Fiestas de Nuestra Señora de la Asunción (Cantillana)

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar

Las fiestas dedicadas a Nuestra Señora de la Asunción son fiestas que el pueblo de Cantillana celebra en honor de la Titular de su Iglesia Parroquial encierran un gran atractivo por sus formas estéticas, por lo admirable de su patrimonio, y por conjugar en perfecta armonía, una acendrada devoción con el júbilo, el color, la gracia andaluza, el olor a pólvora que anuncia la fiesta, la música… en definitiva un espectáculo único en el que se pone de manifiesto la cultura de un pueblo y el respeto por sus más arraigadas tradiciones.

Fiestas de agosto

Es la noche del 31 de julio cuando ante las plantas de Nuestra Virgen se celebra el Pregón de las Glorias de su Asunción al Cielo, dando la bienvenida al mes de agosto con una gran cohetada final.

Todo el pueblo aparece engalanado de celeste y blanco, el color de la Hermandad Asuncionista, banderas en los balcones, mástiles ondeando al viento los escogidos colores, arcos triunfales, hileras de banderitas que techan efímeramente las calles de la villa. El transcurrir de los días nos va mostrando una Cantillana Festiva, con sus calles y plazas profusamente adornadas, destacando especialmente la calle Martín Rey, donde la procesión de la Virgen vive uno de sus momentos más apoteósicos.

El día 14 de agosto, el pueblo despierta al son de cohetes que anuncian la proximidad de la Fiesta, con ellos se ultiman los preparativos propios de las vísperas. Al caer la tarde varias bandas de música recorren el pueblo en alegre pasacalles, mientras nos dirigimos a la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, donde comienza esa noche la Solemne Novena.

Si el pueblo está engalanado, la Iglesia no lo es menos, sus columnas se visten de damasco rojo, su suelo se cubre de alfombras y desde su techo penden lámparas de cristal de roca de sorprendentes tamaños, que alumbran extraordinariamente la Iglesia.

La Sagrada Imagen luce sobre unas gradas de plata repujada y un dosel de terciopelo rojo bordado en oro del siglo XIX. Iluminada por doscientos cirios que se elevan sobre candeleros de plata, rodeada de inmensos ramos de flores blancas. Comienzan los cultos dónde se interpretan, “las coplas” de la Virgen del s. XIX, por el coro polifónico de la hermandad. Todo revestido de gran solemnidad.

Después de la Santa Misa, las mujeres se engalanan con la clásica mantilla española y sobre la media noche sale de la Ermita de San Bartolomé, situada en el corazón del pueblo, el Tradicional Rosario presidido por el Simpecado de Gala de la Virgen Asunta del siglo XVIII. Dos inmensas filas de mujeres; las niñas primero, después las jóvenes con mantilla clara y por último las señoras ataviadas con mantilla negra, reservándose los últimos puestos para las señoras de más edad. Como broche el Simpecado de la Virgen. Le sigue una banda de música y un inmenso gentío que lo acompaña hasta la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción.

Amanece el 15 de agosto, Solemnidad de la Asunción de la Virgen, fiesta principal de la Hermandad y de la Villa.

A las 11 de la mañana en la Iglesia tiene lugar la Función Principal de Instituto de la Hermandad. Intervienen en ella la Banda de música, el coro polifónico de la Hermandad con orquesta de cámara, cuerpo de acólitos y por lo general cinco o seis sacerdotes. Asisten las autoridades civiles y militares, así como distintas representaciones de hermandades invitadas de los pueblos vecinos y de la capital.

La venerada Imagen sale de su Templo a las 9 de la tarde. Horas antes la iglesia comienza a llenarse de fieles y devotos que se desplazan de las localidades vecinas, y de los distintos puntos geográficos de Andalucía y España.

La Virgen en su paso procesional aparece apoyada sobre una nube que sale de un sepulcro de oro donde parece elevarse al cielo entre el movimiento de la blonda de su toca, de sus pendientes, y sus pulseras, que la hacen más humana y más gloriosa a la vez. Ante tanta belleza, el gentío reacciona con frenético entusiasmo, dando palmas y vítores a su Reina, mientras que el paso avanza hacia las puertas de la Iglesia.

Es el momento de las lágrimas, de las promesas cumplidas, de dar gracias, de vitorearla dando rienda suelta a la emoción contenida. El cielo es surcado por un sinfín de cohetes, y entre las palmas y vivas suena la marcha Real. La Asunción Gloriosa está en la calle. La procesión de la Virgen viene a durar sobre nueve horas, y en ningún momento decae el entusiasmo de sus devotos que la acompañan constantemente por las calles de la villa.

