Caracolá lebrijana

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar

La Caracolá lebrijana es un festival de flamenco que se realiza en Lebrija entre los dias 10 y 20 de julio.

Historia

Inicios

Un grupo de artistas y aficionados de Lebrija, liderado por Pedro Peña y formado entre otros por Vicente Peña, el Paula, el Piro de El Cuervo, Francisco Dorantes, Francisco Sánchez Segura, Eusebio Mendaro y Francisco Martínez Arjona gestan la idea de organizar un festival local, reuniones con mucho arte celebradas en casas particulares o bares la van perfilando, son muchos los detalles que desgranar y muchos los obstáculos que superar para que pueda hacerse realidad. En una reunión en el desaparecido bar Paula se acuerda la denominación de «La Caracolá».

Querían un festival grande, en el que se interpretara buen cante, buen toque y buen baile, con protagonismo de los artistas lebrijanos pero también abierto, que ofreciera la oportunidad de congregar a buenos y grandes artistas y lograron el sueño, ajenos aún a la trascendencia que este evento adquiriría al consagrarse como uno de los festivales de referencia obligada.

La primera Caracolá se realizo el 9 de septiembre del año 1966. Esta caracolá se realizó en honor al gran cantaor Juaquinín con las actuaciones de: el Borrico, el Lebrijano, Perrate, Miguel Funi, Pedro Peña, Manuel Jero, Parrilla, Manolito de María, Luis Caballero, Curro Malena, Camarón de la Isla, el Viá, Paqui Peña, Niño Blanquita, Manolito Romero, Diego Vargas, el Turronero y el grupo Feria de Mayo. Se celebró en el desaparecido cine España en la calle Corredera.

Desde entonces muchos son los artistas, algunos ya fallecidos, que han pasado por esta Fiesta Flamenca de Cante Grande, deleitando a un público numeroso y ávido de escuchar y sentir.

En 2005 se cumple el 40 aniversario de esta gran fiesta flamenca, teniendo lugar la XL edición de la misma. En dicho aniversario de la Caralcolá actuaron al cante José Mercé, Juan Peña «el Lebrijano», Curro Malena, Miguel Funi, Antonio Núñez «Chocolate» y el grupo Generaciones Flamencas; al baile, Manuela Carrasco y su grupo; y al toque Moraito Chico, Antonio Carrión, Pedro María Peña y Antonio Malena.

El año 2011 se celebra la 45ª edicion de eta caracolá.

Organización

Movidos por la afición al flamenco, y guiados por la experiencia de otros festivales iniciados en la provincia de Sevilla como Mairena del Alcor, Utrera y Morón, un grupo de aficionados lebrijanos decidió organizar en Lebrija un festival en el que se dieran cita figuras relevantes del cante, el toque y el baile. El 9 de septiembre de 1966 fue la primera cita. El nombre del festival fue escogido entre una larga lista de platos y guisos típicos de Lebrija, resultando elegido la caracolá,al ser los caracoles uno de los platos más emblemáticos y más netamente lebrijanos. Para la segunda edición de la Caracolá, celebrada el día 22 de julio de 1967, se organizó como preámbulo de la misma un ciclo de conferencias de temas flamencos, celebrado durante los días 19, 20 y 21 de julio, a cargo de Domingo Manfredi Cano, Amós Rodríguez y Juan de la Plata.

El 14 de mayo de 1968, después de la celebración de la 2ª edición de la Caracolá lebrijana, el grupo organizador del festival acuerda la creación del Grupo Flamenco La Debla, siendo aprobados sus estatutos por el Ministerio de Gobernación el día 29 de noviembre de 1969. El objeto social del mismo era dar a conocer, cultivar y fomentar el cante, el baile y la guitarra flamenca.

Desde entonces, el Grupo Flamenco La Debla fue el organizador de las siguientes ediciones de la Caracolá Lebrijana, así como de actividades en torno al conocimiento y difusión del arte flamenco. Desde ese momento, la Caracolá contó con el Patrocinio del Ayuntamiento de Lebrija y el Ministerio de Información y Turismo, asociado a los Festivales de España. En el año 1972, el Grupo Flamenco La Debla hace depositario del festival al Ayuntamiento de Lebrija quien desde esa fecha organiza el festival, salvo en su XII edición que lo hace la Hermandad del Ecce Homo, colaborando desde entonces esta Hermandad en su organización junto con el Ayuntamiento de Lebrija.

Para la celebración de la XVIII edición, el Ayuntamiento de Lebrija solicita la colaboración de las peñas flamencas «Pepe Montaraz» y «Lebrija y su Arte». Desde dicha edición, la Caracolá fue organizada por el Ayuntamiento de Lebrija y una comisión integrada por miembros de la Delegación de Cultura, Delegación de Fiestas, Peña Flamenca Pepe Montaraz, Hermandad del Ecce Homo y antiguos miembros del desaparecido Grupo Flamenco La Debla.

Hasta el año 1994 la Caracolá lebrijana han sido organizada por la Peña Flamenca Pepe Montaraz con el Patrocinio del Ayuntamiento de de Lebrija.

