Pacem in terris   

Puerta del Arenal (Sevilla)

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Cerámica de la desparecida Puerta en la propia calle Puerta del Arenal (Sevilla).

La Puerta del Arenal de Sevilla era una de las diecinueve entradas que tuvo la ciudad, entre “puertas” y “postigos”, a lo largo de todo su recinto amurallado.

Situación

Estaba situada al final de la antigua “calle de la Mar” (actual García de Vinuesa), en su confluencia entre las calles Arfe, Federico Sánchez Bedoya y Castelar, en lo que es la actual calle Puerta del Arenal; era el principal punto de comunicación entre la zona del Arenal o zona portuaria -núcleo de la vida económica de Sevilla como Puerto de Indias desde el siglo XVI-, y el centro de la ciudad donde se concentraban el poder social, jurídico y religioso.

En su alrededor se concentraban bodegones y casas de juegos, con una clientela formada fundamentalmente por soldadesca y forasteros; y en sus inmediaciones se encontraba «la mancebía», extendida entre esta Puerta del Arenal y la Puerta de Triana que, aislada en el interior de una muralla, conectaba con la ciudad mediante un postigo situado en la actual calle Gamazo.

Historia

Puerta medieval

De origen almohade (siglo XII), el topónimo de la “Puerta” aparece por vez primera en 1274; se sabe que en 1386 se construyó en ella una nueva torre, y que en 1403 estaba defendida por una barbacana. Es de suponer que aquella puerta medieval sería sólo una torre-puerta, con acceso acodado y protegida por la barbacana al modo habitual, y contaría con dos carriles donde ajustar tablones calafeteados para cortar el paso al agua del río en caso de desbordamiento.

Esta puerta era la situada a cota más baja de toda la muralla, y de las más cercanas al Guadalquivir, por lo que era también la primera en sufrir los efectos de las crecidas; por ello se marcaban aquí los niveles de las riadas en cada desbordamiento, siendo el “marcador” oficial de las riadas a lo largo de la historia.

Puerta moderna

Aspecto de la fachada exterior en el siglo XVII.

Al convertirse Sevilla en puerto exclusivo para el comercio de Indias, y ser ésta la puerta más próxima entre su puerto y la ciudad, gran parte de los portes y bultos pasaban por ella. Sus dimensiones serían muy reducidas para esta actividad, por lo que en 1560 el Asistente Francisco de Chacón dictó medidas para mejorar sus condiciones, mandando eliminar las construcciones que estorbaran al paso o impidiesen su acceso directo.

Las medidas fueron en realidad más generales, ordenándose reformar todas las “Puertas” de acceso de la muralla, dotándolas de un nuevo acceso "en derecho", colocando sobre ellas los escudos del reino y de la propia ciudad.

Así, su transformación comienza en 1566, cuando se derriba para ser reedificada de nueva planta, siendo Asistente y Capitán General de Sevilla Francisco Zapata y Jiménez de Cisneros —primer Conde de Barajas—, según proyecto de Hernán Ruiz II; será construida en piedra con cierto realce sobre la muralla almenada y flanqueada entre pilastras toscanas. Constaba de un arco de medio punto coronado por una placa conmemorativa y una inscripción sobre el friso del entablamento, con un frontón rematado por acróteras. Al concluir el trabajo, Hernán Ruiz hizo que figurara en el lado exterior una inscripción en latín en honor a Felipe II, en tanto que en el interior colocó otra, ésta en español y se dedicaba a las obras.

Aspecto de la fachada interior en el siglo XIX.

En 1734 y 1757 se somete a dos nuevas intervenciones.

El último documento conservado de esta Puerta es una petición para solucionar su apertura nocturna, a fin de poder administrar los sacramentos a los moribundos de los arrabales del Arenal. Esta puerta tenía la particularidad de que era la única que no se cerraba durante la noche.

Su demolición definitiva se llevó a cabo en 1864, teniendo lugar bajo la alcaldía de Juan José García de Vinuesa, tan sólo diez años después de su última restauración (1854).

Su aspecto es conocido gracias a distintos dibujos y grabados realizados en el tiempo, en especial al de Anton Van den Wyngaerde de 1567. Otro muy posterior de Bartolomé Tovar realizado en 1878 la representa con un frontón triangular superior, fruto de una reforma neoclásica. En la fachada interior figuraba la inscripción «CVRA REVM PVBLICARVM» y bajo ella «A HONRA Y GLORIA DE DIOS RENOVOSE AÑO DE MDCCXXXIV».

Bibliografía

  • El urbanismo de Sevilla durante el reinado de Felipe II, Antonio José Albardonero Freire. Ediciones Guadalquivir. Sevilla, año 2002.

Entradas relacionadas

Mapa de situación

Especial:Contributors/Puerta del Arenal (Sevilla)

Valora este artículo

2.5/5 (6 votos)