Pacem in terris   

Nuestro Padre Jesús Nazareno (Cantillana)

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Para otros usos de este término, véase Nuestro Padre Jesús Nazareno.

Nuestro Padre Jesús Nazareno de Cantillana.

Nuestro Padre Jesús Nazareno es una imagen procesional de Cantillana perteneciente a la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno de esta localidad.

Historia

Nuestro Padre Jesús es obra datable en la segunda mitad del siglo XVII y ascribible a la producción del circulo de Pedro Roldán.

El escultor Pedro Roldan es uno de los principales exponente del barroco sevillano, que contó en la pintura con personajes como Murillo y Valdés Leal. Dejó tras de sí una escuela de seguidores que prueba el parnaso del siglo XVIII, entre los que destacan singularmente su hija Luisa Roldán, conocida popularmente como «la Roldana». De todo ello no se pretende desprender la idea errónea de una autoría confirmada, simplemente se manifiesta la opinión científica acerca de la atribución más segura de la obra de la que se trata. De esta forma se puede hablar, con bastante cuidado y reparo, de la relación del círculo de Pedro Roldan, más concretamente en un ciclo vital (segunda mitad del siglo XVII) y más concretamente todavía no de sus manos sino de su amplio taller.

Nuestro Padre Jesús Nazareno con la cruz.

En verdad su relación con Roldán es visible pero indocumentada, no se ha encontrado hasta el momento ningún dato de interés que lo relacione documentalmente. Sí es por el contrario sorprendente la noticia que se conocía por los años de 1997, a raíz de la publicación de la obra Nazarenos de Sevilla teniéndose conocimiento de la existencia de una imagen asombrosamente parecida al cristo cantillanero que posee la trianera Hermandad de El Cachorro. De pocas imágenes se puede decir que tengan hermanos, pero de Nuestro Padre Jesús se ha encontrado su gemelo, es tal su parecido físico que sin ninguna prueba de otro tipo es posible asegurar que fueron ejecutados por la misma mano.

Desgraciadamente de aquella otra imagen tampoco sabemos mucho, sólo que perteneció a una antigua Cofradía del Rosario y Sangre de Nuestro Señor Jesucristo establecida en un hospital de la calle Castilla y que la imagen estaba bajo la advocación de Nuestro Padre Jesús del Camino o de las Mercedes, a fines del siglo XVII la corporación cambió el nombre por el de Patrocinio y se fusionó con la de la Espiración de donde surgió la actual Hermandad de El Cachorro que es quien conserva la imagen en sus dependencias.

Cuenta la tradición que fue salvado del saqueo de San Bartolomé en julio de 1936 por un destacado devoto que se enfrentó a los asaltantes, escopeta en mano, pidiéndole que se lo entregaran, lo llevó a su casa donde permaneció escondido hasta que se normalizó la situación.

La imagen ha sufrido dos restauraciones conocidas, una al principio de los ochenta y otra en 1996 por Francisco Ayala.

Imagen

Nuestro Padre Jesús Nazareno con sus aditamentos.

Formalmente la imagen del Nazareno es una escultura de tamaño natural. Realizada en madera policromada, representando a Cristo en edad madura, en acción de soportar o arrastrar el madero de la cruz, encorvando la espalda, agachando la cabeza, como cordero que llevan al matadero, lleno de la mansedumbre que profetizará Isaías (cap, 53) dando un paso adelante, representando la segunda estación del vía crucis, Jesús carga con la cruz. Se muestra concentrado, mirada baja y fija, pero seguro, por la posición ceñida de sus cejas. Viste túnica roja bordada en hilo de oro con decoración rocalla, ceñida por un cordón. Luce corona de espinas y tres potencias o rayos. Todos estos aditamentos que se reconocen como propios de la escultura son verdaderamente piezas integrantes de la misma. Una de las principales característica del periodo barroco es el naturalismo, desde el que surge toda la moda de aplicaciones como trajes, mantos, joyas, coronas, pestañas, lágrimas… Desemboca todo ello en el desarrollo de las imágenes de candelero o de vestir, creación más genuina de la escultura barroca, donde sólo se ejecutan cara, manos, torsos, o pies y el resto es una estructura de madera cubierta por los vestidos que otorgan realidad a la imagen. No es exactamente éste el caso, pues la imagen de Nuestro Padre Jesús tiene elaborada la totalidad de su anatomía, pero si necesita ser vestido con túnica, corona de espinas, potencias, cruz…

Detalle del rostro.