Dado el bache por el que estaban transcurriendo las últimas ediciones de la Caracolá, en 1995 la Delegación de Fiestas, la Delegación de Cultura, la Peña Flamenca Pepe Montaraz, la Hermandad del Ecce-Homo, la Asociación Cultural Juan Bernabé, Radio Lebrija y un grupo de aficionados al flamenco deciden aunar sus esfuerzos para relanzar un festival que por tradición y por calidad debía estar en el lugar más alto dentro de los festivales flamencos que se desarrollan en la comunidad andaluza. Desde 1995 y hasta la fecha, la organización de la Caracolá ha recaído en dicho grupo, con algunas bajas, pero manteniendo la esencia del mismo, consiguiendo una estabilidad organizativa que le ha permitido poder dedicarse de lleno a mejorar, adaptar e impulsar uno de los festivales con más tradición e importancia de los celebrados en toda la geografía española.

Estructura

Los festivales flamencos, que viven en permanente crisis, deben adaptarse, como todo lo que tenga vocación de continuidad, a los nuevos tiempos y a los nuevos retos que la promoción, difusión y dignificación del flamenco requieren. Y la Caracolá lebrijana, como uno de los más antiguos, no podía continuar con las estructuras anquilosadas, aunque desde hace años venía trabajando para adaptarse a las nuevas estructuras (hora de comienzo y finalización puntual y razonable, buenas condiciones técnicas y de estancia para los artistas, comodidad para el público, etc.) con desigual resultado.

Pero fue en la XLIII edición de 2008, la que ha marcado el cambio que el festival demandaba. Una vez finalizada la edición de 2007, la Delegación de Cultura se puso a trabajar sin descanso para presentar una nueva estructura de la XLIII edición que fuera distinta de las anteriores y que, además, no perdiera en ningún momento la seña de identidad del flamenco y de Lebrija. El resultado fue que la edición de 2008 pasó a tener tres días de actuaciones eminentemente flamencas (La Cuadra de Sevilla, David Peña Dorantes, José Valencia, José Mercé, Anabel Valencia e Isabel Bayón), además de otros días de actividades paralelas, todas ellas directamente relacionadas con el flamenco (audición de guitarra flamenca, exposición de fotografías de flamenco, tertulia flamenca, etc.). El objetivo sigue siendo mantener la Caracolá lebrijana por ser uno de los eventos culturales que más definen a la ciudad como flamenca. Mantenendo las fechas habituales (mediados de julio), pero buscando de forma decidida seguir siendo un referente ineludible dentro de la promoción y difusión del flamenco en el Bajo Guadalquivir y en Andalucía. Para la XLIV edición de la Caracolá lebrijana se pretende ser, en la medida de lo posible, promotores y difusores del flamenco con especial incidencia en el flamenco de Lebrija, sin olvidar todo lo bueno que se desarrolla en la amplia geografía flamenca. Para ello, se pretende:

  • Ofrecer un espacio emblemático, con unas condiciones más que aceptables para todos los implicados (artistas, público, técnicos, medios de comunicación, etc.) que permita un perfecto desarrollo del festival.
  • Dedicar más de un día a la celebración del festival, distinguiendo un conjunto importante de actividades, independientemente de las actividades propiamente musicales relacionadas directamente con el festival.
  • El público asistente debe tener amplia información del desarrollo del festival desde el inicio al final, incluso conociendo de antemano la duración de cada artista y los cantes a desarrollar por cada uno de ellos.
  • El desarrollo del festival que desde 2008 se ha puesto en marcha no abarca sólo la programación de espectáculos, sino que contempla el desarrollo de tertulias y coloquios relacionados con el flamenco, incentivando la participación de otras artes en el desarrollo del mismo, como lo demostró la experiencia de realización de un concurso de retratos flamencos desarrollado durante la celebración de la XLII Caracolá lebrijana y con un resultado más que aceptable.

Lugar de celebración

Desde sus inicios, la Caracolá ha tenido diversos lugares de celebración. En las distintas ediciones se han utilizado cines de verano que existían hasta que estos han ido desapareciendo. Posteriormente se utilizó la Caseta Municipal hasta que ésta dejó de reunir las condiciones acústicas necesarias para el normal desarrollo del festival. Desde la XXX edición se utilizó como espacio la plaza del Hospitalillo, situada en el centro histórico de la ciudad, que ha dado cabida a más de 1.000 personas cómodamente ubicadas y con un entorno arquitectónico ideal para la celebración de tan emblemático festival. En la XLIII edición de 2008, y después de siete años de ausencia motivadas por el mal estado de conservación, se volvió a la plaza del Hospitalillo, una vez completadas las obras de restauración y adecuación. El espacio ha ganado en comodidad y conserva el magnífico entorno patrimonial que supone el conjunto monumental de la parroquia de Santa María de la Oliva y la torre de la Giraldilla.

Bibliografía

Especial:Contributors/Caracolá lebrijana

Valora este artículo

  • Actualmente2.43/5

2.4/5 (7 votos)