Castillo-palacio de Estepa

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Estado de los restos del castillo-palacio de Estepa, en proceso de restauración y concolidación, en el año 2014.

El castillo-palacio de Estepa es un antiguo conjunto fortificado que se encuentra situado en la parte más alta de esta localidad.

Se ubica en la cima del cerro de San Cristóbal, el punto más alto de la población, un lugar hoy ocupado por algunos otros edificios de gran interés, como son la iglesia de Santa María, la iglesia y convento de Santa Clara o la torre ochavada, y con unas vistas excelentes sobre una amplia extensión de su campiña a través del llamado mirador Balcón de Andalucía.

Historia

El castillo de Estepa se levanta sobre el cerro en el que se alzaba la antigua ciudad de "Ostippo", y constituye un conjunto de defensa que esta formado por el recinto de la vieja medina musulmana o ciudad medieval y el alcázar que servía de defensa para la zona más débil y la puerta de acceso.

Se cree que en su mayor parte el recinto que rodea el cerro es de origen musulmán, sin descartar que pueda tener elementos comunes con otros sistemas defensivos de época anterior.

Tras la reconquista de Estepa por Fernando III "el Santo" en el año 1240, la villa y su castillo permanecieron en manos de la Corona, hasta que Alfonso X el Sabio la donó en 1267 a la Orden Militar de Santiago. Fue entonces esta Orden la que se encargó de reparar los muros de la cerca y de reforzar el recinto del alcázar. También se debió edificar en ese tiempo la torre del homenaje, así como el sistema defensivo de la puerta de la Villa.

Se sabe que como puesto fronterizo avanzado frente al reino de Granada fue atacado en distintas ocasiones por los granadinos, cayendo su arrabal en poder de Muley Abulhacen, hijo del rey de Granada, en el año 1462, si bien poco después sería recuperado por Rodrigo Ponce de León.

Acabada la reconquista, Estepa perdió su valor estratégico y su castillo, junto con la villa, fue vendido a Adán Centurión, cuyo hijo y sucesor sería nombrado primer marqués de Estepa. En poder de los señores de Estepa, el castillo-alcázar se convertiría en palacio y cambiaría sustancialmente su función, mientras que el resto del recinto se iría deteriorando poco a poco.

Vista de la Torre del Homenaje del castillo-palacio de Estepa.

Así, con el paso del tiempo, el progresivo despoblamiento de esta ciudad y el correspondiente auge del arrabal situado a sus pies acabaron con la desaparición del antiguo barrio de Santa María asentado en él; un proceso al que también contribuyó el abandono de este palacio-alcázar por parte de los marqueses de Estepa. Por ello, todo lo que hoy queda de aquél conjunto no son más que los pocos restos de su castillo, algunas torres y muros de la antigua ciudad medieval y la iglesia parroquial de Santa María. Su configuración inicial fue alterada además con la edificación, ya en la era moderna, de dos conventos: el de Santa Clara y el de San Francisco, y posteriormente del cementerio.

Castillo-palacio

Su tipología se corresponde con la propia de un alcázar. Ubicado en el extremo de la cerca islámica, se construye a base de mampostería y hormigón de buena calidad, si bien en la torre del Homenaje y en algunos puntos claves de la fortaleza se han usado sillares de piedra bien escuadrados.

Se encuentra emplazado en el espolón occidental del cerro, defendiendo su acceso principal conocido como "puerta de la Villa". Su forma era aproximadamente triangular, con mayor desarrollo de muro que los de la cerca. De sus suntuosas estancias apenas queda nada, sólo la torre del Homenaje, también conocida como "del Palacio". A través de unos gráficos del siglo XVI se sabe de la existencia de un sistema de barbacanas y de acceso al conjunto, y también de una coracha que defendía el manantial de la ermita de Santa Ana.

Recientes excavaciones en el lugar del antiguo cementerio han dejado ver el origen almohade de esta fortaleza.

La torre del Homenaje es el elemento de mayor interés que queda de este alcázar-palacio: es de planta cuadrada de unos 13 metros de lado y con una altura de 26 metros. Su construcción es mediante aparejo de piedra labrada colocada a soga y tizón en la base, esquinas y elementos singulares. Se trata en realidad de una torre albarrana elevada sobre un cuerpo macizo y unida al muro al nivel del camino de ronda. En su interior cuenta con una dependencia ochavada cubierta con bóveda de crucería, con nervios de piedra y el resto de ladrillo. Los capiteles sobre los que se apoyan dichos nervios están labrados con el escudo de los Figueroa, lo que confirma su construcción por el maestre Leonardo de Figueroa (1387-1409).

Mapa de situación

Bibliografía

Especial:Contributors/Castillo-palacio de Estepa

Valora este artículo

  • Actualmente4.67/5

4.7/5 (3 votos)