Prado de San Sebastián (Sevilla)

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Estanques y surtidores junto a la entrada principal del Prado de San Sebastián.

El Prado de San Sebastián ha sido una gran extensión de terreno al sudeste de la ciudad de Sevilla, con límites variables a lo largo del tiempo. Debe su nombre a la ermita de San Sebastián, situada en el lugar que ahora ocupa la Iglesia del mismo nombre en el barrio de El Porvenir.

Contenido

Origen y Situación

Desde la conquista y repartimiento de la ciudad estos terrenos fueron propiedad del municipio hispalense.

Ocupaba los terrenos entre el arroyo Tagarete, que le separaba de las murallas de la ciudad, hasta la Huerta del Rey y San Bernardo; por el este y el sur su límite estaba en el arroyo Tamarguillo, que en aquel entonces corría por la actual avenida Cardenal Bueno Monreal. Por el oeste llegaba hasta el río Guadalquivir.

Esta situación, entre cauces que se desbordaban con facilidad en época de lluvias, hacía que fuera un terreno inundable, semipantanoso, no apto para cultivos. Por tanto servía como ejido (o tierra comunal) donde pastaba el ganado destinado al cercano matadero de la puerta de la Carne y se instalaban las eras de las huertas cercanas.

Historia

El terreno del Prado se fue reduciendo poco a poco, al destinarse para otras labores.

Desde los tiempos de la conquista en el extremo oeste estuvo la residencia del Obispo de Marruecos. Más adelante el lugar fue de la Inquisición, y finalmente Carlos II lo cedió a la Universidad de Mareantes, que construyó allí el Palacio de San Telmo.

En el siglo XVI se edificó el convento de San Diego, de la orden Franciscana, en el lugar que hoy ocupa el Casino de la Exposición. De las huertas del convento salieron los jardines del Palacio de San Telmo, de los Montpensier, y más adelante el Parque de María Luisa.

Otro edificio que ocupó parte de los terrenos del Prado fue la Real Fábrica de Tabacos, construida en el siglo XVIII.

También fue lugar de enterramiento colectivo en tiempos de epidemias (como la peste de 1649 y o la fiebre amarilla de 1801), cuando no daban abasto los pequeños cementerios parroquiales de intramuros. Especialmente alrededor de la ermita de San Sebastián, donde se instaló también el osario del Cabildo Catedralicio. Entre 1819 y 1821 se rodeó la ermita y sus alrededores de una tapia, haciéndose cementerio oficial de la ciudad, hasta la inauguración en 1853 del Cementerio de San Fernando.

La Inquisición tuvo aquí su “Quemadero”, parece ser en el lugar donde hoy está el monumento al Cid, en la avenida de su mismo nombre.

El ejido, al servir ya de pastizal para el ganado, fue elegido como lugar para instalar en 1847 la feria primaveral de ganado.

Desde 1857 se ocuparon los terrenos del norte con la estación de ferrocarril de San Bernardo (también conocida como Estación de Cádiz). Las vías se comieron más terrenos al este, junto con la Pirotecnia Militar.

A principios del siglo XX se instalaron en el extremo este del Prado la fábrica de aceites de Luca de Tena, la Fábrica de Electricidad y el cuartel de Ingenieros.

La Exposición Iberoamericana de 1929 se edificó en los terrenos del sur, y alrededor de la ermita nació el barrio de El Porvenir. Finalmente al norte se construirán la estación de Autobuses y el edificio de los Juzgados.

El espacio restante se dedicaba a la Feria de Abril, y siguió recibiendo el nombre de Prado de San Sebastián hasta hoy día.

Jardines del Prado

Desde 1973, y con el traslado de la Feria a Los Remedios, quedó el espacio vacío, siendo aprovechado por cines de verano, paradas de autobuses y aparcamientos. Los diversos proyectos de urbanizar y ocupar el lugar no llegaron a nada. Hasta que en 1997 el Ayuntamiento creó un nuevo parque: los Jardines del Prado que vemos hoy.[1]

La fallida Biblioteca del Prado

Desde 2008 comenzó a construirse en el extremo este del Jardín un moderno edificio para la Biblioteca Central de la Universidad de Sevilla, diseñado por la arquitecta iraquí Zaha Hadid.[2] La obra fue objeto de una fuerte polémica, y denunciada por parte de la vecindad por estar situada en una zona verde, llegando la confrontación a los tribunales e incluso al Parlamento Europeo.

En junio de 2011 el Tribunal Supremo confirmó la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) que rechazó la construcción del proyecto, en el que la Hispalense había invertido ya cuatro millones de euros. Según el fallo del Supremo, el proyecto supone la "desaparición, o mejor dicho, la disminución de una extensión nada desdeñable de zona verde, una franja de 4.000 metros cuadrados de suelo que permite una edificabilidad de 10.000 metros cuadros en el centro de la ciudad", y confirma que definitivamente, la Biblioteca Central de la Universidad de Sevilla no se levantará en los jardines del Prado de San Sebastián. [3]

Cuatro años y medio después de que la Justicia tumbara por primera vez el proyecto para la construcción de la Biblioteca, la zona construida en los Jardines del Prado de San Sebastián recupera su aspecto original a principios de 2014, con la reposición de bancos, mobiliario urbano y jardinería, y con la construcción de tres nuevas fuentes repartidas en la zona. [4]

Referencias

  1. Ayuntamiento de Sevilla - Parques y Jardines: Jardines Prado San Sebastián
  2. Universidad de Sevilla
  3. La Justicia desbarata la biblioteca del Prado. Jorge Muñoz. Diario de Sevilla, 23 de junio de 2011.
  4. Los Jardines del Prado recuperarán su aspecto original a final de semana. Manuel Ruesga. Diario de Sevilla, 28 de enero de 2014.
  • Santiago Montoto: Esquinas y conventos de Sevilla. Universidad de Sevilla, 1973.
  • Francisco Aguilar Piñal: Temas Sevillanos (Segunda serie). Universidad de Sevilla, 1988.

Mapa de situación

El perímetro azul marca la extensión del antiguo Prado. El rectángulo rojo es el lugar de la Feria de Sevilla hasta 1973, actuales Jardines del Prado.

Principales editores del artículo

Valora este artículo

3.3/5 (11 votos)