Hermanas de la Cruz

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Monumento a sor Ángela de la Cruz, fundadora de las Hermanas de la Cruz, en la calle donde se encuentra su convento en Sevilla.

La Compañía de la Cruz o Hermanas de la Cruz, también conocidas popularmente como las «Hermanitas de los Pobres», se funda el 2 de agosto de 1875 en el número 13 de la calle San Luis de Sevilla por sor Ángela de la Cruz en un cuarto con derecho a cocina.

Santa Ángela, la fundadora

Artículo principal: Sor Ángela de la Cruz

Santa Ángela, nacida en Sevilla el 30 de enero de 1846, era hija de Francisco Guerrero y Josefa González, cocinero y lavandera respectivamente del monasterio de frailes de la Santísima Trinidad de Sevilla. Tuvo trece hermanos, de los que ocho fallecieron siendo todavía niños. De su madre, «la Abuelita» para las Hermanas de la Cruz, la fundadora adquirió según se dice su religiosidad y su amor por la limpieza.

Es bautizada en la iglesia de Santa Lucía, lugar al que irá a orar con frecuencia ante el altar de la Virgen de la Salud, la cual después se llevaría a la capilla en la que reposa el cuerpo incorrupto de la santa. Hizo sus estudios en una miguilla, para posteriormente entrar con 12 años de aprendiza en el taller de calzado Maldonado de la calle del Huevo, donde se convertiría en oficiala de primera.

Su infancia y su juventud discurrieron entre su casa, el taller, las plegarias en Santa Lucía, la penitencia severa a la que se sometía (durmiendo en una tabla, acompañada de su cilicio y practicando el ayuno) y su servicio visitando los hogares de los pobres. En 1865 socorrería a muchos afectados por la dura epidemia de cólera que azotó la ciudad, y en este mismo año le anuncia a su confesor, el padre Torres Padilla, su voluntad de meterse a monja.

Sin embargo, no sería admitida por las monjas del convento de las Teresas, de Santa Cruz, temerosas de que su frágil constitución no resistiera los rigores de la vida conventual. Ingresaría en las Hermanas de la Caridad, pero a pesar de llegar a vestir el hábito debió abandonar la Orden por motivos de salud.

Fundación

Al no poder cumplir sor Ángela con su deseo de entregarse a la disciplina de un convento, en 1871 redacta su compromiso con una vida acorde a los Evangelios: «Seré monja en el mundo»; votos que renovará anualmente, hasta que con permiso del padre Torres los hará perpetuos el 8 de diciembre de 1873. Recibirá por entonces autorización para usar el apellido «De la Cruz».

A instancias del propio Torres redactará su ideario, que se puede resumir en la idea de «hacerse pobre con los pobres», recopilando en sus escritos lo que será la base de su vida y posteriormente de la congregación, tratando en ellos desde el ajuar y la convivencia en la comunidad hasta la actividad diaria y sus servicios a los necesitados. El texto está impregnado de misticismo, así como de un excesivo rigor que el padre se ocupará de mitigar.

Junto a Josefina de la Peña (terciaria franciscana), Juana María Castro y Juana Magadán, gracias a la aportación económica de la primera, alquilan un cuartito para las cuatro con derecho a cocina en la calle San Luis 13, comenzando con sus servicios asistenciales, el 2 de agosto de 1875, día de Nuestra Señora de los Ángeles. Rápidamente corre la noticia de que unas monjas del barrio de la Feria socorren a pobres y enfermos, día y noche, y se ven precisadas de duplicar sus rondas para obtener limosna.

Al poco se trasladan a la calle Hombre de piedra, número 8, en San Lorenzo; compaginando su acción social con una estricta vida de penitencia y mortificación. En 1876 el cardenal Spínola les da su bendición, autorizándoles en diciembre a vestir los hábitos, que el día de Navidad bendecirá el padre Torres; con 29 años sor Ángela empieza a ser llamada «madre» por las otras hermanas, alcanzando con las nuevas incorporaciones la comunidad doce monjas.

Inicios

En la casa de Hombre de piedra instalarán tarimas para dormir, lo riguroso de su vida se pone en tela de juicio, saliendo el padre Torres al paso acabando con la polémica al sentenciar: «Quiten el rigor a las Hermanas de la Cruz y serán todo menos Hermanas de la Cruz»; su abnegada dedicación durante la epidemia de viruela que padeció la ciudad de Sevilla en 1876 produciría gran admiración en la población de la época.

En mayo de ese año consiguen un oratorio propio en la calle Lerena, donación del marqués de Casa León, oficiándose en él la primera misa el 1 de junio por el obispo de Ávila. Dicho día oficia en San Martín una pontifical Manuel González, obispo auxiliar hispalense, realizando la homilía el padre Torres, tras la cual se lleva la custodia bajo palio hasta el convento en procesión.

Antes de que hubieran cumplido un año de existencia, además de pedir limosnas y asistir a los enfermos, también educan a medio centenar de niñas y llevan una escuela nocturna para trabajadoras.

En 1877 comienzan a realizar las nuevas fundaciones, extendiendo su labor a otros lugares, y también abren un internado para huérfanas, ampliando su área de actividad, alquilando en la calle Hiniesta, en San Julián, un edificio en el que ponen el colegio que servirá tanto para las niñas externas como para las nuevas internas.

Al fallecer el padre Torres en 1878 le sustituirá al frente de la congregación el padre José Álvarez. Gracias a la ayuda del arzobispado y de los marqueses de Casa León, los Ortíz Urruela y el propio padre Álvarez, consiguen adquirir una casa del marqués de Villavelviestre, en el número 12 de la calle Cervantes en el barrio de Encarnación-Regina, en el que pueden reunir en un único emplazamiento el convento, el colegio y el internado.

Tras el padre Álvarez dirigirá de forma transitoria la Compañía el propio cardenal Spínola, siendo después del mismo su último director el capellán José Rodríguez Soto.

Fundaciones

Después de consolidar su asentamiento en la casa cuna sevillana, cuando se encuentran en la calle Lerena, el primer convento que se funda fuera de la ciudad será para establecerse en Utrera en 1877; al que seguirán en 1878 el de Ayamonte y en 1880 el de Carmona.

Actividad

Junto a su estricta vida religiosa hacen una intensa labor social; piden limosnas, visitan enfermos y ejercen la docencia con huérfanos y pobres.

Siempre acuden en parejas a ayudar a los enfermos que precisan de sus cuidados, y su metodología de trabajo consiste en que en tanto una de ellas atiende al paciente sentada junto al mismo la otra hermana realiza las tareas domésticas.

Bibliografía

Especial:Contributors/Hermanas de la Cruz

Valora este artículo

  • Actualmente4.14/5

4.1/5 (7 votos)