Puerta del Bautismo de la Catedral (Sevilla)

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Puerta del Bautismo de la Catedral de Sevilla.

La puerta del Bautismo de la Catedral de Sevilla se levanta en la fachada occidental del templo, dando su frente a la actual avenida de la Constitución de esta ciudad.

Historia

Fue la primera portada en labrarse, junto con la del Nacimiento, que se encuentra también en esta misma fachada, al otro lado de la de la Asunción o principal.

Es sabido que la catedral de Sevilla comenzó a construirse "por los pies", es decir, por esta fachada situada a los pies de las naves del templo, en 1403, el mismo año en que se empezó a demoler la vieja mezquita almohade, cristianizada, con muchas modificaciones interiores, y que hacía las veces de catedral desde el mismo año de la reconquista de la ciudad, en 1248.

Los múltiples preparativos precisos para llevar a cabo tan magna empresa y la falta de datos ciertos sobre importantes obras de cantería en las primeras décadas del siglo XV hacen pensar que el grueso de la obra gótica no debió de acometerse sistemáticamente hasta que el monarca Juan II accedió a las peticiones del Cabildo y concedió su capilla de los Reyes para «alzarse e fazerse mayor» el 10 de febrero de 1433. Este momento, de gran transcendencia, y el comienzo de las obras fueron reflejados en la Crónica del Jurado Garci Sánchez con solo unas breves palabras: «en este año se empezó a edificar la iglesia mayor de Sevilla»[1].

Para esos preparativos debieron buscar un maestro de reconocido prestigio, y quizás por eso llegó a la ciudad el maestro Ysambarte, de origen flamenco, que ya había trabajado en las catedrales de Lérida, Zaragoza o Palencia. Su presencia aquí está documentada desde 1433, y su trabajo pudo estar asociado a la elección de materiales o los trazados iniciales del templo. Se cree que también pudo atraer a un colaborador suyo, Charles Galtier, conocido como maestro Carlín, que llegó a la ciudad a finales de 1434 y que dirigió las obras desde mayo de 1435 hasta agosto de 1447. Desde entonces la catedral gótica comenzó a mostrar sus primeros logros, diseñando y levantando la fachada de poniente, con las portadas del Bautismo y del Nacimiento.

Por este tiempo la piedra empleada venía casi toda de la cantera del cerro de San Cristóbal, en El Puerto de Santa María; una piedra rugosa no apropiada para trabajos finos, lo que causaría serios problemas a la hora de iniciar las imágenes de la portada, y que motivaría a cambiar al barro cocido.

El diseño, la iconografía y la ejecución de las portadas del Bautismo y del Nacimiento forman un programa unitario pensado, y aunque hecha en diversas etapas por varios artífices, forma uno de los conjuntos más notables de la escultura gótica en barro cocido.

Puerta

La iconografía de esta portada muestra plásticamente el bautismo en el Jordán como fórmula iniciática de la fe cristiana y modo de salvación elegido por los primeros mártires y santos de la Iglesia de Sevilla. Por ello, sus jambas presentan seis esculturas a tamaño natural en barro cocido sobre los orígenes de la Iglesia sevillana con la presencia de Santa Justa, San Fulgencio, San Leandro, San Isidoro, Santa Florentina y Santa Rufina. La ubicación de cada una de ellas se muestra por parejas, a ambos lados del hueco de acceso, según la importancia que se les quiso dar: las mártires alfareras ocupan el primer plano y los santos obispos el inmediato al acceso; San Fulgencio y Santa Florentina completan la iconografía aunque apenas acaparan la atención de los fieles por su posición intermedia, casi oculta desde una visión frontal.

La importancia y realización de estas primeras puertas de la catedral propició distintas fases en la contratación a distintos escultores desde la mitad del siglo XV y hasta la mitad de la centuria siguiente, con datos poco concretos en la documentación encontrada. Las tallas más antiguas corresponden a los altorrelieves en piedra que rodean al tímpano, de mediados del siglo XV: los siete profetas, que junto al ángel del bautismo son obra de 1449. Debido a la porosidad de la piedra y su dificultal para el labrado fino, se decidió cambiar de material para las grandes imágenes restantes sin modificar el programa iconográfico inicial, pasando al barro cocido, aunque sus encargos no están reflejados en la documentación conservada, habiéndose atribuido su realización a varios autores, entre ellos a Pedro Millán, autor de los profetas de esta portada.

Fue el estudioso Manuel Gómez Moreno quien en 1911 resaltó de forma concluyente el carácter flamenco de las grandes imágenes laterales de la portada, emparentadas con las del sepulcro del cardenal Cervantes firmado por Lorenzo Mercadante de Bretaña, a quien se reconoce así como seguro autor desde entonces.

En el tímpano, la escena presenta tres esculturas en barro cocido: Cristo, San Juan Bautista y un ángel que tiene en sus manos las ropas del Señor. Alrededor de la escena diez tabernáculos protegen altorrelieves en piedra —profetas y ángeles— y dos profetas en barro cocido firmados por Pedro Millán.

Referencias

  1. Las portadas del Bautismo y del Nacimiento de la Catedral de Sevilla, Teresa Laguna Paúl. Universidad de Sevilla.

Mapa de situación

Especial:Contributors/Puerta del Bautismo de la Catedral (Sevilla)

Valora este artículo

  • Actualmente3.40/5

3.4/5 (5 votos)