Convento Madre de Dios (Carmona)

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Retablo mayor de la iglesia del convento, obra de Jacinto Pimentel, realizada en la primera mitad del siglo XVI.

El convento Madre de Dios de Carmona se encuentra situado en la calle de su mismo nombre, contiguo a las Casas del Cabildo antiguo, en pleno corazón del centro histórico de la ciudad.

Historia

Este convento de Madre de Dios de Carmona es de muy antigua fundación, ya que se sabe que está ocupado por un grupo de religiosas dominicas desde el año 1515.

La construcción de su iglesia, uno de sus edificios sin duda más interesantes, tiene su inicio en los años centrales del siglo XVI, si bien todos sus elementos corresponden al gusto estético de la centuria siguiente, el siglo XVII.

Convento

La calle Madre de Dios de Carmona, con el muro del convento a la derecha.

Este edificio conventual se levanta junto a la plaza de San Fernando, centro tradicional de la ciudad de Carmona.

El conjunto arquitectónico del convento conserva entre sus muros muy diferentes construcciones que datan de las primeras décadas del siglo XVI y también del siglo XVII.

Como elemento a destacar hay que citar un interesante claustro de caracteres mudéjares que presenta una doble galería a base de arcos de medio punto que se apoyan sobre columnas de ladrillo.

Iglesia

Vista de la nave de la iglesia, con el presbiterio al fondo.

La iglesia es una muestra del típico modelo conventual barroco sevillano. Está organizado a partir de una sola nave que cuenta con dos portadas abiertas al exterior en el muro del Evangelio, a la citada calle Madre de Dios, de las cuales la más cercana al presbiterio está cegada actualmente.

La nave se cubre con una notable armadura de madera de pino, mientras que el presbiterio lo hace a través de una bella cúpula con profusa ornamentación barroca.

Sus cuatro muros se presentan exquisitamente decorados con yeserías que sirven para enmarcar pinturas de santos dominicos y escenas de la Orden. En el presbiterio la decoración se realiza con pintura mural de la misma época.

A los pies de la nave aparece el coro, cubierto en su parte baja por un artesonado de principios del siglo XVII, mientras que el que cubre el coro alto es un buen ejemplo de artesonado mudéjar.

De entre su rico patrimonio artístico destaca su retablo mayor, obra de Jacinto Pimentel, contemporáneo de Montañés, que lo realizó en la primera mitad del siglo XVII, correspondiendo su dorado y estofado a Jacinto de Soto.

Entre las escenas y figuras que contiene destacan la Anunciación, en la caja principal; la Trinidad en el ático, y esculturas de santos como Santo Domingo de Guzmán, Santo Tomás de Aquino, San Juan Evangelista y San Juan Bautista. En el banco presenta pinturas de San Vicente Ferrer y Santa Catalina de Siena; y como elemento interesante, se cita la inscripción sobre la puerta de acceso a la sacristía que hace referencia a la fundación del convento.

Recorriendo los tres frentes de la nave pueden verse distintos retablos menores y numerosos cuadros de distintos tamaños y a distintas alturas, enmarcados en yeserías, que representan la vida de Santo Domingo de Guzmán, fundador de la orden.

Una reja característica de los conventos de dominicas, apoyada sobre base con azulejos de arista del siglo XVI, marca el límite del espacio común de la iglesia y su acceso al coro bajo.

Mapa de situación

Bibliografía

Especial:Contributors/Convento Madre de Dios (Carmona)

Valora este artículo

  • Actualmente4.25/5

4.3/5 (4 votos)