Federico María Pérez-Estudillo Sánchez

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar

Reverendo Federico María Pérez-Estudillo Sánchez (n. Sevilla, 26 de febrero de 1921 - † Sevilla, 10 de octubre de 1996), don Federico o padre Estudillo fue un sacerdote, canónigo de la Santa Iglesia Catedral de Sevilla, capellán real de Nuestra. Señora de los Reyes y San Fernando, capellán de la plaza de toros de la Real Maestranza de Caballería, del aeropuerto de San Pablo y del Sevilla Fútbol Club, director espiritual de las Hermandades del Valle y de los Servitas y párroco de Jabugo, La Roda de Andalucía y Bellavista, además de ganador de un premio Ondas en 1971 por una misa flamenca cantada en Florencia. Fue una persona muy conocida y querida en la sociedad sevillana, sobre todo por su carácter abierto y amigable.

Biografía

Federico nació el 26 de febrero de 1921 en la céntrica calle García de Vinuesa, siendo bautizado en la pila bautismal de la Capilla de San Antonio de la Catedral de Sevilla. A los 23 años decidió entrar en el seminario, estando prometido. «No me gustaba y tenía crisis de fe, pero Dios me forzó», aseguró él mismo. Se consideraba rociero, aunque «no estaba de acuerdo con aquellos que faltaban a la caridad».

Hermano de 11 Hermandades de penitencia y gran cofrade de la Semana Santa de Sevilla, fue el precursor de la Coronación Canónica de la Virgen del Valle, con motivo del IV Centenario de la creación de la Hermandad. También fue él, junto con el columnista Antonio Burgos, quien recuperó la olvidada tradición de las «Lágrimas de San Pedro» desde la Giralda, que se remonta hasta 1403 y que se perdió desde 1839, con un atisbo de recuperación en 1961, pero que cayó en el olvido.

Las «lágrimas de San Pedro» consisten en lo siguiente: Todos los años en la noche del día 28 de junio (24:00 h.) y durante el día 29 de junio (festividad de San Pedro y San Pablo), seis clarineros de la banda de cornetas y tambores Nuestra Señora del Sol, ataviados con su uniforme de gala a imagen del regimiento de caballería Sagunto VII, hacen sonar en todas las caras de la Giralda las «Lágrimas de San Pedro».

Esta melodía rememora las lágrimas del apóstol y es repetida tres veces por cada cara de la Giralda, comenzando en dirección hacia el Alcázar, después hacia el Aljarafe sevillano, plaza de San Francisco y plaza Virgen de los Reyes, completando las cuatro caras.

Afirmaba tener «3.106 hijas», que eran sus protegidas, entre las que están Rocío Jurado, Isabel Pantoja, Sylvia Pantoja, Imperio Argentina, Lolita Sevilla, la princesa de Orleans, Gracia Montes y una interminable lista.

Pero si es bien conocido, era por su gran pasión por el Sevilla Fútbol Club y los toros, a cuyos actos siempre acudía. Gran amigo de Curro Romero, afirmó ser '«currista y de Pepe Luis Vázquez» a ultranza. Su única frustración fue «no haber tomado la alternativa como torero». También afirmaba que los toros «los veo desde el tendido, aunque me gusta más estar en el burladero de médicos, pero no me deja el doctor Vila porque dice que si los toreros ven al médico y al cura juntos se asustarían mucho».

Pero si también es conocido por otra de sus pasiones, es por la del Sevilla Fútbol Club. Se hizo socio del Sevilla en 1930, y al primer partido que acudió fue un Sevilla-Oviedo, donde los hispalenses ganaron por 4 a 0. Raro era el partido al que no acudía; tal es así, que el cardenal Bueno Monreal le recomendó que no fuera más al fútbol en su época de párroco de pueblo, aunque iba cuando el Sevilla jugaba con el Madrid y con el Betis. No se consideraba antibético.

Tanto dolió su muerte que las campanas de la Giralda tocaron a muerto, se realizó un multitudinario funeral en el Altar Mayor de la Santa Iglesia Catedral de Sevilla presidido por el arzobispo de Sevilla y, posteriormente, cardenal Carlos Amigo Vallejo, y tanto en la plaza de toros de la Real Maestranza de Caballería como en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán se guardaron un minuto por su eterno descanso.

Anécdotas

  • En uno de sus viajes a Roma, concelebró misa con el papa Juan Pablo II en una capilla privada. Al acudir, y recibirlo, se arrodilló ante el Santo Padre, éste lo levantó con fuerzas del suelo y escuchó una larga lista de peticiones, que empezó así: «Santo Padre, una bendición para los jóvenes cofrades, para los jugadores del Sevilla, para mi asociación de mujeres, para todos los sacerdotes de España, etc.». Al contar esta vivencia a un periodista, le pregunto «¿Le pidió usted por los béticos?», a lo que le contestó «Oiga, rezar por los béticos es superior a mis fuerzas. Me resulta imposible hacerlo».
  • En una tertulia radiofónica celebrada en un hotel sevillano durante una Feria de Abril interveno don Federico, que escuchaba como uno de los ponentes, ante una de las «espantás del Faraón», incidía en que debía retirarse. Para el padre Estudillo, Curro no estaba ni mucho menos acabado y era consciente que una u otra tarde volvería a «armar el lío». El que atacaba al de Camas dijo (aprovechando la condición de sacerdote de su opositor) «A todos nos llega la hora de la jubilación, incluso a obispos y cardenales…»; pero don Federico, de inmediato, le dijo «Efectivamente; sacerdotes, obispos y cardenales se jubilan. Pero Curro es el "Papa" del toreo, y usted debe saber —y si no lo sabe, yo se lo digo— que el Papa no se jubila nunca».
  • Para justificar por qué el Real Betis Balompié se llamaba así, afirmaba que el nombre se lo pusieron al equipo al observar al río Guadalquivir en su paso por Sevilla y ver que su trayectoria era descendente hacia Sanlúcar de Barrameda. Por ello supieron ponerle el nombre de Betis a un equipo que estaría a lo largo de su historia descendiendo cada dos por tres.

Especial:Contributors/Federico María Pérez-Estudillo Sánchez

Valora este artículo

2.8/5 (5 votos)