Iglesia de Nuestra Señora de la Antigua (Almensilla)

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar

La iglesia de Nuestra Señora de la Antigua de Almensilla.

Historia

La iglesia presenta una planta que nos descubre un origen probablemente mudéjar, si bien las diferentes reformas realizadas en ella a lo largo de de los siglos XVIII y XIX han modificado el templo, sobre todo en lo que se refiere a sus cubiertas y a sus portadas.

Iglesia

Levantada con mampostería y ladrillo, tiene planta rectangular con tres naves separadas por pilares cuadrangulares que soportan arcos de medio punto.

Sus naves, de tres tramos cada una, se cubren con estructura de armadura de madera que en las laterales tienen disposición de colgadizo. La capilla mayor, precedida por arco triunfal de medio punto, se cubre también con estructura de madera con motivos de lacería.

Presidiendo el altar mayor se encuentra la venerada imagen del Cristo de las Penas.

A los pies de la nave central se situa la portada principal, constituida por arco de medio punto entre pilastras y rematada por una espadaña. Ésta se construyó de ladrillos, presentando un sólo cuerpo con dos vanos de medio punto entre pilastras y frontón triangular recto.

En la nave del Evangelio se abre una portada adintelada que ofrece una ménsula en la clave.

Azulejo árabe

En la parroquia de Almensilla, en el zócalo de azulejos que tiene toda ella, lo remata por la parte superior una cenefa con una inscripción árabe que se va repitiendo a lo largo de la misma.

Después de investigar su origen, no es demasiado antiguo, pues dicho zócalo se realizó a finales de la década de los años 60 del pasado siglo XX, que se embelleció un poco la citada iglesia, por la visita a ella del Cardenal de Sevilla Bueno Monreal para celebrar varias confirmaciones.

La frase en árabe dice: «Y no vencedor sino Alá».

Esta frase aparece en la fachada del palacio de Pedro I de Castilla, en el Patio de la Montería del Alcázar de Sevilla y en multitud de lugares de La Alhambra de Granada. Esta coincidencia se explica porque los alarifes que construyeron el palacio cristiano de Pedro I de Castilla, fueron cedidos por el Rey moro de Granada, que por entonces era vasallo de Castilla y con muy buenas relaciones con Pedro I.

Enlaces externos

Especial:Contributors/Iglesia de Nuestra Señora de la Antigua (Almensilla)

Valora este artículo

  • Actualmente2.63/5

2.6/5 (8 votos)