Abre el cortejo una Banda de Cornetas y Tambores con traje de gala, en cumplimiento al séquito real que se le debe al Virgen, seguidamente el pueblo formando una multitud, se agolpa “ordenadamente” ante el paso todo el tiempo que dura la procesión. La procesión avanza por las estrechas calles del casco antiguo, donde los balcones parecen descolgarse de público que impaciente espera la llegada de la Virgen para verla pasar a su altura.

Entre vítores y aclamaciones a las doce de la noche llega a la popular calle de Martín Rey, que se presenta excepcionalmente engalanada, cuando el paso de la Asunción llega al centro de la calle, el pueblo entero rinde honores a la Virgen cantando el Himno, que para Ella se compusiera hace 104 años, acompañado de la banda de música, a cuyos sones el paso es mecido.

Al finalizar la magistral composición, la Sagrada Imagen recibe una impresionante lluvia de pétalos de rosas, mientras que el cielo se ilumina con multitud de fuegos de artificio. Todo ello provoca el estremecimiento de los asistentes, que con entusiasta fervor, expresan su amor por la Asunción Gloriosa.

Continua entrando en el artístico arco triunfal de la calle Juan Carlos I, conocida como “Veredas”, donde sucede algo mágico; sus luces provocan un efecto en el rostro de la Virgen que parece que sonríe cuando lo cruza.

La Virgen se acerca a su casa sobre las 6 horas de la madrugada. Un año más se ha cumplido el objetivo, desde este momento y aunque no hallan terminado las fiestas, Cantillana comienza a preparar otro 15 de agosto para su Virgen, porque tan sólo faltan 365 días.

Después del día 15, sigue el novenario, hasta el dia 23. y después de una Solemne Función, sale el tradicional Rosario de mujeres con la clásica mantilla, en la misma forma que lo hizo él 14 de agosto.

En septiembre la Subida

Tras finalizar otros cultos sobre la mitad de septiembre, el Retablo Mayor vuelve a quedar descubierto esperando la colocación de la Venerada Imagen de Nuestra Señora de la Asunción. Para ello se ideó, en 1933 una sugestiva ceremonia mediante la cual la Sagrada Imagen queda entronizada en su Retablo Mayor, dónde permanece durante todo el año, como Dueña y Señora de la Parroquia que lleva su bendito nombre.

Por tratarse de Andalucía los festejos que desde 1933 se han ido adicionando a este Acto, han ido siempre impreso de componentes esenciales de nuestra cultura, así el traje típico regional, el cante flamenco, el baile y la gracia de nuestra tierra, son los protagonistas de esta Fiesta cantillanera que el pueblo, con gráfica expresión dio en llamar “la Subida”.

La Fiesta de la Subida, se celebra durante la penúltima semana de septiembre, instalándose en el recinto de “la Alameda”, un amplio número de casetas donde se viven días de expansión, ocio y hermandad. Ello permite atender a los muchos invitados y visitantes que el pueblo recibe en esa semana.

Los actos oficiales de la Fiesta se suceden desde el jueves, día de las carreras de cintas en motocicletas, viernes, coronación de la Reina de las Fiestas, sábado con las carreras de cintas a caballo y Santo Rosario Flamenco, hasta el domingo de esta semana de septiembre.

El día grande es el domingo ya que es el día en el que la Virgen, a las doce de la noche, sube a su Trono.

Llega el domingo, Día de la Subida, los cohetes y las tracas resonando por todos los rincones. Las bandas de música recorren el pueblo en alegre diana porque después de la temprana Misa de Romeros cantada por el Coro Flamenco de la Hermandad, ante el monumento al Dogma Asuncionista, el Simpecado de la Asunción portado en Carreta de plata tirada por bueyes, recorre las calles de la Villa visitando las distintas iglesias de la localidad. Este peregrinar del Simpecado por Cantillana, esta lleno de momentos únicos, vividos desde la intensidad de la fe e inmersos en la creencia de acompañar a la Virgen en su anuncio de la Subida.

La comitiva va compuesta por cientos de caballistas, enganches, carrozas y miles de devotos agolpados a la carreta dando constantes muestras de su fervor y aumentando la animación por momento, todo es un canto, un grito de alegría y fervor, el pueblo rebosa de luz, color y vida. Los convites por las calles se suceden uno tras otro, así todo el mundo participa ya que es difícil negarse a la invitación de un asuncionista el día de la Subida.

