Teresa del Castillo

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Cristo con la Cruz al hombro de la Hermandad de El Valle, con túnica de Teresa del Castillo de 1881.

Teresa del Castillo es una de las más importantes bordadoras que trabajan en Sevilla en la segunda mitad del siglo XIX.

Su trabajo estuvo muy unido al de su marido, Antonio del Canto Torralvo, pintor y profesor en la ciudad hispalense en la Escuela de Bellas Artes, y como una de sus aportaciones más importantes está la introducción del estilo neogótico en los bordados de las cofradías.

Su taller estuvo situado en el número 3 de la Alamedilla de Triana, y cuenta con obras documentadas desde 1854, año en el que trabaja en el manto de Quinta Angustia; y hasta 1905, con el de la Virgen del Valle, luego adquirido por la Hermandad de la Oración en el Huerto de Huelva.

Sus primeros bordados documentdos son encargados por la Hermandad de la Quinta Angustia, para la que bordó el manto de la Virgen en oro sobre terciopelo azul en 1854, completando dos años después los ropajes del resto de las figuras del paso del Misterio también en oro sobre terciopelos de diferentes colores. Estas vestimentas, diseñadas por Antonio del Canto, cuentan con peculiares bordados entrelazados de distintas dimensiones que se reparten por el tejido de forma asimétrica, con ramas y hojarascas como elementos decorativos principales. Para la misma Hermandad bordó en 1856 el estandarte y las bocinas.

En 1857 contrata con la Hermandad del Gran Poder una túnica de gran valor para el Jesús del Gran Poder, la conocida como la de las coronas de espinas, por las cuatro que presenta en sus bordados. Además, entre sus elementos decorativos existen altos talos vegetales, ramas y hojarasca, flores desiguales y el paño de la Verónica.

Unos años después, en 1861 borda las vestiduras del Misterio de la Hermandad de la Carretería. Para en este trabajo la decoración del manto de la Virgen de la Luz lo concibe Antonio del Canto como una secuencia de grandes hojas de cardo unidas ente sí por tallos finos con otras aplicaciones vegetales. Para la capa de José de Arimatea diseña una cenefa de formas geométricas que preludia el estilo neogótico habitual en trabajos posteriores.

Una obra no documentada que se le atribuye a Teresa del Castillo es el manto procesional de la Virgen de la Soledad de la parroquia de San Lorenzo, que tras múltiples vicisitudes de la Hermandad -inicialmente en la parroquia de San Miguel, cerrada en 1868-, estrena terminado desde San Lorenzo el Viernes Santo de 1875.

Manto de María Santísima de Villaviciosa y saya de María Magdalena, de la Hermandad de Santo Entierro, bordados por Teresa del Castillo en 1880.

Para la Hermandad de la Exaltación llegó a bordar una saya y un manto que estrenó la Virgen de las Lágrimas en 1874, y hoy por desgracia desaparecidos.

Uno de los trabajos más interesantes de esta bordadora, junto a su marido como diseñador, los realizó para la Hermandad del Santo Entierro, en el año 1880; una obra plenamente neogótica acorde con la estética decimonónica del Misterio del Duelo. El manto de la Virgen de Villaviciosa se organiza a partir de unas "ces" cruzadas que forman rosetones en cuyo interior sitúa coronas de estrellas de estética goticista, de igual modo que la greca que perfila todo el conjunto. Igualmente de estética goticista es la saya de María Magdalena creada para este paso, bordada en oro sobre terciopelo negro con un diseño a base de rombos y hojas de flores.

Otra obra de extraordinaria belleza es la túnica estrenada en 1881 por el Cristo con la Cruz al hombro de la Hermandad de El Valle, realizada por Teresa del Castillo, como siempre según diseño de su marido Antonio del Canto, en este caso con una estética más barroca, distribuyendo grandes y resaltados roleos sobre un bordado más menudo que le hace de fondo.

Bibliografía

Antonio Mañes Manaute: Esplendor y simbolismo en los bordados. En: Sevilla Penitente, Volumen III. Editorial Gever, S.A., Sevilla, 1995.

Especial:Contributors/Teresa del Castillo

Valora este artículo

2.5/5 (4 votos)