Historia de Carmona

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Estatua de Servilia, Museo de la Necrópolis de Carmona.

La ciudad de Carmona se encuentra situada sobre una cresta de los Alcores, única y pequeña zona elevada que se extiende desde Alcalá de Guadaíra como límite entre la campiña de olivar y la amplia vega de cereales.

No hay datos sobre la fecha en la que se forma su caserío, aunque los importantes yacimientos prehistóricos dan fe de que ya se habitaba mucho antes de la dominación romana, y muy seguramente desde el siglo X antes de Cristo.

Historia

Época romana

Los llegados de Roma captan pronto la doble importancia de este singular asentamiento, debido a su alto valor estratégico y a la gran calidad de sus campos. Por ello deciden levantar en aquí un admirable cinturón defensivo y organizar la ciudad según su modelo urbanístico de puertas de acceso, calles principales y espacios públicos interiores, todo lo cual aunque muy modificado, permanece en el recuerdo hasta nuestros días.

La importancia de la Carmona romana queda evidente tras los hallazgos de su extensa Necrópolis o la consideración de que la ciudad contó con autorización para acuñar monedas.

Época visigótica

De la época visigoda no quedan muchos datos, aunque entre las piezas existentes destaca el Calendario Litúrgico que se encuentra en el Patio de los Naranjos de la iglesia de Santa María.

Época musulmana

Puerta de acceso al Alcázar del rey Don Pedro.

La población musulmana dejó huellas de enorme interés en Carmona, no sólo en su legado monumental sino en muchos otros aspectos como su toponimia.

La importancia de la ciudad durante el período islámico queda patente al ser elegida como sede de uno de los reinos de Taifa.

Reconquista

Una fecha de especial significado para la ciudad es la del 21 de septiembre de 1247, día en el que el último alcaide musulmán de la población, Abdul-Gelí, se rinde a las fuerzas cristianas que la asediaban. Desde dicho día, coincidente con la festividad de San Mateo que por ello se proclamó patrono de la ciudad, el pendón morado de Castilla ondeó sobre sus alcázares, tomados por don Rodrigo González Girón en nombre del rey Fernando III El Santo. Este mismo monarca, el 6 de mayo de 1252 otorgó el Fuero de Carmona a sus moradores, que siempre se distinguieron por su unión a la Corona de Castilla.

Poco después del fallecimiento de Fernando III, su hijo y sucesor Alfonso X el Sabio acordó el Repartimiento de Carmona (1253), conservado en el Archivo Municipal, por el que se sabe el nombre de su primer Alcaide cristiano, don Guillén (quizás Guillén de Sobrebosco).

Muy importante fue la figura de don Pedro I, el rey Justiciero para unos, o Cruel para otros, que elige como una de sus residencias favoritas el Alcázar de Arriba (luego denominado Alcázar del Rey don Pedro) para el que manda llamar a los mismos artistas islámicos que trabajaron en los Reales Alcázares de Sevilla para transformarlo en palacio.

El siglo XV deja en Carmona episodios de lucha y anarquía, reflejo de las pugnas sevillanas entre las poderosas familias rivales de los Guzmanes y los Ponce de León, apaciguadas con la autoridad real de los Reyes Católicos en las últimas décadas de la centuria.

Casa de Austria

Casa-palacio de los Rueda de Carmona, siglos XVII y XVIII.

Otra de las fechas clave de Carmona es la de 27 de marzo de 1630, día en el que el monarca Felipe IV le concede el título de Ciudad.

Siglo XVIII

El siglo XVIII marca un hito en el auge del caserío de Carmona, siendo testigo del asentamiento aquí de importantes familias que da lugar a la creación de numerosos y notables iglesias, palacios y conventos; un patrimonio de enorme valor arquitectónico y artístico que afortunadamente hoy se conserva en su mayor parte, y que ha contribuido a que todo el Centro Histórico de la ciudad haya sido proclamado en el BOE como Bien de Interés Cultural con fecha de 20 de mayo de 1963.

Siglo XIX

Un nuevo rumbo en la historia de Carmona surge en el año 1881, cuando comenzaron los trabajos de la recién nacida Sociedad Arqueológica Carmonense sobre la Necrópolis romana descubierta poco antes, y donde se pudieron sacar a la luz unas ochocientas tumbas, algunas de enorme valor, que se corresponden a una época que va desde el siglo I antes de Cristo hasta, al menos, el siglo II de nuestra Era.

Bibliografía

  • Guía de Carmona. En: Guías de Ciudades Monumentales Editadas por la Dirección General de Bellas Artes. Año 1966.

Especial:Contributors/Historia de Carmona

Valora este artículo

  • Actualmente2.50/5

2.5/5 (4 votos)