Por la noche, una vez terminada la peregrinación del Simpecado, las calles, que momentos antes habían rebosado vida, quedan desiertas, el pueblo parece vacío, todo el mundo acude al templo para presenciar la Subida. Sus naves abarrotadas de público parecen estallar. Aunque quedan escasos momentos para que la Virgen suba, parece que nos separan años del deseado momento.

La impaciencia aumenta cuando los ángeles aparecen por las escalinatas el altar, colocándose en sus puestos para comenzar el acto. Para ello la Sagrada Imagen permanece oculta en un sepulcro dorado, instalado en el centro del presbiterio de la iglesia. Desde el sepulcro hasta el Trono del Retablo, sube una rampa por dónde la Imagen ascenderá mediante un mecanismo invisible. A ambos lados de esta rampa se instalan escalinatas forradas de tules color pastel, representando las nubes de un cielo blanco y celeste.

Un centenar de niñas entre dos y doce años, vestidas de ángeles con canastos de mimbre llenos de flores, se distribuyen por las escalinatas. Las mayores se colocan en el Trono de la Virgen dónde la esperan para coronarla. Doce niños con túnicas hebreas representan a los apóstoles, que rodeando el sepulcro dónde se encuentra la Virgen, establecen un diálogo con el arcángel mensajero. Seguidamente son interpretadas por el coro de ángeles con acompañamiento musical, unas “coplas” del s. XIX que la Hermandad posee.

Por último se entona el Himno Asuncionista, (de 1900), es entonces cuando se ilumina todo el altar, saliendo del sepulcro palomas blancas con su nervioso aleteo, y seguidamente la Asunción Gloriosa comienza a elevarse, mostrándonos su pura frente y sus dulces ojos entre el tul blanco de las efímeras nubes. Al son de los compases del Himno la Virgen se eleva, recibiendo las flores que los ángeles le ofrecen durante todo su recorrido ascensional. Cuando llega a su Trono es coronada con diadema de estrellas, mientras suena la marcha real y en los cielos cantillaneros un sinfín de cohetes que con su estruendo ponen el broche final.

La multitud de fieles concentrados en las naves del Templo, enloquecen al ver el Misterio hecho realidad, reaccionando con frenético entusiasmo ante tanta belleza, dando muestras de autentico fervor a través de palmas incesantes, y vítores a la Virgen al aparecer la Venerada Imagen e iluminarse el Retablo, con las palomas y las flores, hace que aparezca el otro componente esencial: la reacción del pueblo, que da calor y vida a estas manifestaciones de fervor popular, siempre con la idiosincrasia de Cantillana.

Se consumó todo, se cumplieron las promesas, cesaron los anhelos, la Asunción Gloriosa se elevará hasta su Trono, que es la Gloria misma, llevando con Ella nuestras plegarias, peticiones, deseos y por supuesto nuestros extremados amores hacía Ella, que es la Razón de ser, la Causa de la Alegría y el Orgullo y la Honra del pueblo de Cantillana.

Una vez finalizada nuestra entrañable fiesta de la Subida y ya entrados en el otoño de la Vega sevillana volvemos a engalanar y a iluminar nuestras calles en honor a Nuestra Venerada Titular, Nuestra Señora de la Asunción, para celebrar una efeméride celebrada por toda la comunidad Cristiana del mundo, la proclamación del Dogma de la Asunción de la Virgen.

Dogma asuncionista en noviembre

En el pueblo de Cantillana se comienza los días 29, 30 y 31 de octubre celebrando el Triduo en la Iglesia Parroquial volviéndola a llenar de luz y alegría.

Finalizado el triduo llega ese maravilloso día para todos los cristianos, el día 1 de noviembre, el cual comienza celebrándose el Santo Rosario desde la Ermita de San Bartolomé a la Parroquia de la Asunción donde se celebra la Solemne Función Principal, seguida de un nuevo Rosario en sentido inverso para acompañar a las insignias.

Y llegó el momento anhelado por todo asuncionista, el momento del Besamanos de Nuestra Amantísima Imagen Titular, ese momento donde nos encontramos más cerca de ella, el momento de las peticiones, las promesas y las gracias, ese momento donde le hablamos como a una Madre, como a Nuestra Madre Celestial que nos protege y nos ama y que en este día de la proclamación del Dogma baja hasta nosotros para acompañarnos y sentirnos más cerca de Ella, de Nuestra Madre, de la Madre de Dios.

Especial:Contributors/Fiestas de Nuestra Señora de la Asunción (Cantillana)

Valora este artículo

  • Actualmente3.46/5

3.5/5 (13 votos)