3 de abril de 1938 por el vicario Jerónimo Armario y Rosado en la Iglesia de San Luis de los Franceses, donde tuvo su sede la hermandad tras los incendios de las iglesias citadas, San Julián y San Marcos.

Procesionó por ves primera en el Domingo de Ramos de aquel mismo año, saliendo desde la iglesia de Nuestra Señora de la Consolación, conocida popularmente como la de Los Terceros. En esa ocasión procesionó en solitario, pues la figura de la Magdalena no se incorporaría hasta el año 1944.

Descripción

Santísimo Cristo de la Buena Muerte. Retablo cerámico ante la iglesia de San Julián de Sevilla.

Se trata de una talla de un Crucificado, de 1,76 metros de altura y realizada en madera de cedro policromada, que representa a Cristo ya muerto.

En esta ocasión Castillo Lastrucci, aún sin privarla de su impronta y carácter propio, crea una imagen que sugiere las formas y la estética de los grandes maestros Montañés y Mesa. Así, la cabeza y el cuerpo recuerdan al famoso Cristo de la Clemencia y la composición del paño de pureza imita la del Cristo del Buen Ladrón, mientras que la disposición de las piernas están tomadas de las del Cristo de la Buena Muerte de Los Estudiantes.

El resultado es una notable obra de la escultura neobarroca sevillana, en la que, por su perfeccionista deseo realista consigue un detallado estudio del natural a través de un modelo real que posa para él.

Restauraciones

La talla de este Crucificado fue restaurada en el año 1991 por José Pérez Delgado, discípulo del propio Castillo Lastrucci, quien además le talló una nueva cruz arbórea en el año siguiente, 1992. Este mismo restaurador intervino de nuevo en esta talla en el año 2006 para la reposición de varias espinas de la corona que habían quedado perdidas.

Sede

La imagen del Santísimo Cristo de la Buena Muerte de La Hiniesta reside y se venera en la citada iglesia de San Julián, situada en la plaza del mismo nombre.

Salida procesional

Santa María Magdalena, imagen que acompaña al Cristo de la Buena Muerte de la Hiniesta en su paso procesional.

Realiza su salida procesional haciendo estación de penitencia desde su sede hasta la Santa Iglesia Catedral en la tarde-noche del Domingo de Ramos de la Semana Santa sevillana.

En el paso de Misterio, junto con el Cristo de la Buena Muerte, figura también la imagen de María Magdalena, arrodillada, obra asimismo de Castillo Lastrucci. Realizada en 1944, completa así un grupo escultórico anteriormente usual en la Semana Santa de la ciudad, y del que hoy queda como único ejemplo.

El paso procesional actual es diseño de Cayetano González Gómez y fue realizado en lo fundamental en 1971, quedando completado poco a poco durante las décadas de los setenta y de los ochenta del pasado siglo XX. Posteriormente, en el año 2006 se concluyeron las cuatro esquinas y en el 2008 se le bordaron los faldones. En el resultado final trabajaron destacados artistas de los diferentes gremios que intervienen en su completa elaboración. Entre ellos, Antonio Martín Fernández en la talla; Francisco Bailac Ceniza en la ebanistería; Rafael Barbero Medina en la talla de las cartelas de la canastilla y distintos angelitos; Francisco Buiza Fernández en la de las imágenes de los respiraderos, Manuel Seco Velasco y Guillermo Domínguez Clavería en la orfebrería, y José Ramón Paleteiro Bellerín en el bordado de los faldones.

Tras el paso de Misterio de este Cristo procesiona la Virgen de la Hiniesta Dolorosa en su paso de palio.

Bibliografía

Especial:Contributors/Santísimo Cristo de la Buena Muerte de La Hiniesta (Sevilla)

Valora este artículo

  • Actualmente2.25/5

2.3/5 (4 votos)