Pacem in terris   

Francisco Rodríguez Moreno

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar

Francisco Rodríguez Moreno «el Mudo de Santa Ana» (n. Sevilla, 1933 - † 6 de diciembre de 2019), cofrade, sacristán.

Biografía

Nació en la Cava en 1933, en el seno de una familia gitana que sufrió las penurias de la Guerra Civil ya que, al poco de nacer, «El Mudo» perdió a su padre, fusilado en la muralla de la Macarena. Tras los duros años del conflicto, a Francisco le acogió en Santa Ana el párroco José María Arroyo, desde entonces residiría allí toda su vida y en donde realizó las labores de cancerbero.

Era mudo debido a una enfermedad por la que perdió el oído, de ahí su apelativo, pero eso no le impedía llamar cada Viernes Santo por la mañana al paso de su «Virgen de la Esperanza». Sacaba la voz de sus entrañas para levantar a su devoción, a la que gritaba «guapa y guapa», dejando cada año momentos irrepetibles a las puertas de Santa Ana. Un azulejo en la calle Evangelista, en plena Cava de los Gitanos, reza: «En Triana, cuando Cristo se levanta de sus Tres Caídas y hace más alto el Altozano, los ciegos ven a Dios mismo en la esquina de Berrinche y los mudos hablan, proclamando la Suprema Gracia de su marinera Madre».

Su clásica imagen, vestido con el roquete y la cruz parroquial, quedará para siempre guardada en la memoria de Triana. Enrique Lobo Lozano talló en 2006 en su taller de Coca de la Piñera un busto para el coro de Santa Ana representando a «San Pedro», para el que utilizó como modelo al sacristán de la parroquia, Francisco Rodríguez[1].

Cuando su salud no le permitió seguir ejerciendo su actividad como sacristán se retiró a vivir al asilo de la avenida de Coria, en el Barrio León, donde pasó sus últimos años.

Reconocimientos

Referencias

  1. Proyecto de Enrique Lobo Lozano para Sevilla. La Hornacina, 10 de enero de 2006.
  2. Medallas Pro Ecclesia et Pontifice en la parroquia de Santa Ana, Manuel de Azcárate. Archidiócesis de Sevilla, 10 de noviembre de 2008.

Bibliografía

Especial:Contributors/Francisco Rodríguez Moreno

Valora este artículo

0.0/5 (0 votos)