Pacem in terris   

Alberto Gallardo Aguilar

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Cerámica en memoria del capataz Alberto Gallardo en la calle Artemisa de Sevilla, donde pasó su infancia.

Alberto Gallardo Aguilar (n. Sevilla, 5 de abril de 1934 ), deportista, capataz y cofrade.

Biografía

Nace en el número 11 de la calle Sol de Sevilla. En su juventud se aficionó a la práctica de la lucha libre, especialidad deportiva en la que obtendría algún campeonato.

Y en el ambiente cofrade comienza como costalero en la década de 1950 a las órdenes de Alfonso Borrero Pavón; también estaría en las cuadrillas de, entre otros, Rafael Ariza Aguirre, Manuel Bejarano Rubio y Manuel López Díaz. Tras unos 35 años como costalero, debe retirarse de esta actividad a causa de una lesión de rodilla.

Empezará a ejercer como segundo de Manuel López en las Hermandades de Las Aguas, El Buen Fin, El Valle, Los Gitanos y El Santo Entierro de Sevilla, y en la de La Asunción de Cantillana. Cuadrillas de las que se acabará haciendo cargo después de su etapa bajo el mando de Manuel López.

Cuando se empiezan a formar cuadrillas de hermanos costaleros creará las de Las Aguas, El Valle, El Buen Fin y Los Gitanos.

Por su amplia trayectoria como costalero, más su labor como capataz, gozó de gran prestigio como cofrade, ejerciendo como capataz desde 1989 sólo para la Hermandad de los Gitanos de Sevilla y para la de la Pastora de Los Pajares (Cantillana).

Finalmente abandonó tras la salida del 8 de septiembre de 2004 a la Divina Pastora, recibiendo un homenaje por parte de la Hermandad pastoreña por sus más de veinticinco años al mando del paso. Retirándose, por último, igualmente de la Semana Santa en Sevilla en el 2005, despedida que hizo en público el 27 de octubre en la entrevista que le realizó su hija Irene en «El programa» de Giralda TV.

Su nombre está especialmente ligado al palio de María Santísima de las Angustias Coronada de Los Gitanos,que dirigió como capataz principal durante veinte años, la Hermandad hispalense en prueba de reconocimiento por su labor decidió en el año 2010 colocar una placa cerámica, inmortalizándolo, en el lugar donde pasó su infancia.

Su dedicación como capataz ha sido seguida, entre otros, por su hijo Alberto (n. 1957), quien ha llegado a sustituirle en ocasiones, cuando por fuerza de causa mayor su padre no ha podido cumplir al frente de un paso, y que se haría cargo del palio de Los Gitanos a su retirada.

Bibliografía

Especial:Contributors/Alberto Gallardo Aguilar

Valora este artículo

2.6/5 (5 votos)