En cuanto a la iconografía podemos hablar de la representación del siervo de Dios que cumple con su voluntad, a la vez que es víctima del sacrificio hacia Dios. En una de las cartelas de la bóveda de su capilla aparece la poesía: Con el leño de la cruz, camina este Isaac divino, a hacer que su amor por fuego, cause incendios y sacrificio. La iconografía del nazareno proviene etimológicamente de los mismo evangelios, en el texto de San Juan 18,7, se dice: ¿a quien buscáis?. Y ellos respondieron, a Jesús el Nazareno. Su asimilación a la escena en que Jesús carga con la cruz emana probablemente de la espiritualidad franciscana de la baja edad media. Nazareno, gentilicio de Nazaret, ciudad donde vivió Cristo la mayor parte de su vida, comienza a denominar a partir del siglo XIV, fue muy difundida por la orden mercenaria y consiguió una gran popularidad llegándose a representar en las procesiones la tradición apócrifa del encuentro con su madre en la calle de la amargura. En cuanto al sentido icono lógico que se esconde tras esta escena, se diría que se trata del momento revelador, en el que Cristo se presenta no sólo como Pastor que tras de sí conduce al rebaño, al triunfo seguro de la cruz, sino también como Cordero Divino camino del sacrificio, De estas dos condiciones depende su representación, camina con paso firme y convencido y asume su situación silenciosamente.

Sede

Una imagen es un conjunto, mucho mas cuando esta tiene tres siglos y medio de existencia, a ella está adherida multitud de obras más que enriquecen y estimulan a la misma imagen, pero todo forma a lo largo del tiempo una obra completa. No podemos entender la imagen de Nuestro Padre Jesús fuera del ámbito de su capilla en la iglesia de San Bartolomé, la bóveda está decorada con bellos murales de finales de siglo XVIII, recrean cornisas con rocallas y ángeles portando elemento de la pasión.

Posee esté Cristo una preciosa cruz de carey fechada en 1711, por desgracia no procesional, pero está expuesta en su capilla, fue lamentablemente manipulada por un aficionado quien le sustituyó varias placas de carey original por otra de celuloide. Forma conjunto con la imagen del Señor dos ángeles pasionarios también de escuela roldanesca y es de destacar la anteriormente mencionada túnica de rocallas con preciosos bordados del siglo XVIII. Cuenta igualmente con varios juegos de potencias y corona de espina, unas de hojalata, otra antigua de plata bordada y otra moderna de metal dorado. Por último destacar el paso de madera tallada y dorada, de 1980 obra del tallista Antonio Díaz Fernández. El año 1998 le fue concedida la 4º medalla de oro de la villa por la corporación local.

Salida procesional

Paso de Nuestro Padre Jesús Nazareno por las calles de Cantillana.

En la madrugada del Viernes Santo, Nuestro Padre Jesús Nazareno de Cantillana, señor del gremio de "pescadores”, recorre desde San Bartolomé las calles del pueblo acompañado de la devoción de los cantillaneros, tradicionalmente esta procesión carece de cuerpo de nazarenos.

Uno de los momentos representativos de la Semana Santa en Cantillana se produce con la llegada del Señor al Palacio donde se domina la Vega fértil del Guadalquivir y el antiguo cauce del río, al amanecer del Viernes Santo, el Nazareno bendice en ese lugar los campos de Cantillana y antiguamente también el río. Posteriormente en la iglesia parroquial tiene lugar el tradicional “sermón de Jesús” en el cual se canta la sentencia de Pilatos y el Canto del Ángel; a continuación, regresa a su capilla donde llega sobre las doce del mediodía.

Especial:Contributors/Nuestro Padre Jesús Nazareno (Cantillana)

Valora este artículo

3.8/5 (9 votos)